Solomillo de cerdo con salsa de mostaza y miel

NataCarnes y aves, Cocina, Recetas de Navidad, Recetas FácilesDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 4,25 de 5)
Solomillo de cerdo con salsa de mostaza y miel

Existen un montón de formas de preparar el solomillo de cerdo: relleno, al horno, en salsa, salteado… Pero sin duda para mí existe una favorita, y es a la plancha. Es una carne tan sumamente jugosa y deliciosa que con un breve vuelta y vuelta está perfecta, no necesita nada más.

Este solomillo de cerdo con salsa de mostaza y miel va acompañado de una guarnición a base de patatas a las hierbas y pimientos de Padrón, lo que hace que sea un plato muy completo y sobre todo exquisito.

La salsa de miel y mostaza está hecha con una base de yogur que te sorprenderá por la cremosidad que le aporta, y porque el resultado final es una salsa muy sabrosa y que queda genial tanto con el solomillo de cerdo como con las patatas si te gusta mojarlas en salsa 😛

 

Ingredientes para el solomillo de cerdo con salsa de mostaza y miel (4 personas):

  • Para la salsa de mostaza y miel:
    • 1 yogur natural sin azúcar (puede ser desde un griego hasta uno 0% grasa, ya que la mostaza y la miel son las protagonistas y el yogur solo le aporta textura).
    • 3 cucharadas de mostaza a la antigua (en grano o molida, como más te guste).
    • 3 cucharadas de miel.
    • 3 cucharadas de vinagre.
    • 1 cucharadita de sal.
  • 2 solomillos de cerdo.
  • 8 patatas medianas.
  • Pimientos de Padrón (la cantidad que prefieras).
  • Aceite, sal, pimienta negra molida y hierbas: orégano, tomillo, romero…

 

Preparación, cómo hacer la receta de solomillo de cerdo con salsa de mostaza y miel:

  1. Prepara la salsa de mostaza y miel, es muy rápido!
    1. En un bol, echa el yogur y remueve con una cuchara para que adquiera una textura cremosa.
    2. Añade la mostaza, la miel, el vinagre y la sal, y remuévelo todo bien para que quede una salsa homogénea y con los ingredientes perfectamente integrados.
    3. Pruébala y rectifícalo de sal, el de mostaza (si te gusta más picante) o el de miel (si la prefieras más dulce), verás que está deliciosa y cremosa.
  2. Ahora vamos con las patatas y los pimientos:
    1. Pela las patatas, lávalas y córtalas en pequeños gajos. Introdúcelas en un recipiente apto para microondas, y añade un poco de sal, aceite, pimienta negra molida y las hierbas que prefieras: orégano, tomillo, romero… Cierra el recipiente y agita bien para que todas las patatas se impregnen con la mezcla.
    2. Deja el recipiente medio cerrado, mételo al microondas durante 10 minutos a máxima potencia, y comprueba el punto de las patatas: si se pueden pinchar fácilmente con un tenedor, están listas.
    3. En una sartén y fuego medio-fuerte, saltéalas durante 5 minutos. Reserva.
    4. En esa misma sartén saltea los pimientos con un poco de aceite y sal durante unos minutos hasta que se dore ligeramente su piel. Reserva.
  3. Los solomillos de cerdo:
    1. Corta los solomillos en rodajas de centímetro y medio de grosor más o menos. Pon una sartén a fuego muy fuerte con un poquitín de aceite, y ahora haz el solomillo al punto que te guste:
      1. Poco hecho: 2 minutos por cada lado.
      2. Hecho (al punto): 3 minutos por cada lado. La señal idónea es justo cuando en el lateral del solomillo deja de verse la carne sin hacer, es decir, el borde aparece sellado. Al punto significa que estará muy jugoso pero no sangrará.
      3. Bastante hecho: 4 minutos por cada lado, aplastándolo para que escurra todo el líquido interior y esté totalmente hecho por dentro.

** Estas referencias son para rodajas de centímetro y medio, ya que si cambia el grosor, cambian los tiempos. De todas formas, el “ojímetro” y la experiencia te harán preparar solomillos justo como prefieres. Ah, y también puedes hacer una prueba: haz solamente una rodaja inicial, mide el tiempo y cuando creas que está como quieres córtala y comprueba si has acertado, y si es así, haz en la plancha el resto del solomillo.

Añade un poco de sal al solomillo una vez hecho, y sírvelo inmediatamente.

Salsa de mostaza y miel y patatas al romero

Cómo preparar salsa de mostaza y miel y patatas al romero

 

Tiempo: 40 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Emplata disponiendo los solomillos en cada plato junto con pimientos y patatas, y añade salsa de mostaza y miel por encima (deberá estar a temperatura ambiente). Además, sirve al centro una salsera con el excedente de salsa para que cada comensal puede echarse más. Si las patatas y los pimientos se te han quedado un poco fríos mientras has hecho el solomillo, caliéntalos en una sartén durante un par de minutos.

Receta de solomillo de cerdo con patatas al romero y pimientos de Padrón

Solomillo de cerdo con patatas al romero y pimientos de Padrón

 

Variaciones de la receta del solomillo de cerdo con salsa de mostaza y miel:

Sirve la guarnición que más te guste, esta es solo una de infinitas sugerencias que pueden ir genial con el solomillo: otras verduras, setas, puré de patatas

Puedes ver otras versiones de esta salsa realizadas solo con miel y mostaza, en la receta de cogollos a la plancha con salsa de miel y mostaza, o acompañando a estas deliciosas pechugas de pollo rellenas de jamón y queso. También le quedaría genial a este solomillo.

 

Consejos:

Recuerda siempre probar la salsa antes de servirla, y dejarla a tu gusto, tanto en sabor como en textura. Además puedes preparar una gran cantidad y reservarla en la nevera durante 2-3 días para utilizarla en otros platos.

El punto del solomillo es lo más importante del plato, y yo siempre tengo una regla: el punto perfecto lo dicta cada comensal, así que pregúntales antes de servírselo para que esté justo como esperan. Mi preferido es hecho (al punto), creo que el equilibro es el adecuado 🙂


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *