Crujiente de queso brie y pasta filo con dulce de membrillo casero

NataAperitivos, tapas y pinchos, Cocina, Masas, Recetas de Navidad, Recetas FácilesDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Crujiente de queso brie y pasta filo con dulce de membrillo casero

Como nos gustan tantísimo las recetas con queso, es un ingrediente que no puede faltar en nuestras ocasiones más especiales. ¿Y qué queso? Pues casi que cualquiera, aunque mejor si es un queso con un sabor potente, con personalidad, de esos que dejan huella. Lo mejor de todo es que lo puedes servir en los aperitivos, junto al plato principal o incluso de postre, ¡una maravilla!

Estos crujientes de queso brie y pasta filo con dulce de membrillo casero son un estupendo entrante para ocasiones especiales, sobre todo por su estética, aunque cualquier día puede encontrarse la excusa perfecta para preparar esta receta 100% recomendada a los más queseros como nosotros.

La combinación de dulce y salado es algo que el queso agradece mucho, y sobre todo si se trata de quesos como el brie o el cammembert, pero también quesos azules como el roquefort y el cabrales, y por supuesto el rey de este tipo de presentaciones, el queso rulo de cabra que tan de moda se ha puesto, ¿quién no lo ha probado con confituras o cebolla caramelizada?

Eso sí, para una receta en la que el queso es el protagonista, te sugerimos utilizar uno que sea de buena calidad, para que el sabor sea máximo y se convierta en toda una experiencia gastronómica. A nosotros nos encanta adquirir productos a través de Internet, y en webs como QuesoAdictos puedes comprar todo tipo de quesos gourmet y te lo envían a casa perfectamente envasado al vacío y manteniendo la cadena de frío. De hecho el queso brie que hemos utilizado en esta receta es de ellos. ¡Muy recomendable!

Y si te encantan las recetas con queso, tenemos muchísimas en la web. Si te gusta comerlo en su sabor en su estado más puro, prepara una tabla de quesos a modo de cata, o el clásico queso de cabra con cebolla caramelizada y nueces. Para algo un poco más elaborado, unas riquísimas patatas con salsa de queso cabrales serán el entrante perfecto.

Como plato principal, es siempre la estrella de las recetas italianas, como nuestros macarrones de Escándalo con bechamel de mostaza y queso o las riquísimas pizzas. Y por supuesto si se transforma en salsa pueden salir platazos como estos escalopines con salsa de cabrales y patatas panaderas y manzana al membrillo, con un marcado carácter asturiano que nos encanta 😛

Y en cuanto a las dulces, la estrella es la tarta de queso al horno, pero además se puede emplear para preparar este bizcocho de queso y yogur muy esponjoso, o esta curiosa mezcla de brownie de chocolate y tarta de queso con nueces que es una auténtica bomba de sabor.

 

Ingredientes para la receta de crujiente de queso brie y pasta filo con dulce de membrillo casero (16 rollitos):

  • 200 gr de queso brie.
  • 8 láminas de pasta filo (también toma el nombre de pasta brick).
  • Nueces.
  • 50 gr de dulce de membrillo (mucho mejor si es casero).
  • Aceite (opcional).

 

Preparación, cómo hacer crujiente de queso brie y pasta filo con dulce de membrillo casero:

  1. Precalienta el horno a 170ºC.
  2. Corta el queso brie en lonchas gruesas y divídelas de forma similar a como puedes ver en las fotografías. Lo ideal es que saques en ese mismo momento el queso de la nevera para que esté frío y sea más fácil manipularlo.
  3. Trocea gruesamente las nueces y apriétalas contra el queso para que se queden fijas.
    Receta de queso brie con nueces

    Queso brie con nueces

  4. Corta las láminas de pasta filo por la mitad, y con cada mitad haremos un rollito. Nosotros las hemos utilizado así tal cual, pero si quieres un acabado más crujiente aún, pinta la propia pasta con un poco de aceite por el interior, y prosigue con la receta.
  5. Ahora sigue las fotografías para montar el rollito: primero colocamos el queso y doblamos los extremos superior e inferior. Después desde el lateral vamos enrollando el queso hasta llegar al final de la pasta filo.
    Crujientes de queso brie y pasta filo

    Preparando los crujientes de queso brie y pasta filo

  6. Ve colocándolos en una bandeja de horno forrada con papel de horno, y sigue con el resto.
    Crujiente de queso brie y pasta filo

    Crujientes de queso brie y pasta filo listos para ser horneados

  7. Introduce la bandeja en el horno y deja que se cocinen unos 10 minutos, hasta que veas que la superficie se ha dorado.
  8. Mientras, pon el dulce de membrillo en un recipiente o vaso, y añádele 3 o 4 cucharadas de agua, dependiendo de si quieres obtener un membrillo más o menos líquido. Introduce el recipiente en el microondas durante 30 segundos y remuévelo todo bien con una cuchara. El resultado será una salsa algo líquida de dulce de membrillo, perfecta para ponérsela por encima a los crujientes.

 

Tiempo: 25 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

¡Deben ir directos del horno a la mesa! Ponlos en una fuente o bandeja apropiada, y riégalos por encima con la salsa de dulce de membrillo. Es increíble con qué poco tiempo consigues tener un aperitivo delicioso, perfecto para los más queseros 😛

Receta de crujiente de queso brie y pasta filo con dulce de membrillo casero

Crujiente de queso brie y pasta filo con dulce de membrillo casero

 

Variantes de la receta de crujiente de queso brie y pasta filo con dulce de membrillo casero:

Puedes preparar esta misma receta con otro tipo de queso, como queso rulo de cabra o quesos azules, ¡el que más te guste! Para darle un toque diferente, también puedes cambiar las nueces por otro tipo de frutos secos: avellanas, pistachos, anacardos

Si quieres un acabado más crujiente, no tienes más que pintar la pasta filo con un poco de aceite antes de comenzar a enrollar el queso 😉

Consejos:

Vigila muy bien los crujientes en el horno, y en cuanto empiecen a dorarse apágalo y déjalos un par de minutos más. Si los horneas demasiado, es posible que el queso comience a derramarse fuera de los rollitos, y eso sería una auténtica pena.

Deja a tu gusto el dulce de membrillo, con la textura que prefieras, añadiendo más o menos agua. ¡Y un truco! Para darle un toque especial y potente, añade junto con el agua una cucharadita de vinagre de módena y… ¡tachán! Riquísimo 😛


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *