¡¡ATENCIÓN!! Tenemos una OFERTA IRREPETIBLE para ti: 35 cursos y libros de cocina valorados en 1.186€ por sólo 47,50€
¡Date prisa! Termina en QUIERO CONSEGUIRLOS >>

Receta de callos a la madrileña. Plato de cocina tradicional

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 4,50 de 5)
Callos a la madrilena. Plato de cocina tradicional

Disponemos en nuestra gastronomía de una cantidad increíble de recetas tradicionales a cual más rica. En esta receta utilizo una parte de la ternera y otra del cerdo y ambas pertenecen a lo que se conoce como casquería. Lo cierto es que actualmente no son muy populares ni están muy “de moda” pero eso no quita que den lugar a platazos riquísimos y os recomiendo darle una oportunidad si todavía no las habéis probado.

Esta receta de callos a la madrileña es un plato de cocina tradicional y que además tiene su propia versión en otras regiones, sobre todo en el norte de España, en las que incluso los acompañan con garbanzos (cosa que a mi me encanta). Eso si, requiere de tiempo ya que necesitamos que tanto los callos de ternera como las manitas de cerdo estén muy tiernos. La salsita está elaborada con un toque de carne de pimiento choricero y la panceta y los embutidos le dan mucha alegría al plato. Te recomiendo tener a mano unas buenas rebanadas de pan porque no te vas a resistir a dejar el plato limpio 😉

Nosotros hemos preparado la receta con nuestra olla a presión, a la que le sacamos muchísimo partido porque nos ahorra tiempo y también energía (que se nota en el bolsillo) sin perder ni un ápice de sabor, aunque si no tienes olla rápida no te preocupes porque también te indicamos cómo elaborar la receta y simplemente necesitarás más tiempo para la cocción de las manitas de cerdo.

Si te ha gustado esta receta, te van a encantar nuestras manitas de cerdo en salsa, cuya forma de preparación es muy similar a esta receta. Siguiendo con la ternera y la cocina a presión tenemos el redondo de ternera en salsa al Oporto y el estofado de ternera guisada en salsa a la jardinera con patatas. Igualmente están tremendas las carrilladas o carrilleras de cerdo al vino tinto o los muslos de pollo a la cerveza con patatas, que también los hemos cocinado con esta olla.

También me gusta preparar otras carnes en olla rápida como el pollo, por ejemplo la receta de pollo al chilindrón que es un guiso tradicional muy rico, la caldereta de cordero con patatas o el rabo de toro a la cordobesa. Por supuesto la carne de cerdo también queda genial cocinada en olla exprés como el codillo de cerdo con patatas, el guisado de patatas con costillas o el espectacular pulled pork o cerdo desmigado al estilo americano con salsa barbacoa que queda muy jugoso y sabroso.

 

Ingredientes para preparar callos a la madrileña (4 personas):

  • Para cocer los callos y la manita:
    • 600 gr de callos de ternera. Puedes comprar trozos de tripa, red, morro y pata ya que todas esas partes son estupendas, en mi caso solo utilicé callos, es decir, el estómago de la ternera.
    • 1 manita de cerdo. Mejor si es de las patas delanteras porque tienen más carne y piel.
    • 1 tira de panceta, alrededor de 150 gr. Yo he utilizado la típica del compango asturiano para la fabada.
    • 1 cebolla.
    • 1 zanahoria.
    • 2 clavos de olor.
    • Una hoja de laurel.
    • 1 cucharada de postre de pimienta negra en grano.
    • Un poco de sal.
  • Para preparar la salsa:
    • 1 chorizo asturiano.
    • 1 morcilla asturiana. Si no tienes embutidos asturianos, utiliza los que tengas más a mano aunque a mi son los que más me gustan.
    • 1 cebolla.
    • 2 dientes de ajo.
    • Un poco de guindilla seca al gusto.
    • 1 cucharada de postre de harina.
    • 1 cucharada de postre de pimentón dulce.
    • 1 cucharada de postre de carne de pimiento choricero. Si no tienes, añade un poco más de pimentón.
    • 100 ml de vino blanco.
    • 100 gr de salsa de tomate.
    • Aceite de oliva y sal.

 

Preparación, cómo hacer la receta de callos a la madrileña:

  1. Nosotros vamos a preparar la receta con nuestra olla rápida, pero si no tienes, sigue todos los pasos exactamente igual, solo que en el momento de cocción te indicaremos más minutos.

    Callos de ternera y manita de cerdo

    Así son los callos de ternera y la manita de cerdo antes de ser cocinados

  2. Corta los callos de ternera en cuadraditos de 2×2 cm más o menos, que sean trozos de bocado.
  3. Ahora vamos a limpiar los callos y la manita de cerdo. Ponlos juntos en tu olla, cúbrelos con agua fría y enciende el fuego medio-alto para llevar al agua al punto de ebullición. Cuando eso ocurra, cuenta 5 minutos, retira el agua y escúrrelo todo. Si vas a utilizar esa misma olla para el resto de la receta deberás lavarla ya que lo que hemos hecho es limpiar las manitas y los callos de suciedad e impurezas.

    Callos de ternera limpios

    Limpiamos los callos y la manita hirviéndolos unos minutos

  4. Deja los callos y la manita en un escurridor y lávalos bien bajo el chorro de agua fría. Es muy importante asegurarnos de que estas partes están bien limpias antes de cocinarlas.
  5. Pon de nuevo en la olla los callos junto con la manita de cerdo y el resto de ingredientes para cocerlos: pancetacebolla, zanahoria, clavos de olor, laurel, pimienta negra en grano y un poco de sal. Añade agua hasta que queden cubiertos pero muy justos, ya que el caldo lo utilizaremos después y cuanto más concentrado esté, mejor resultará.

    Como hacer callos a la madrilena

    Ponemos todos los ingredientes de la cocción en la olla

  6. Ahora toca la cocción de los callos y la manita. Tienes dos opciones, la lenta y la rápida (y que conste que ambas quedan igualmente deliciosas, no hay diferencia en cuanto a sabor y resultado final):
    1. Si utilizas una olla normal, reduce el fuego al mínimo y deja que se cocinen unas 4 horas o 4 horas y media para que todo esté tiernos y perfectamente cocinados.
    2. Si utilizas una olla a presión como nosotros, una vez cerrada y con la válvula levantada o indicando los dos anillos de presión, deja que se cocine 50 minutos (dependerá de la marca de la olla) y ve reduciendo el fuego conforme veas que la presión se mantiene. Aparta del fuego y activa el mecanismo para que salga el vapor y termine la cocción si tienes prisa, pero si tienes tiempo simplemente deja que se vaya el vapor solo poco a poco.
  7. Antes de terminar la cocción debemos incorporar el chorizo y la morcilla. Si lo haces en olla normal, échalos cuando lleves 3 horas de cocción, y en olla rápida al cabo de esos 50 minutos y cuando ya se haya ido la presión, abre la olla, pon dentro del chorizo y la morcilla y vuelve a cerrar y cuando salgan las dos anillas cuenta 10 minutos.
  8. Comprueba que está todo bien tierno, la manita deberá estar un poco destrozada y los huesos deben salir con total facilidad. En este punto te recomiendo quitar toda la grasa que puedas de la parte superior ya que la aportan los embutidos y te aseguro que no es necesaria para darle sabor a la receta. Lo ideal es que dejes reposar un poco la olla y después con ayuda de una cuchara grande o similar retires toda la capa de grasa naranja de encima hasta que lo que se vea es el caldo y si acaso alguna gotita de esa grasa naranja, ya que si queda un poquito tampoco pasa nada.
  9. Mientras se cuece todo puedes empezar a preparar la salsa. Pela la cebolla y los ajos y pícalos muy finitos.
  10. En una sartén amplia antiadherente pon un poco de aceite y fuego medio-bajo, nosotros hemos puesto nuestra placa de inducción Brandt al 5. Cuando esté caliente añade la cebolla y los ajos con un poco de sal y guindilla picadita al gusto. Sofríelo todo hasta que la cebolla esté tierna y transparente pero sin llegar a dorarse, tardará unos 10 minutos.
  11. Cuando la cebolla esté lista añade la harina, el pimentón y la carne de pimiento choricero y no dejes de remover durante un minuto e incorpora el vino blanco. Espera 2-3 minutos hasta que se evapore el alcohol.

    Sofrito para los callos a la madrilena

    Preparamos el sofrito para los callos

  12. Añade la salsa de tomate y mézclalo todo bien durante 2 minutos más. Ya tienes el sofrito listo, resérvalo hasta que los callos estén cocidos.
  13. Cuando tengas listos los callos y las manitas, saca la manita de cerdo de la olla y deshuésala, si está bien cocida debe ser muy sencillo. Todo lo que no son huesos ya puedes cortarlo como más te guste, por ejemplo en tiras o cuadraditos.
  14. Retira del caldo la hoja de laurel, los clavos de olor y los granos de pimienta.
  15. Saca la cebolla y la zanahoria y ponlas en el vaso de una batidora junto con un poco de caldo y tritúralo bien.
  16. Pon en un plato aparte el chorizo, la morcilla y la panceta y corta los dos primeros en rodajas y la panceta en tiras.

    Callos de ternera, manitas de cerdo y compango asturiano

    Vamos sacando los ingredientes de la olla

  17. Saca también los callos y resérvalos en un plato aparte, de forma que en la olla solo nos quede el caldo.
  18. En la sartén en la que hemos preparado el sofrito añade el triturado de cebolla y zanahoria junto con gran parte del caldo y ponla a fuego medio. Irás viendo qué textura va adquiriendo (y cuando añadas los callos y la manita espesará más aún), así que ve graduándolo a tu gusto. Yo suelo echar todo el caldo y después dejo que reduzca hasta que esté a mi gusto.
  19. Incorpora los trozos de manita, los callos y los embutidos a la sartén y deja que se cocine todo junto a fuego bajo entre 15 y 20 minutos más, intentando que la salsa quede a tu gusto en cuanto a espesor. Pruébala por si tienes que rectificar de sal.

    Callos a la madrilena

    Ya tenemos listos los callos a la madrileña

 

Tiempo: 1 hora y 30 minutos de preparación + 4-5 horas de cocción con olla normal y solo 1 hora y 15 minutos con olla a presión (e igual de rico).

Dificultad: media

Sirve y degusta:

Este plato debes servirlo bien caliente en la mesa y lo cierto es que están tan rico recién hecho como incluso reposadito del día anterior, así que puedes prepararlo con antelación sin problemas. Si te sobran callos a la madrileña puedes mantenerlos en la nevera durante 2-3 días y también puedes congelarlos en raciones.

A veces se sirve como aperitivo aunque a mi me gusta comerlo como plato único y me encanta utilizar de guarnición unos garbanzos cocidos y salteados con un poquito de aceite y sal en sartén, voy echándolos al plato y mezclándolos con los callos y la salsa. El resultado es muy tierno, con una textura melosa y ligeramente gelatinosa, vamos que están de… ¡escándalo! Eso si, ten en cuenta que la salsa está tan rica que, si te gusta mojar con pan, quizás en vez de guarnición solamente necesites unas cuantas rebanadas 😉

Receta de callos a la madrilena. Plato de cocina tradicional

Callos a la madrileña. Plato de cocina tradicional

 

Variantes de la receta de callos a la madrileña:

Puedes darle o no el toque picante añadiendo las guindillas junto con la cebolla y el ajo, con 4 o 5 será suficiente para que se note. También puedes sustituir el pimentón dulce por pimentón picante. Además a esta receta un poco de comino le va perfecta si te gusta esta especia.

 

Consejos:

Es muy importante que no te saltes el paso de limpiar los callos y la manita porque así eliminas toda la suciedad y después podemos aprovechar el caldo de la segunda cocción.

Pide en la carnicería que las manitas sean de las patas delanteras para que tengan más carne y piel, y que te asesoren sobre lo que tienen ese día para preparar callos ya que también puedes utilizar morro de ternera y pata de ternera (lo ideal sería que te la cortaran en rodajas gruesas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner popup bundle gastronomia

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar