Cous cous o “cuscus” con verduras y pollo

NataCocina, Pasta, Recetas Fáciles, VerdurasDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cous cous o cuscus con verdura y pollo

Un plato típico árabe que yo he adaptado un poco a las costumbres mediterráneas y he utilizado un montón de verduras para que quede delicioso: berenjenas, calabacines, cebollas, zanahorias… Y además con pollo y el toque exótico especial, un poco de curry.

Es un plato que tienes que aprender a hacer ya, porque además de muy sencillo y versátil (puedes innovar con los ingredientes y verduras tanto como gustes), la versión con verduras es muy sana. Además, tiene otra ventaja muy interesante, y es que se trata de una receta apta tanto para invierno como para verano, ya que puedes servirla tanto fría como caliente que estará deliciosa. A mí, más que fría, me gusta o bien caliente, o un poquito templada para que el aroma del curry se note en la mesa. Venga, deja de relamerte y empieza a hacer esta receta de escándalo 😉

Y si quieres completar un menú 100% árabe, te sugerimos elaborar un delicioso hummus (crema de puré de garbanzos) o falafel al horno con salsa de yogur casera, dos opciones con garbanzos sabrosísimas. También puedes preparar baba ganoush (crema de berenjenas asadas) como aperitivo, y acompañarlos con pan de pita casero. Después del cous cous sirve un postre a la altura, repleto de frutos secos y miel, como el baklava.

 

Ingredientes para la receta de cous cous con verduras y pollo (4 personas):

  • 500 gr de cous cous.
  • 2 pechugas de pollo.
  • 2 berenjenas pequeñas-medianas.
  • 2 calabacines pequeños-medianos.
  • 2 cebollas.
  • 4 zanahorias.
  • Curry, al gusto.
  • Aceite y sal.

 

Preparación, cómo hacer cous cous o cuscus con verduras y pollo:

  • Hierve 750 ml de agua en una olla, con una pizca de sal y curry al gusto. Cuando hierva, aparta y añade el cous cous, y remueve cada pocos minutos hasta que quede suelto y haya absorbido todo el agua.
  • Lava las verduras (excepto las cebollas) y sécalas.
  • Corta la berenjena en cubitos y, en una sartén grande con un poco de aceite y sal, saltéala hasta que se dore un poquito. Reserva, intentando dejar el aceite sobrante en la sartén.
  • Corta los calabacines también en cubitos y saltéalos en la sartén con un poco de aceite hasta que se doren. Reserva.
  • Corta la zanahoria en rodajas redondas o palitos, al gusto, y saltea también en la sartén con un poco de aceite y sal. Reserva junto con el resto de verduras cuando empiece a dorarse un poco.
  • Pela la cebolla y cortarla en pequeños gajos o lunas, y saltéalas con un poco de aceite y sal. Cuando esté un poco transparente y dorada, resérvala.
  • Por último, corta la pechuga de pollo en tiritas finas y saltear con aceite, sal y curry al gusto hasta que se dore un poquito. Incorporar todas las verduras en la sartén y mezclar.

 

Tiempo: 40 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Tómalo tanto frío como caliente, tanto en verano como en invierno, aunque lo recomendable es darle un pequeño toque de calor para que el curry desprenda su exquisito olor por toda la mesa, un gustazo!

Sirve la pasta de cous cous en los platos, y por encima añade verduras y pollo, y que el propio comensal revuelva la mezcla. Está de… ¡escándalo!

 

Variantes de la receta de cous cous con verduras y pollo:

Sustituye cualquier verdura, cambia las cantidades, incorpora otras… Esta receta es totalmente flexible al respecto, e incluso puedes prescindir de añadirle pollo si lo prefieres.

Un toque árabe extra: añade unas pasas al cous cous una vez que lo has apartado del fuego. Es una delicia ese toque dulce en contraste con un plato salado y aderezado con curry, pruébalo!

Cambia la especia dominante y reinventa el plato: jengibre, comino, cilantro… Seguro que tienes tu preferida, así que experimenta y cuéntanoslo en los comentarios 😉

 

Consejos:

El punto ideal de las verduras es al dente, es decir, un poquito crujientes, para que mantengan su sabor más auténtico y no se convierta en un revuelto de verduras mezclado.

Mide bien el agua que añades al cous cous, ya que si te pasas te quedará muy blando y apelmazado y pierde toda la gracia. Si por ejemplo te gusta muy pequeñito y suelto, puedes añadir menos agua de la indicada. Con la cantidad de agua de esta receta, queda totalmente suelto a la vez que hidratado, una auténtica delicia!


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *