Cómo hacer pasta fresca. Receta y uso de la máquina

NataCocina, Masas, Pasta, Recetas Dificultad MediaDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cómo hacer pasta fresca. Receta y uso de la máquina

La pasta, esa maravilla gastronómica de Italia. Hay pocos elementos tan flexibles en la cocina, ya que admite casi cualquier tipo de preparación salada, desde carne hasta pescado, pasando por verduras, salsas, aliños… No hay semana que no coma al menos un par de veces pasta, y en Italia es algo casi obligatorio en el día a día.

Lo cierto es que nunca me había atrevido a preparar mi propia pasta fresca, supongo que porque no tenía la máquina para poder estirarla, y hacerlo con el rodillo se me hacía un poco pesado y limitado. Sin embargo, hace muy poquito me han regalado una, y estaba deseando estrenarla.

He descubierto que preparar la masa es más que fácil, y la máquina de pasta fresca me ha abierto un mundo de posibilidades, ya que aunque en esta primera ocasión he elaborado tallarines, más que nada para probar qué tal quedaba la pasta, lo cierto es que la encuentro especialmente útil para preparar pasta rellena, o la pasta para una lasaña o unos deliciosos canelones. Aquí tienes un montón de sugerencias para utilizar la pasta fresca, como por ejemplo la conocida lasaña de espinacas, la clásica pasta con salsa boloñesa casera, o nuestros especiales espaguetis de escándalo con bechamel de mostaza y queso.

Cuando veas lo fácil que es todo el proceso (aunque no niego que la experiencia hace que sea todavía más ágil) no te vas a resistir a preparar tu propia pasta fresca 😉

 

Ingredientes para hacer la receta de pasta fresca:

  • Harina de trigo o sémola de trigo duro.
  • Huevos.
  • Sal.
    • Para cada comensal, más o menos se utilizan 100 gr de harina de trigo (o sémola de trigo duro), 1 huevo y un poquito de sal, saliendo unas raciones bastante grandes. Si quieres preparar unas raciones más estándar, ten en cuenta que con 200 gr de harina de trigo, 2 huevos y 1/2 cucharadita de sal me han salido 3 raciones.

 

Preparación, cómo preparar pasta fresca. Receta y uso de la máquina:

    1. Elaborar la masa de la pasta es muy fácil. Sobre una superficie lisa en la que se pueda amasar, crea un volcán con la harina, casca los huevos y añádelos a su interior junto con la sal.
    2. Mezcla bien los ingredientes con las manos (si, te vas a pringar bien), primero añadiendo harina desde los exteriores hacia el centro, después mezclándolo todo, y poco a poco se irá formando una masa homogénea que se despegará de tus dedos. Amásala durante unos 10 minutos, hasta que quede todo bien mezclado, sin grumos, y la masa esté dura y ligeramente elástica.
    3. Envuélvela en papel film y déjala reposar en la nevera al menos 30 minutos.
    4. Divide la masa en bolitas (si por ejemplo has preparado para 4 comensales, divídela en 4, esto es solo por comodidad para el alisado), y mientras trabajas con una bolita, deja el resto tapadas con papel film para que no se resequen. A partir de este punto, puedes decidir si trabajarla solo con el rodillo o con la máquina. Yo voy a enseñarte a trabajar la masa con la máquina, es muy cómodo.
    5. Echa un poco de harina en la superficie en la que estás trabajando, y aplasta la bolita en ella ligeramente para aplanarla un poco. Ajusta tu máquina de pasta al grosor más grande, y pasa tu masa por esa abertura de la máquina, girando el rodillo. Vuelve a doblar la pasta sobre sí misma y pásala de nuevo por el rodillo. Repite esta operación dos o tres veces, incorporando un poco de harina con la mano sobre la superficie de la masa para evitar que esté demasiado húmeda.
    6. Para las siguientes pasadas, ve cerrando la abertura del rodillo para que cada vez salga más fina, dejándola a tu gusto y también dependiendo de lo que quieras preparar después. Para estos tallarines, la dejé en un grosor intermedio que suele coincidir con el número 5 (es el ideal para este tipo de preparaciones, hazlo igual para espaguetis), no llegando al punto más fino porque se rompe con demasiada facilidad y no queda bien. Si vas a preparar pasta rellena, ten en cuenta que la pasta fina queda muy bonita y apetecible, pero es más complicada de trabajar.
    7. Cuando ya tienes la masa estirada, puedes trabajarla para el tipo de pasta que desees preparar. En este caso, la he introducido en el rodillo especial para tallarines, y poco a poco y con cuidado han ido apareciendo unos preciosos tallarines de pasta fresca casera, qué ilusión hace verlos!
    8. Ahora debes espolvorear por encima un poco de harina, separarlos completamente unos de otros, y dejarlos secar sin que se peguen entre sí. Existen secadores de pasta especiales para colgarla, aunque puedes dejarlos tranquilamente en una bandeja con abundante harina y dejar que se sequen. El tiempo de secado puede ser de apenas 10 minutos, mientras preparas el agua para cocer.
      Cómo hacer pasta fresca casera

      Cómo hacer tallarines con pasta fresca casera

    9. Ahora ya solo falta cocerla! Esta tarea se realiza igual que con la pasta seca que compramos habitualmente. Pon agua a cocer en una olla, suficiente para que cubra la pasta de sobra, y una cucharadita de postre de sal por cada dos o tres comensales.
    10. Cuando hierva, añadir la pasta y, cuando vuelva a hervir, dejarla unos minutos cociendo. ¿Cuántos? Depende del grosor de la pasta y de cómo te guste su punto. Estos tallarines los tuve cociendo unos 9 minutos, ya que salieron un poco gruesos y me gusta que estén bien hechos (pero no blandos!). Para acertar, fui probando trocitos de pasta desde el minuto 6, hasta que decidí que estaba justo como me gusta.
      Receta pasta fresca

      Tallarines de pasta fresca ya cocidos

    11. Cuando esté lista, escúrrela. Ahora utilízala como más te guste. Yo le eché un poco de salsa de tomate, atún, orégano, pimienta negra molida, olivas negras y un poquito de emmental rallado por encima. Lo ideal es que tengas preparado el acompañamiento de la pasta previamente, para que cuando esté lista, puedas añadírselo y servirla inmediatamente, bien calentita. Esto incluso favorece que cualquier queso se deshaga ligeramente con su propio calor, y queda de… ¡escándalo!
Pasta fresca casera con tomate, atún y olivas

Tallarines de pasta fresca casera con tomate, atún y olivas

 

Tiempo: 10 minutos de amasado + 30 minutos de reposo + 10 minutos de estirado y secado + 10 minutos de cocción = 1 hora

Dificultad: media

 

Sirve y degusta:

Ya sabes, tal cual salga la pasta de la olla, ten preparada tu salsa, aliño o ingredientes favoritos para añadírselos, en caso de que hayas preparado tallarines o espaguetis. Si te decides por pasta fresca rellena, quizás no tengas que añadirle más que un poquito de aceite y pimienta para aderezarla, ya que el relleno es el que aporta todo el sabor.

Si se trata de una lasaña o canelones, móntalos cuando la tengas cocida, introdúcelo todo en el horno y disfruta! La masa de la pasta apenas aguanta tiempo porque está elaborada con huevo fresco. Si quieres hacer bastante cantidad y conservarla, lo mejor es que la cuezas y después la guardes hasta 3 días en la nevera, o bien puedes congelarla y utilizarla cuando te apetezca. Esto último viene genial para las lasañas y canelones, porque así dispones de láminas de pasta fresca que solo necesitas descongelar para poder utilizar 😉

 

Variantes de la receta de pasta fresca:

Las posibles variantes son las diferentes pastas que puedes elaborar. La máquina de pasta es ideal para espaguetis y tallarines, porque incorpora un rodillo especial para ello, además de láminas para lasañas, canelones o cualquier tipo de pasta rellena.

Si quieres darle un toque de color y sabor, puedes mezclarla con distintas salsas para obtener pasta de colores. Al principio, junto con los huevos y la harina, añade salsa de tomate (sin grumos) para una pasta roja, o puré de espinacas para pasta verde, y así con cualquier colorante o salsa que se te ocurra 😉

Te sugiero preparar con pasta fresca esta tradicional lasaña de carne a la boloñesa o la deliciosa lasaña de espinacas. Si te decides por unos espaguetis o tallarines, también puedes acompañarlos de salsa boloñesa casera, o con la exquisita salsa de estos macarrones de escándalo con bechamel de mostaza y queso 😉

 

Consejos:

Además de harina de trigo, también se puede preparar con sémola de trigo duro. La ventaja es que la pasta suele ser más consistente y fácil de trabajar (aunque su textura no es tan delicada como con harina de trigo), pero no siempre contamos con ella en casa, ya que es más habitual tener en la despensa harina de trigo. Pero si te aficionas, no lo dudes, utiliza sémola de trigo duro.


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *