Ensalada de pasta fría con pollo y rúcula y aliño de lima y hierbabuena

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,00 de 5)
Ensalada de pasta fria con pollo y rucula y alino de lima y hierbabuena

Con salsas o aliños, con carne o pescado, con verduras, e incluso caliente o fría, la pasta es un ingrediente que me encanta por su versatilidad. En el blog hemos publicado muchísimas recetas de pasta y a cual más rica, muchas veces no sabemos por cuál decidirnos aunque en los meses más calurosos me encanta optar por recetas sencillas y fresquitas.

Esta ensalada de pasta fría con pollo y rúcula va aderezada con un aliño de lima y hierbabuena y os aseguro que la combinación de ingredientes es genial. Se mezclan distintos sabores y también texturas por lo que da lugar a un plato muy equilibrado y que además se prepara de forma muy sencilla y se puede dejar hecho con antelación, de hecho aguanta 2-3 días sin problemas en la nevera.

Lo más destacable de esta receta es la técnica que utilizo para cocinar las pechugas de pollo, primero marinándolas con una salsa de mostaza y miel y después cocinándolas de una forma un tanto especial pero sencilla para conseguir que queden perfectamente hechas pero sin perder jugosidad. También enseño la importancia de emulsionar las vinagretas y aliños para que sus ingredientes queden perfectamente mezclados y sean el toque de sabor y frescor perfecto para la ensalada.

Si te encanta la pasta en general puedes disfrutar con nuestra selección de recetas de pasta entre las que se encuentra otra ensalada de pasta fría con salmón, riquísima y muy sencilla, y la ensalada de pasta fría con atún y salsa de aguacate. También te gustarán otras recetas tan populares como la lasaña de carne a la boloñesa, la lasaña de atún y verduras con bechamel, la lasaña de verduras, los clásicos macarrones al horno gratinados o incluso cómo elaborar tu propia pasta fresca en casa.

Y por supuesto los clásicos espaguetis a la carbonara o los macarrones con salsa roquefort, los espaguetis con gambas, la pasta Alfredo con su famosa Salsa, y una receta muy especial con salsa casera, los tagliatelle con salsa pesto.

 

Ingredientes para la receta de ensalada de pasta fría con pollo y rúcula y aliño de lima y hierbabuena (4 personas):

  • 300 gr de pasta a tu elección. Yo siempre prefiero cualquier pasta que no se pueda enrollar (como espaguetis o tallarines), en este caso son margaritas de colores.
  •  2 pechugas de pollo enteras.
  • 1 cucharada sopera de mostaza a la antigua.
  • 1 cucharada sopera de miel.
  • 100 gr de queso feta.
  • 1 manzana de la variedad que prefieras.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • 30 gr de uvas pasas.
  • Un poco de rúcula al gusto.
  • Aceite de oliva, pimienta negra recién molida y sal.
  • Para el aliño:
    • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva.
    • 1 cucharada sopera de zumo de lima.
    • Unas hojas de hierbabuena.
    • Sal.

 

Preparación, cómo hacer ensalada de pasta fría con pollo y rúcula y aliño de lima y hierbabuena:

  1. Empieza preparando la pasta para que se cocine y de tiempo a que se enfríe antes de comerla. Pon abundante agua en una olla (que después cubra de sobra la pasta) a fuego fuerte hasta que hierva. Cuando hierva, incorpora una cucharadita de postre sal y la pasta, y cuando vuelva e hervir, deja que se cueza durante los minutos que indique el paquete (en este caso son 10).
  2. Mientras se cuece la pasta prepara el aliño. Escurre el zumo de la lima y échalo en un bote pequeño junto con el aceite y un poco de sal.
  3. Pica la hierbabuena finita y añádela al bote. Ciérralo y agítalo rápidamente durante unos segundos para que el aliño emulsione, es decir, para que se mezclen el aceite con el zumo de lima y quede más homogéneo.
  4. Cuando se cumpla el tiempo de la pasta escúrrela y deja que se enfríe durante unos pocos minutos. Eso si, antes de que se pegue ponla en un bol amplio junto con el aliño y revuélvelo todo bien, el aliño evitará que se pegue la pasta entre sí y llegue perfecta a la mesa. Cuando se haya enfriado del todo puedes introducir el bol en la nevera para que esté bien fresquita, al menos a nosotros nos gusta así.

    Ensalada de pasta con alino de hierbabuena y lima

    Mezclamos la pasta con el aliño ya emulsionado

  5. Mientras tanto sigue con el resto de la receta. Mezcla en un pequeño recipiente la miel, la mostaza, pimienta negra recién molida al gusto y un poco de sal.
  6. Pon las pechugas de pollo en un plato, si tienen alguna parte muy gruesa puedes hacerles algunos cortes para que se abran un poco. Píntalas con la salsa de miel y mostaza con ayuda de un pincel de cocina, solamente por un lado.

    Pechuga de pollo marinada

    Pintamos las pechugas de pollo con la salsa de miel y mostaza

  7. Pon una sartén antiadherente a fuego medio-alto con un poco de aceite y, cuando esté caliente, coloca encima las pechugas de forma que la parte que hemos pintado esté hacia abajo y la parte aún sin pintar hacia arriba. Es en este momento cuando pintas la parte de arriba, mientras se están cocinando. Si te falta salsa no tienes más que volver a mezclar de nuevo más cantidad de los ingredientes.
  8. Cuando se hayan dorado por debajo dales la vuelta (a mi me gusta que se doren bastante, tardan solamente 3-4 minutos) y deja que se doren por el otro lado.

    Pechugas de pollo a la plancha

    Doramos las pechugas de pollo por ambos lados

  9. Cuando ya estén doradas por ambos lados dales la vuelta de nuevo, baja el fuego al mínimo, tapa la sartén con una tapadera y deja que se cocinen 10 minutos con su propio vapor, sin abrir la tapadera. Al cabo de ese tiempo dales la vuelta de nuevo y otros 10 minutos más. Reserva.
  10. Lava el pimiento rojo, córtalo en tiras y después en cuadraditos pequeños.
  11. Haz lo mismo con la manzana: lávala, retírale el centro y córtala en cubitos. A mi me gusta comerla con la piel pero también puedes pelarla.
  12. Pon en el bol de la pasta el pimiento rojo, el queso feta (si no lo compras ya cortado, pártelo en cubitos), la manzana y las pasas y revuélvelo todo bien. Si quieres reservar la ensalada en la nevera para comerla más tarde o al día siguiente lo ideal es que la dejes así.
  13. Justo antes de servirla mézclala con la rúcula y parte las pechugas de pollo en rodajas.

 

Tiempo: 45 minutos

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Deja que la ensalada de pasta se enfríe, e incluso puedes prepararla con antelación y guardarla en la nevera hasta 2-3 días. Eso sí, sácala al menos 30 minutos antes de comerla para que no esté excesivamente fría y los sabores tomen potencia, y no la guardes con la rúcula ya que se pondría fea y blanda.

Sirve en los platos de los comensales la ensalada de pasta y coloca por encima unas rodajas de pechuga de pollo. A mi me gusta reservar un poco de aliño de la ensalada para verterlo por encima del pollo aunque debo decir que realmente el pollo así tal cual está buenísimo pero es que me encanta el toque de hierbabuena y abuso un poco de él. La mezcla de sabores y texturas de esta ensalada de pasta es de auténtico… ¡escándalo!

Receta de ensalada de pasta fria con pollo y rucula y alino de lima y hierbabuena

Ensalada de pasta fría con pollo y rúcula y aliño de lima y hierbabuena

 

Variantes de la receta de ensalada de pasta fría con pollo y rúcula y aliño de hierbabuena:

Puedes preparar esta misma receta pero con otro tipo de pasta. Te recomiendo pastas que puedan pincharse fácilmente (sobre todo, no utilices las que se enrollan como espaguettis o tallarines), por ejemplo macarrones, espirales, pajaritas…

Las ensaladas de pasta son muy abiertas en cuanto a ingredientes, así que puedes variarlas a tu gusto: añade unos tomatitos cherry, incorpora unas alcaparras o pepinillos en vinagre en rodajas, ponle un poco de tabasco para hacerla picante… Eso si, sin utilizar demasiados ingredientes y procurando que cada uno aporte una textura diferente al resto.

 

Consejos:

Respeta los tiempos de cocción de la pasta, y sobre todo no te pases para que te quede al dente, algo especialmente importante cuando se trata de pasta fría.

Cocina las pechugas de pollo hasta que estén completamente hechas pero sin perder jugosidad. Si quieres puedes comprobar el punto de la carne cortando por la zona más gruesa y si está blanca y no rosácea es que está lista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner instagram @recetasdeescandalo

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar