Tortilla de espinacas frescas, muy rica y sencilla

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 3 votos, 5,00/5 ¡Valórala!
Tortilla de espinacas frescas, muy rica y sencilla

El huevo es uno de mis ingredientes favoritos y diría que me gusta cualquier plato en el que esté presente, sobre todo si es salado. Se pueden cocinar de mil formas y siempre está riquísimo, ya sea cocido, abierto en agua, a la plancha, frito, revuelto… pero sin duda dentro de nuestra gastronomía tiene un papel muy especial cuando lo utilizamos para preparar tortillas de todo tipo.

Esta tortilla de espinacas frescas es una receta muy rica y sencilla, elaborada con muy pocos ingredientes y es que no necesita nada más. Se puede tomar fría o caliente, más o menos cuajada, y es ideal para servirla como aperitivo o incluso como plato principal, de hecho hasta en bocadillo está buenísima y es ideal para llevar de picnic, a la playa o al trabajo. Es una de mis tortillas preferidas porque me encantan las espinacas pero puedes seguir esta misma receta para elaborarla con otras verduras, por ejemplo calabacín o berenjena, solo que en ese caso las verduras no necesitarían cocerse primero sino simplemente saltearse.

A nosotros nos gusta que el huevo quede perfectamente cuajado pero sin perder jugosidad, aunque también sabemos que hay a quien le gusta que el interior quede un poco líquido por lo que en la receta te doy las indicaciones para que la prepares a tu gusto. También encontrarás consejos para darle la vuelta a la tortilla sin problemas ya que con un poco de maña y herramientas adecuadas (básicamente, una sartén antiadherente y una tapadera o plato de su tamaño) seguro que no fallas.

Si te encanta la tortilla, no dejes de leer nuestra receta de tortilla de calabacín y cebolla, muy fácil y rica, la tortilla de bacalao acompañada de gildas o la clásica tortilla de patatas con o sin cebolla. Y si después de prepararla quieres darle un toque diferente, puedes presentarla como estos rollitos de tortilla de patatas y jamón serrano con salsa de mostaza y miel, que quedan espectaculares. Cuando tienes poco tiempo, anímate con estos espárragos verdes a la plancha con salsa romesco y rollitos de tortilla, te va a sorprender cómo quedan 😛

 

Ingredientes para preparar la receta de la tortilla de espinacas frescas, muy rica y sencilla (en sartén de 24 cm de diámetro, unas 4 personas):

  • 5 huevos L.
  • 2 manojos de espinacas frescas, que suelen pesar unos 600 gr en total. Si utilizas espinacas congeladas calculo que necesitarías unos 400 gr.
  • 2 dientes de ajo grandes o 3 más pequeños.
  • Aceite de oliva y sal.

 

Preparación, cómo hacer la tortilla de espinacas frescas, muy rica y sencilla:

  1. Empezamos preparando las espinacas. Si son frescas deberás cortarles la parte de las raíces y lavarlas muy bien en un bol con agua fría para eliminar cualquier resto de tierra.
  2. Pon abundante agua en una pequeña olla a fuego medio-alto con un poco de sal, y cuando empiece a hervir ve cociendo las espinacas en tandas (yo he necesitado 2 tandas, una para cada manojo) durante apenas 3 minutos y retíralas con una espumadera a un plato. Con este método lo que estamos haciendo es blanquearlas, consiguiendo quitarles gran parte de su amargor característico.

    Espinacas blanqueadas o rehogadas

    Blanqueamos las espinacas antes de añadirlas al potaje

  3. Escurre muy bien las espinacas y córtalas un poco, simplemente para que después se puedan mezclar bien con los huevos.
  4. Pela los dientes de ajo y córtalos en rodajas finas.
  5. En la sartén en la que vayas a prepara la tortilla echa un poco de aceite de oliva y ponla a fuego medio. Cuando esté caliente incorpora los ajos y cocínalos hasta que estén dorados por todas sus caras pero sin llegar a quemarse. Retíralos a un plato aparte. Yo no los suelo utilizar ya que el sabor lo han dejado en el aceite pero si te gusta encontrártelos puedes echarlos después a la mezcla de huevos y espinacas.

    Ajos sofritos

    Doramos los ajos

  6. En ese mismo aceite cocina las espinacas. Para que no te salte mucho al principio retira la sartén del fuego y en cuanto se haya enfriado un poco echa las espinacas y vuelve a poner la sartén en el fuego a temperatura media.
  7. Échales un poco de sal y saltéalas durante unos 5 minutos o hasta que estén a tu gusto. La idea es que suelten bastante agua y les quede ese saborcito del aceite con los ajos que tan bien les sienta.

    Espinacas salteadas con ajos

    Salteamos las espinacas en el aceite de los ajos

  8. En un bol casca los huevos, échales un poco de sal y bátelos enérgicamente con unas varillas o un tenedor, aunque no hace falta que se genere espuma.
  9. Incorpora las espinacas y, si quieres, los ajos, y revuélvelo todo para que queden bien mezcladas e impregnadas.

    Tortilla de espinacas

    Mezclamos todos los ingredientes de la tortilla de espinacas

  10. Pon la misma sartén a fuego medio-bajo con un poquito de aceite y ahora cuaja la tortilla. Vierte la mezcla de huevos y espinacas en la sartén y cuando notes que se ha cuajado por abajo (puedes comprobarlo moviendo un poco la sartén y viendo que todo va junto en un bloque unido y despegado de la sartén), entonces es cuando debes darle la vuelta.

    Como hacer tortilla de espinacas frescas, muy rica y sencilla

    Ya tenemos la tortilla cuajada por debajo

  11. Para darle la vuelta coge una tapadera o plato de mayor tamaño que la sartén, cúbrela y ahora vuelca todo el contenido de la sartén en el plato o tapadera, de forma que ahora puedas ver la parte cuajada de la tortilla por arriba. Con cuidado, desliza la tortilla de nuevo del plato a la sartén para que se cuaje por ese lado.
  12. Ahora el punto lo decides tú. Si prefieres que la tortilla quede un poco líquida por dentro, pon el fuego un poco más fuerte (solo un poco) para que se cuaje rápidamente por fuera y apártala a un plato. Si te gusta más que quede perfectamente cuajada mantén el fuego muy suave para que no se queme por fuera, pero que el interior se cuaje perfectamente. Podrás hacer la prueba con un palillo, introduciéndolo para comprobar cuanto de líquido está el interior. ¡Y lista!

 

Tiempo: 30 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Las tortillas están listas para consumir en el momento, recién calentitas. Sin embargo, somos muchos los fans de las tortillas frías, esas tortillas que se han cuajado completamente y que has hecho unas horas antes o incluso la noche anterior, para tomarlas con un buen reposo. ¡Un espectáculo!

Sírvela al centro incluso en la propia sartén con un salvamanteles debado o directamente en los platos de los comensales. Y por supuesto, que no falten unas buenas rebanadas de pan 😉

Tortilla de espinacas frescas, muy rica y sencilla

 

Variantes de la receta de la tortilla de espinacas frescas, muy rica y sencilla:

Las tortillas admiten todo tipo de cambios así que anímate a incorporar una cebolla salteada o unos piñones tostados, todo un clásico asociado a las espinacas. También puedes incluir un toque de mostaza francesa o especias como pimentón dulce o comino, te aseguro que le van genial.

 

Consejos:

La clave para hacer la tortilla es el control de la temperatura del fuego. Para no equivocarte, lo mejor es que lo mantengas medio-suave para que se cuaje poco a poco y, sobre todo, que no se te queme, ya que es lo único que no podrás arreglar. Eso si, si la quieres poco cuajada lo ideal es que lo vayas practicando porque el fuego tendría que estar un poco más fuerte y darle muy pronto la vuelta.

Quítate el miedo a darle la vuelta a la tortilla! Con una tapadera firme o un plato, siempre mayores que la sartén utilizada (este suele ser el problema habitual porque utilizar un plato más pequeño es un desastre), no tendrás ningún problema para darle la vuelta y cuajarla perfectamente por los dos lados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner YouTube

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar