Tarta de queso fría con arándanos. Receta sin horno

NataPostres y repostería, Recetas de Verano, Recetas Fáciles, Tartas4 Comentarios

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (12 votos, media: 4,17 de 5)
Tarta de queso fria con arandanos. Receta sin horno

Hay pocos postres tan conocidos, versionados y degustados como la tarta de queso. Con horno, sin horno, con o sin base de galletas, en compañía de alguna mermelada, al estilo New York cheesecake o “a mi manera”, el caso es que casi todos los que nos consideramos un poco cocinillas hemos elaborado la nuestra propia.

Esta tarta de queso fría con arándanos es una receta sin horno y facilísima, ideal para todo el año pero más aún para los meses más calurosos en los que no nos apetece complicarnos demasiado ni encender el horno. La base se elabora con galletas trituradas, con el relleno he conseguido que tenga un sabor potente a queso que es lo que más me gusta, y la cobertura de arándanos queda muy fina y encaja perfectamente con el resto.

¿Por qué hacer una tarta de queso con cuajada? Personalmente, al contrario de lo que sucede con la gelatina, me parece que la textura queda más cremosa y creo que es algo fundamental en una tarta de queso, ya que no queremos que recuerde a un flan o gelatina. Además la cuajada es sencillísima de utilizar, lo vas a ver en la receta 😉

¿Por qué utilizar el mínimo azúcar posible? Porque no hay nada más horrible que una tarta de queso que no sabe a queso y va cargadísima de azúcar. Utiliza un buen queso crema y olvídate de utilizar grandes cantidades de azúcar, vas a ver cómo el relleno queda delicioso de sabor y cumpliendo con lo que se trata: preparar una tarta de queso que sepa a queso de verdad 🙂

 Si te gusta preparar dulces, no tienes más que consultar nuestra sección de postres para ampliar tu recetario, y más concretamente las tartas que de forma casera y sencilla hemos ido elaborando, como la clásica tarta de queso al horno, la tarta de Oreo y queso fría sn horno, la tarta de manzana con crema pastelera y masa quebrada o la famosa tarta de zanahoria o carrot cake.

Y para los más chocolateros, tenemos la tarta de la abuela de chocolate, galletas y natillas, la tarta de tres chocolates y la receta original de la Tarta Sacher de Austria.

 

Ingredientes para hacer tarta de queso fría con arándanos (molde de 23 cm de diámetro, aunque las mismas cantidades te sirven para uno de 20 cm):

  • Para la base:
    • 300 gr de galletas tipo María o las que más te gusten.
    • 100 gr de mantequilla.
  • Para el relleno:
    • 300 ml de nata para montar.
    • 1 sobre de cuajada en polvo.
    • 100 ml de leche más 30 ml para disolver la cuajada.
    • 80 gr de azúcar blanco.
    • 500 gr de queso crema.
  • Para la cobertura de arándanos:
    • 150 gr de arándanos.
    • 40 gr de azúcar.
    • 60 ml de agua.
    • 10 gr de maicena.
    • 3 cucharadas de agua para disolver la maicena.
  • 1 molde desmontable. Te recomiendo éste que es el que he utilizado en la receta porque desmolda mejor que ninguno, sirve para nevera, congelador y horno, y cuando lo desmoldas la tarta se queda en su base cerámica a modo de plato y puedes servirla y cortarla encima de él directamente.

 

Preparación, cómo hacer la receta de tarta de queso fría con arándanos, sin horno:

  1. Empezamos preparando la base. Tritura las galletas utilizando una picadora, en un mortero, presionándolas con un vaso, metiéndolas en una bolsa de plástico y pasándoles el rodillo o con un robot. Yo he utilizado mi robot y me han quedado pulverizadas, aunque a veces también utilizo esta picadora porque quedan menos pulverizadas y el resultado es genial.
    Galletas maria para la base de la tarta de queso

    Vamos a triturar las galletas en el robot

    Galletas trituradas

    Ya tenemos las galletas trituradas

  2. Derrite la mantequilla introduciéndola unos segundos en un bol en el microondas, y cuando esté fundida vierte encima las galletas picadas y mézclalo muy bien.
    Galletas y mantequilla para la tarta de queso

    Mezclamos las galletas con la mantequilla

  3. Vierte la masa en el molde y ve presionando con una cuchara para que la base quede compacta y lisa. Mete el molde a la nevera mientras preparas el relleno de la tarta para que se enfríe.
    Base de galletas para la tarta de queso

    Ya tenemos la base compactada en el molde

  4. En un pequeño recipiente vierte el sobre de cuajada junto con 30 ml de leche y remueve con una cucharilla hasta que se disuelva.
  5. En una olla pon la nata, la leche, el azúcar y el queso crema, y caliéntalo a fuego medio hasta que llegue a ebullición (yo he puesto mi placa de inducción Brandt al 4). Ve removiendo con un batidor de varillas de forma casi continua para que no queden grumos en la mezcla y evitando que se pegue al fondo o se queme.
    Relleno de la tarta de queso fria

    Empezamos a preparar el relleno de la tarta

  6. Cuando llegue a ebullición, vierte la cuajada disuelta, mézclalo todo con el batidor de varillas y, cuando vuelva a llegar a ebullición y comiencen a subir burbujas a la superficie, aparta del fuego y vierte la mezcla en el molde sobre la base.
    Relleno para la tarta de queso

    Ya tenemos listo el relleno de la tarta de queso

  7. Deja el molde fuera de la nevera hasta que el relleno se enfríe, y cuando esté todo frío, de nuevo a la nevera durante al menos 4 horas para que cuaje perfectamente.
  8. Vamos a preparar la cobertura de arándanos. Pon en un cazo los arándanos, el agua y el azúcar a fuego medio-alto, y cuando llegue a ebullición, baja el fuego al mínimo, tapa el cazo y déjalo así 5 minutos.
  9. Diluye la maicena en las 3 cucharadas de agua en un pequeño bol, y cuando se hayan cumplido esos 5 minutos, vierte la mezcla en el cazo, sube el fuego de nuevo a medio-alto de nuevo hasta que llegue a ebullición, y retira del fuego. Deja que se enfríe unos 10 minutos, y después ya puedes verterla sobre tu tarta si ésta ya estaba cuajada, o incluso puedes hacerlo justo antes de servirla o directamente encima de las porciones en los platos de los comensales.
    Confitura de arandanos

    Ya tenemos lista la cobertura de arándanos

  10. Desmolda la tarta y sírvela.
    Receta de tarta de queso y arandanos fria

    Tarta de queso y arándanos fría

 

Tiempo: 45 minutos más al menos 4 horas de reposo

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Puedes servirla bien fría recién sacada de la nevera, o sacarla 30 minutos antes para que esté a temperatura ambiente cuando llegue a la mesa. Si utilizas un molde desmontable como el mío, una vez que la desmoldes puedes servirla en su propia base como verás en la fotografía, ya que hace de plato e incluso puedes cortarla encima de él.

Verás que queda cremosa, con un sabor fino y muy quesero huyendo de los excesos de azúcar, y el puntito dulce y ácido de los arándanos, está de… ¡escándalo!

Receta de tarta de queso fria con arandanos sin horno

Tarta de queso fría con arándanos. Receta sin horno

 

Variantes de la receta de tarta de queso fría con arándanos, sin horno:

Existen una gran cantidad de versiones de la tarta de queso fría, puedes utilizar las galletas que prefieras para la base (incluso Oreo o galletas con chocolate!), y la cobertura la puedes preparar de cualquier fruto rojo que te guste: fresas, moras, frambuesas, grosellas

 

Consejos:

Cuando estés removiendo la mezcla del relleno, intenta no batirla ni introducir aire, tan solo removerla. Esto es importante para que la textura final de tu tarta esté compacta y perfecta.

Si has preparado con bastante antelación la cobertura de arándanos y te ha quedado muy espesa, el truco consisten en añadirle unas cucharadas de agua y ponerla de nuevo a fuego medio para que se vuelva menos densa.


Escrito por

4 Comentarios en “Tarta de queso fría con arándanos. Receta sin horno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *