Tarta de Oreo y queso fría sin horno

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 votos, media: 3,67 de 5)
Tarta de Oreo y queso fria sin horno

Hay pocos postres tan conocidos, versionados y degustados como la tarta de queso. Con horno, sin horno, con o sin base de galletas, en compañía de alguna mermelada, al estilo New York cheesecake o “a mi manera”, el caso es que casi todos los que nos consideramos un poco cocinillas hemos elaborado la nuestra propia.

Esta tarta de Oreo y queso fría sin horno es perfecta para preparar cuando hace calor porque se elabora todo en frío, aunque es apta para comerla durante todo el año porque a ver quién se resiste, ¡está buenísima! Además se prepara de forma sencilla y necesita pocos ingredientes, ¿qué más se puede pedir?

Y aunque es una tarta de queso, las protagonistas aquí son las galletas Oreo, que le aportan su característico sabor y sobre todo ese puntito de sal que al menos para mi es el que marca la diferencia respecto a utilizar otro tipo de galletas.

 Si te gusta preparar dulces, no tienes más que consultar nuestra sección de postres para ampliar tu recetario, y más concretamente las tartas que de forma casera y sencilla hemos ido elaborando, como la clásica tarta de queso al horno, la tarta de manzana con crema pastelera y masa quebrada o la famosa tarta de zanahoria o carrot cake.

Y para los más chocolateros, tenemos la tarta de la abuela de chocolate, galletas y natillas, la tarta de tres chocolates y la receta original de la Tarta Sacher de Austria.

 

Ingredientes para hacer tarta de Oreo y queso fría sin horno (molde de 23 cm de diámetro, aunque las mismas cantidades te sirven para uno de 20 cm):

  • 2 paquetes de galletas Oreo de 154 gr cada uno. Utiliza 170 gr para la base (un poco más de un paquete entero) y el resto para la decoración superior (unos 138 gr).
  • 80 gr de mantequilla sin sal.
  • 300 gr de queso crema.
  • 300 ml de nata para montar con un mínimo de 35% de materia grasa. Esto es importante para que después monte bien.
  • 80 gr de azúcar blanco.
  • 1 molde desmontable. Te recomiendo éste que es el que he utilizado en la receta porque desmolda mejor que ninguno, sirve para nevera, congelador y horno, y cuando lo desmoldas la tarta se queda en su base cerámica a modo de plato y puedes servirla y cortarla encima de él directamente.

 

Preparación, cómo hacer la receta de tarta de Oreo y queso fría sin horno:

  1. Ten la nata en la nevera y también el bol en el que vayas a montarla para que esté todo bien frío.
  2. Empezamos preparando la base. Tritura los 170 gr de galletas para la base utilizando una picadora, en un mortero, presionándolas con un vaso, metiéndolas en una bolsa de plástico y pasándoles el rodillo o con un robot. Yo he utilizado mi robot y me han quedado pulverizadas, aunque a veces también utilizo esta picadora porque quedan menos pulverizadas y el resultado es genial.
    Galletas oreo para la base

    Ponemos las galletas Oreo en el robot

    Galletas oreo pulverizadas

    Así quedan de pulverizadas las galletas Oreo

  3. Derrite la mantequilla introduciéndola unos segundos en un bol en el microondas, y cuando esté fundida vierte encima las galletas picadas y mézclalo muy bien.

    Galletas oreo y mantequilla

    Mezclamos las galletas Oreo trituradas con la mantequilla derretida

  4. Vierte la masa en el molde y ve presionando con una cuchara para que la base quede compacta y lisa. Mete el molde a la nevera mientras preparas el relleno de la tarta para que se enfríe.

    Base tarta de oreo

    Ya tenemos la base de la tarta bien compacta en el molde

  5. Pon el queso crema en un bol y bátelo con una batidora de varillas eléctrica para que quede cremoso y no está excesivamente compacto.

    Queso crema para la tarta oreo

    Batimos el queso para que quede cremoso

  6. En el otro bol que tenías en la nevera monta la nata. Para ello viértela en el bol y bátela con una batidora de varillas eléctrica. Cuando empiece a estar espesa añádele el azúcar y sigue batiendo hasta que coja consistencia densa y se haya montado, pero cuidado porque si te pasas de batirla puede convertirse en mantequilla y tendrías que empezar el proceso de nuevo con otra nata.
  7. Incorpora poco a poco el queso al bol con la nata y el azúcar y sigue batiendo hasta que se integren por completo.

    Relleno de la tarta de oreo y queso

    Ya tenemos listo el relleno

  8. Saca el molde de la nevera y vierte en él el relleno. Con ayuda de una cuchara alísalo bien para que quede perfecto, y de nuevo a la nevera durante al menos 4 horas para que quede compacta, o si lo prefieres, déjala toda la noche en la nevera.

    Relleno y molde tarta de oreo y queso

    Alisamos el relleno en el molde, y directo a la nevera

  9. Cuando haya pasado el reposo, saca el molde de la nevera. De las galletas restantes pica 3 o 4 y espolvoréalas por encima.
  10. El resto córtalas con tus propias manos en cuartos de forma irregular y ve colocándolas a tu gusto. A mi me gusta mucho este efecto de “campo de batalla de Oreos”, el acabado es irregular y elegante.
  11. Desmolda la tarta y sírvela.
    Tarta de oreo y queso fria

    Ya tenemos lista y decorada la tarta de Oreo

    Tarta de oreo

    Detalle de la tarta de Oreo y queso

 

Tiempo: 45 minutos más al menos 4 horas de reposo

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Consérvala en la nevera hasta el momento de servirla, para que llegue a la mesa bien fría y se mantenga bien de forma sin desmoronarse por el calor. Si utilizas un molde desmontable como el mío, una vez que la desmoldes puedes servirla en su propia base como verás en la fotografía, ya que hace de plato e incluso puedes cortarla encima de él.

Cremosa, con sabor a queso y Oreo, y sobre todo con el punto saladito que le dan estas galletas y que a mi personalmente me encanta, está de… ¡escándalo!

Receta de tarta de oreo y queso fria sin horno

Tarta de Oreo y queso fría sin horno

Como hacer tarta de oreo y queso fria sin horno

Tarta de Oreo y queso sin horno

 

Variantes de la receta de tarta de Oreo y queso fría sin horno:

La mayor variación que puedes hacer con esta receta es decorarla de otra forma. Puedes colocar encima solo galletas pulverizadas, o galletas enteras de forma horizontal o vertical, incrustar trozos de galletas en el relleno… como más te guste 😉

 

Consejos:

Para evitar que la mezcla contenga aire, intenta que las varillas de la batidora no salgan mucho de la mezcla y así evitar que incorporen ese aire. Esto es importante para que la textura final de tu tarta esté compacta y perfecta.

Si prefieres convertirla en una tarta helada, tan solo tienes que dejarla en el congelador y servirla así directamente. De hecho esto es un truco para tenerla lista antes de tiempo, ya que si vas con algo de prisa, puedes hacer el reposo de la tarta en el congelador en vez de en la nevera, para que compacte antes.

2 comentarios en “Tarta de Oreo y queso fría sin horno”

  1. Yurimar dice:

    Muy buena y sencilla receta

    1. Nata dice:

      Hola Yurimar! Me alegro de que te guste, espero que te animes a prepararla 😉
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner instagram @recetasdeescandalo

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar