Salsa holandesa casera. Receta paso a paso, sencilla y con trucos

4
15 min

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 13 votos¡Valórala!

Salsa holandesa casera. Receta paso a paso, sencilla y con trucos

Ingredientes

  • 2 yemas de huevo.
  • 100 g de mantequilla sin sal.
  • 1 cucharada sopera de agua.
  • 1 cucharada de postre de zumo de limón o de lima.
  • Sal.

Es una salsa que, al igual que la mayonesa, se produce por una emulsión entre yemas de huevo, mantequilla y zumo de limón. Es bastante delicada e instable porque puede cortarse con facilidad y además es para tomarla recién hecha y toda la cantidad que hayas preparado ya que no se conserva bien ni en la nevera ni a temperatura ambiente.

Eso sí, está riquísima, su textura cremosa es espectacular y apetecible tanto a la vista como cuando la pruebas, tardas pocos minutos en prepararla y le da el toque perfecto a tu desayuno de fin de semana soñado

Cómo preparar salsa holandesa

  1. El primer caso es clarificar la mantequilla. Para ello ponla en un cazo a fuego suave hasta que se vuelva líquida, y durante el proceso no la remuevas ni tampoco esperes a que hierva y burbujee. Esto mismo también puedes hacerlo en el microondas, vigilando cada pocos segundos para comprobar si ya está líquida.
  2. Déjala reposar unos 5 minutos.

    Mantequilla derretida
    Ya tenemos la mantequilla derretida
  3. En una jarrita pon un colador y echa sobre él la mantequilla poco a poco para que se quede tanto en el colador como en el fondo de la jarra original la parte blanquecina de la mantequilla que es el suero.

    Mantequilla clarificada
    Así conseguimos mantequilla clarificada
  4. Ahora ya podemos preparar la salsa holandesa. Para mi un truco muy bueno es utilizar una batidora de mano para montarla.
  5. Casca los huevos, separa la yema de la clara y echa las yemas en el vaso de la batidora junto con el zumo de limón o lima, la sal y el agua.

    Ingredientes salsa holandesa casera
    Ya tenemos preparados los ingredientes de la salsa holandesa
  6. Para que la salsa holandesa monte bien necesita calor pero no directo, así que yo lo que hago es poner el vaso de la batidora dentro de un recipiente de tamaño similar pero un poco más grande (lo puedes apreciar bien en la fotografía), y en ese recipiente voy echando agua casi hirviendo que caliento con un cazo o con un hervidor de agua.

    Bano maria para salsa holandesa casera
    Ponemos el vaso de la batidora dentro de un recipiente de tamaño similar con agua caliente
  7. Empieza a batir sin mover la batidora y cuando se empiece a montar la mezcla ve añadiendo poco a poco la mantequilla, sin dejar de batir.
  8. No eches toda la mantequilla, fíjate que en el fondo seguirá quedando un poco de residuo blanquecino y no debes añadirlo.

    Como hacer salsa holandesa casera facil
    Ya tenemos lista la salsa holandesa casera
  9. Cuando ya la tengas lista ten en cuenta que en cuanto deje de estar en contacto con calor se endurecerá, así que para mantenerla bien ve cambiando el agua del recipiente exterior para que siempre esté caliente. También puedes pasarla a un bol y mantener éste sobre un cazo con agua caliente pero sin llegar a hervir y sin que en ningún momento el bol toque el agua.
  10. Truco: si se te ha solidificado demasiado y quieres aligerarla o simplemente quieres que la salsa no sea tan espesa, añade una cucharadita de agua caliente y tritúrala con la batidora de nuevo. Puedes añadir tanta agua como necesites hasta conseguir la textura que buscas, pero no te pases porque podría quedarse demasiado líquida y además el sabor quedaría demasiado diluido. Yo suelo añadir entre una y dos cucharadas soperas de agua para que no me quede demasiado espesa.

Tiempo: 15 minutos

Sirve y degusta

Utiliza la salsa holandesa recién hecha o con poco reposo y aún templada, que es como conserva su característica textura cremosa. Intenta preparar la cantidad que vayas a necesitar en el momento ya que si te sobra quedará muy compacta y será complicado revivirla.

El uso más típico de la salsa holandesa es para servirla con los huevos benedict o huevos benedictinos, que son unos huevos escalfados o pochados servidos sobre un muffin o tostada junto con algunos ingredientes más y bañados con la salsa holandesa. Sin duda es una salsa muy ligada a ese momento brunch o desayuno contundente típico de los fines de semana pero puedes utilizarla como cualquier otra salsa para acompañar carnes, pescados (queda genial con salmón) o verduras. Su sabor y cremosidad son un auténtico… ¡escándalo!

Receta de salsa holandesa casera paso a paso, sencilla y con trucos
Salsa holandesa casera. Receta paso a paso, sencilla y con trucos

Variaciones

La salsa holandesa es una receta clásica y tradicional y admite pocas variaciones pero te recomiendo que pruebes a añadir zumo de lima en vez de limón, le da un frescor muy interesante. Y quien habla de lima se acuerda del aguacate, un ingrediente que puedes utilizar para para untar tus tostadas y regarlas por encima con la salsa, ¡menuda combinación!

¿Prefieres utilizar una batidora de varillas? En ese caso prepáralo todo de la misma forma pero utiliza un bol para preparar la salsa y coloca ese bol en todo momento sobre otro bol o cazo con agua caliente pero no hirviendo. Bate las yemas junto con el resto de ingredientes hasta que se hayan montado un poco y ve añadiendo la mantequilla poco a poco hasta tenerla lista. Hasta el momento de servir mantén ese sistema del bol sobre otro bol o cazo con agua caliente.

Consejos

Prepara la salsa en el momento en que la vayas a consumir ya que no hay un buen método para conservarla, ni en frío ni a temperatura ambiente. Además, es un gustazo servirla cuando aún está templada y cremosa.

Si se te ha cortado o incluso si la yema se ha cuajado en exceso puedes salvarla al igual que ocurre con una mayonesa. Simplemente bate otra yema de huevo con una cucharada sopera de agua en otro recipiente y añádela poco a poco a la salsa cortada, batiendo para que se integren bien.

Natalia Sala, la cocinera de Recetas de Escándalo

Me encanta cocinar, llevo haciendo recetas y experimentando con la cocina desde mi adolescencia, y no puedo resistirme ante sabores nuevos e innovadoras formas de tratar los alimentos. Mi gran momento de relax llega cuando puedo pasar un rato en la cocina preparando un nuevo plato.

Saber más sobre Natalia >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio