Receta de sopa de tomate, caliente o fría y muy fácil

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 3 votos, 5,00/5 ¡Valórala!
Sopa de tomate, caliente o fria y muy facil

Me encanta comer verduras de cualquier forma y preparar con ellas una crema o sopa me encanta en dos momentos concretos del año: por un lado las frías durante los meses más calurosos para comer algo muy refrescante, rápido de preparar y saludable, y por otro lado bien calientes para los meses más fríos.

Esta receta de sopa de tomate es muy fácil de preparar y lo mejor de todo es que sirve para cualquier estación porque está riquísima caliente, tibia o incluso bien fría. Va repleta de verduras, se prepara de forma muy sencilla y a mi me encanta incluir un poco de albahaca para potenciar su sabor, además de servirla con más albahaca, queso feta y un chorrito de un buen aceite de oliva virgen extra.

Muy sabrosa y de textura queda cremosa aunque ligera ya que se trata de una sopa. Si te sobra o si la preparas en gran cantidad siempre puedes congelarla y así tenerla a mano cuando más te apetezca. Lo ideal es aprovechar la temporada de tomates en verano aunque si encuentras en cualquier momento unos tomates sabrosos y maduros, no dudes en comprarlos y prepararla.

Si te gustan las cremas, no te pierdas nuestra sección de sopas y cremas, donde encontrarás nuestra crema de calabaza y zanahoria, saludable y deliciosa, la riquísima crema de zanahoria, muy fácil y cremosa, además de la crema de verduras casera, perfecta para aprovechar las verduras que han madurado en la nevera y quieres gastar. También está riquísima la famosa vichyssoise al igual que su variante en caliente, la crema de puerros. Además te va a encantar la clásica crema de calabacín y puerros, la crema de brócoli con ajos tiernos y patata o la crema de champiñones con (o sin) nata, y si quieres innovar no tienes más que preparar la crema de colinabo con brocheta de almejas y anchoas. También sienta fenomenal esta sopa de verduras casera, saludable y reconfortante.

Y si buscas un puré de verduras, seguro que te encanta este puré de calabaza o el puré de calabacín y puerros con queso al igual que el aromático puré de zanahoria y jengibre. Y ya que estamos con los purés, no te pierdas el clásico entre los clásicos, el puré de patatas casero, ¡qué sencilla delicia!

 

Ingredientes para hacer la sopa de tomate, caliente o fría y muy fácil (4 personas):

  • 800 gr de tomates maduros.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1/2 cebolla mediana.
  • 200 ml de caldo de verduras casero o agua.
  • 1 zanahoria mediana.
  • 1 cucharada sopera de harina de trigo.
  • 4 hojas de albahaca fresca.
  • 1/2 cucharadita de postre de azúcar (opcional).
  • Aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida.
  • Para decorar unas hojas de albahaca frescas y queso feta, fresco o mozzarella.

 

Preparación, cómo hacer sopa de tomate, caliente o fría y muy fácil:

  1. Pela y pica muy finita la cebolla y haz lo mismo con los dientes de ajo.
  2. Pela la zanahoria y córtala también en trocitos pequeños.
  3. En una olla pon un poco de aceite y sal y echa la cebolla, los ajos y la zanahoria. Deja que se cocine todo junto a fuego medio removiendo de vez en cuando durante unos 5 minutos hasta que se empiecen a dorar. Si se pegan o doran las verduras, baja la temperatura del fuego y échales un poquito de agua.

    Ingredientes sopa de tomate

    Empezamos preparando el sofrito de verduras

  4. Incorpora la harina y mézclala con las verduras durante 1 minuto. Esto ayudará a que la sopa después espese un poco más y cocinando la harina no sabrá cruda.
  5. Los tomates deben utilizarse sin piel así que puedes optar por varios métodos. El más clásico es hacerles un corte en cruz e introducirlos en agua hirviendo durante 2-3 minutos y después pelarlos y triturarlos. En cambio a mi me gusta lavarlos, triturarlos en una batidora de vaso o robot y después colarlos bien para que no aporten ni pieles ni pepitas.
  6. En todo caso, te recomiendo colar los tomates una vez triturados para evitar esas pieles y pepitas.
  7. Incorpora los tomates a la olla junto con 4 o 5 hojas de albahaca picadas, un poco de sal, el azúcar y el caldo de verduras.

    Sopa de tomate casera

    Cocinamos todos los ingredientes juntos

  8. Sube el fuego para que esté alto y cuando la mezcla empiece a hervir baja el fuego para que esté suave y cocina 30 minutos.

    Como hacer sopa de tomate casera

    Ya tenemos cocinada la sopa de tomate casera, a falta de triturarla

  9. Una vez lista la sopa de tomate, tritúrala y ya la tienes lista. Pruébala por si tienes que rectificarla de sal, y si la quieres más espesa tan solo tienes que echarla de nuevo en el cazo y calentarla hasta que tenga la textura que buscas. Igualmente si ha espesado demasiado siempre puedes añadir un poco de agua para aligerarla.
  10. Para servirla y decorarla puedes poner unos cubitos de queso feta, fresco o mozzarella, albahaca fresca picada y un chorrito de aceite de oliva.

 

Tiempo: 45 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Puedes tomar esta sopa caliente, tibia o incluso fría cuando aprieta el calor. Si te sobra puedes guardarla en un recipiente cerrado en la nevera 2-3 días sin problemas y también se puede congelar sin problemas.

Sírvela en cuencos o platos hondos con el acompañamiento que más te guste, ya sea mi elección de queso feta, albahaca y aceite de oliva o unos picatostes crujientes, un poco de pimienta negra recién molida e incluso frutos secos tostados, semillas o especias y hierbas que te gusten. La tomes como la tomes, está de auténtico… ¡escándalo!

Receta de sopa de tomate, caliente o fria y muy facil

Sopa de tomate, caliente o fría y muy fácil

 

Variantes de la receta de sopa de tomate, caliente o fría y muy fácil:

Mi sopa de tomate queda anaranjada porque la cebolla y la zanahoria diluyen mucho el color del tomate pero si quieres que te quede bien roja tan solo tienes que eliminar esos dos ingredientes, aunque a mi parecer le aportan un sabor y textura muy ricos.

Puedes incluir otras verduras como por ejemplo apio o puerro para darle un toque de sabor diferente cada vez.

 

Consejos:

Procura que en ningún momento se quemen las verduras. Si eso te ocurre puedes optar por una solución de emergencia: añadir un poco de agua para que se sigan cocinando pero no quemando, y por supuesto bajar la temperatura del fuego para que no vuelva a ocurrir. Los trozos quemados le aportan un amargor muy desagradable al resultado final.

Es importante que utilices tomates sabrosos y maduros y si es posible que estén en temporada ya que así conseguirás el mejor resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner YouTube

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar