Receta de solomillo al whisky con patatas fritas, muy rico y fácil

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 7 votos, 4,14/5 ¡Valórala!
Solomillo al whisky con patatas fritas, muy rico y facil

En casa nos gusta mucho consumir las carnes más versátiles y sencillas como el pollo y también por supuesto el cerdo, y entre los diferentes cortes que ofrece el solomillo nos encanta. Es una pieza que no necesita mucha preparación para estar estupenda, apenas hay que manipularla y siempre queda tan bien que viene fenomenal para una receta del día a día o para una ocasión especial.

Esta receta de solomillo al whisky con patatas fritas es riquísima y muy fácil de preparar, de hecho es muy típico en Andalucía y concretamente en Sevilla servirlo como tapa, aunque como plato principal queda fenomenal. La salsa está buenísima, el solomillo jugoso y la guarnición de patatas le viene de maravilla.

Para preparar las patatas verás que te doy dos opciones a cual más rica, ya que puedes elaborar unas patatas fritas perfectas (tiernas por dentro y crujientes por fuera) siguiendo nuestra receta clásica pero también quedan buenísimas estas patatas «fritas» al horno sin apenas aceite. En la receta encontrarás un resumen para elaborar las patatas de una u otra forma.

Si te gusta el solomillo tanto como a nosotros, te va a encantar esta receta que también es ideal para ocasiones especiales y Navidad, el famoso solomillo Wellington que está cubierto con hojaldre. También te encantaránel solomillo de cerdo relleno al horno con manzana y salsa de cebolla al Oporto, el solomillo de cerdo con salsa roquefort, el solomillo de cerdo con salsa de mostaza y miel o un clásico entre los clásicos, el solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas.

Si además lo combinamos con ingredientes dulces, el resultado es de… ¡escándalo! Como en este exquisito solomillo de cerdo en salsa al Pedro Ximénez, todo un espectáculo gourmet, o el solomillo de cerdo en salsa a la naranja.

 

Ingredientes para preparar solomillo al whisky con patatas fritas (4 personas):

  • 1 solomillo de cerdo grande o 2 si son más pequeños.
  • 6 dientes de ajo.
  • 200 ml de whisky.
  • 500 ml de caldo de pollo o de carne, mejor si es casero. Puedes prepararlo utilizando nuestra receta de caldo de pollo casero.
  • 2 cucharadas soperas de zumo de limón.
  • 1 cucharada de postre de maicena (solo si quieres espesar la salsa).
  • Aceite de oliva, pimienta negra recién molida y sal.
  • Para las patatas:
    • 4 patatas medianas.
    • Aceite para freír.
    • Sal.

 

Preparación, cómo hacer la receta de solomillo al whisky con patatas fritas, muy rico y fácil:

  1. Empezamos preparando las patatas fritas y te voy a ofrecer poder cocinarlas de forma clásica friéndolas o bien a horno que también quedan muy bien. Pélalas y córtalas en los típicos palitos con un cuchillo o mejor aún con ayuda de una mandolina.
  2. Pon las patatas a remojar en agua fría 5 minutos y enjuaga ese agua varias veces hasta que salga limpia, ya que así retiramos el almidón en gran parte y evitamos que se peguen después unas con otras. Escúrrelas y déjalas secar o bien acelera el proceso secándolas con papel de cocina.
    1. Patatas «fritas» al horno: precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y ventilador y ponlas en una bandeja de horno forrada con papel de horno junto con un par de cucharadas soperas de aceite y mézclalas bien. Distribúyelas para que no estén unas encima de otras y hornéalas 30 o 40 minutos o hasta que estén a tu gusto, moviéndolas cada 10 minutos para que se cocinen por todas partes. Mientras se hornean puedes preparar el resto de la receta.
    2. Patatas fritas clásicas: cuando ya prácticamente tengas hecha la salsa al whisky será el momento de freír las patatas. Utiliza una sartén o freidora con abundante aceite que primero deberá llegar a 140ºC (si no tienes cómo medirlo, simplemente cuando eches una patata al aceite y éste burbujee pero no la dore nada) y en ese momento echa las patatas y cocínalas 5 minutos. Sácalas del aceite y sube la temperatura hasta 180ºC (el aceite estará muy caliente pero sin llegar a humear), vuelve a introducir las patatas y cocínalas 2-3 minutos o hasta que estén doradas a tu gusto. Pásalas a un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
  3. Una vez que tienes las patatas listas, échales sal.
  4. Vamos con el solomillo al whisky. Retírale al solomillo la grasa que pueda llevar por la parte externa y córtalo en rodajas de entre 1 cm y 1,5 cm de grosor. Salpiméntalo por ambas caras.
  5. Lo ideal es que utilices una sartén en la que te pueda caber todo el solomillo en una tanda. Ponla a fuego medio-alto con un poco de aceite de oliva y cuando esté caliente pon en ella las rodajas de solomillo y no las muevas. Deja que se doren y cuando eso ocurra (suelen tardar 3-4 minutos) dales la vuelta y que se doren un poco por el otro lado. No te preocupes por el interior ya que solo queremos dorar un poco la carne, después terminará de cocinarse por completo. Retira a un plato aparte.

    Solomillo de cerdo a la plancha

    Doramos el solomillo por ambos lados

  6. Machaca los ajos presionándolos con la hoja de un cuchillo grande o el mazo de un mortero para que se rompan y, con su piel y todo, cocínalos en la sartén (si es necesario añade un poco más de aceite) hasta que estén dorados por ambos lados. También hay quien los pela y los pica finitos, en ese caso yo utilizaría la mitad del ajo.

    Ajos dorados salteados

    Cocinamos los ajos

  7. Echa el whisky, pon el fuego fuerte y espera a que se evapore el alcohol, suele tardar unos 2-3 minutos.
  8. Añade el caldo junto con el zumo de limón y en cuanto hierva la mezcla baja el fuego para que esté suave pero que siga borboteando.

    Salsa al whisky

    Vamos preparando la salsa

  9. Si quieres espesar un poco la salsa, diluye la maicena en un poco de caldo o incluso agua y échala a la sartén cuando los líquidos estén hirviendo. Puedes ir adaptando la textura a tu gusto, ya que si en un momento dado ves que se ha espesado demasiado puedes añadir más caldo, y si por el contrario quieres que se espese más puedes añadir más maicena diluida. Recuerda que cuando las salsas espesadas así se enfrían un poco tienen a espesarse un poco más.
  10. Introduce las rodajas de solomillo en la salsa y cocínalo todo junto a fuego suave durante 1o minutos.

    Como hacer solomillo al whisky con patatas fritas, muy rico y facil

    Ya tenemos listo el solomillo al whisky

  11. Prueba la salsa por si tienes que rectificarla de sal.

 

Tiempo: 1 hora

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Sirve el solomillo bien caliente con su salsa y las patatas, ya sean fritas o al horno. El solomillo puedes prepararlo con antelación sin problemas, cocinándolo apenas 5 minutos en la salsa para que, justo antes de servirlo, lo cocines esos 5 minutos que le faltan y salga como recién hecho a la mesa. Las patatas las puedes dejar horneadas a falta de unos minutos (que todavía no estén doradas a tu gusto) y si las fríes, con la primera fritura hecha, así justo antes de servirlas terminas con esos minutos de horno hasta que estén listas o les haces la segunda fritura. Si te sobra solomillo puedes guardarlo en la nevera 2-3 días sin problemas e incluso congelarlo, aunque las patatas no te recomiendo congelarlas ya que cambia bastante su textura.

El solomillo queda tierno y jugoso y la salsa me encanta que esté espesita, con ese toque de sabor tan característicos del whisky mezclado con ajos y limones. Las patatas son un acompañamiento fenomenal, las prepares como las prepares. Es un plato de auténtico… ¡escándalo!

Receta de solomillo al whisky con patatas fritas, muy rico y facil

Solomillo al whisky con patatas fritas, muy rico y fácil

 

Variaciones de la receta de solomillo al whisky con patatas fritas, muy rico y fácil:

Puedes variar el tipo de whisky para darle a la salsa aromas diferentes e incluso a veces se elabora con coñac y también los ajos puedes picarlos y dorarlos un poco en vez de cocinarlos enteros. También puedes optar por espesar o no la salsa, de ambas formas queda muy rica.

Unas ramitas de tomillo o romero le vienen genial a esta salsa, e incluso hay quien añade un poco de comino en polvo y le sienta de maravilla.

 

Consejos:

No cortes las rodajas de solomillo muy finas porque al tener que cocinarse al principio y después con la salsa, sii la rodaja es un poco más gruesa al final quedará jugoso y no te preocupes que estará completamente cocinado, sin zonas crudas en el interior como a veces sucede cuando lo queremos preparar simplemente a la plancha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar