Receta de mejillones al vapor en salsa americana. Fáciles y ricos

4
45 min

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 28 votos¡Valórala!

Mejillones al vapor en salsa americana. Faciles y ricos

Ingredientes para  4-6 personas

  • 1 kg de mejillones o clóchinas.
  • 1 hoja de laurel.
  • 4 o 5 granos de pimienta negra.
  • Perejil fresco para decorar.
  • Importante! NO lleva sal, los mejillones ya la incorporan con su jugo 😉
  • Para la salsa americana (con esta cantidad tienes para dos veces, así que si lo prefieres puedes prepararla con la mitad de cantidad de los ingredientes):
    • 400 ml de caldo de pescado o de marisco. Si quieres prepararlo casero puedes seguir mi receta para preparar un buen fumet o caldo de pescado casero. También puedes incluir en esos 400 ml un poco del caldo de los mejillones, por ejemplo 100 ml. En ese caso mucho cuidado con la sal ya que ese caldo incorpora bastante.
    • 1 cebolla.
    • 2 dientes de ajo.
    • 100 ml de vino blanco.
    • 200 g de tomate, mejor triturado aunque también puedes utilizar tomate fresco. A mi me gusta comprarlo tamizado, sin pieles ni pepitas, pero esto ya va en gustos.
    • 1 guindilla (opcional, para darle un toque picante).
    • 100 ml de brandy.
    • 1 cucharadita de postre de harina fina de maíz (opcional, si quieres espesar más la salsa).
    • Aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida.

Son un aperitivo fácil y riquísimo, ideal para ocasiones especiales como la Navidad pero sin complicaciones. Los mejillones se cuecen y abren en su propio vapor y la salsa se prepara partiendo de un sencillo sofrito y un toque picante que le va fenomenal. Una gran ventaja de esta receta es que se puede preparar con antelación, de hecho la salsa se puede conservar en nevera 3-4 días sin problemas y también congelarse, y los mejillones se pueden cocer y abrir unas horas antes para darles el toque de calor en el último momento.

Preparación, cómo preparar la receta de mejillones en salsa

  1. El primer paso es limpiar los mejillones. Hay algunas pescaderías en las que los podrás encontrar ya limpios pero si no es así no te preocupes porque es sencillo hacerlo en casa aunque se lleva su ratito. Córtales con un cuchillo bien afilado o unas tijeras las «barbas» o filamentos verdes que salen de su interior y raspa con un estropajo de acero o un cuchillo muy duro (por ejemplo yo utilizo uno de hierro) las impurezas de la concha, aunque tampoco en profundidad. No te obsesiones con que queden perfectamente negros, solo necesitas que no lleven demasiadas cosas adheridas o colgando.
  2. Lava los mejillones con agua fría y déjalos en un escurridor.Retira los que estén ya abiertos y al golpearlos un poco no se cierren o con la concha abierta ya que no estarán vivos y no se pueden comer.
  3. Pon los mejillones en una olla que tenga tapadera junto con la pimienta negra y la hoja de laurel.

    Mejillones al vapor
    Cocemos los mejillones (he utilizado la fotografía de cuando los cocino al vapor porque es muy similar, en este caso no he utilizado ni limón ni ajos)
  4. Tapa la olla, pon el fuego a temperatura alta y espera hasta que estén abiertos todos los mejillones. Ve comprobando si están prácticamente todos abiertos y si ya tienen ese característico color naranja. Suelen tardar entre 6 y 10 minutos aunque también depende de su tamaño.
  5. Cuando estén abiertos aparta la olla del fuego y retira los que hayan podido quedar totalmente cerrados.
  6. Mientras se cocinan los mejillones puedes empezar a preparar la salsa americana. Pela el diente de ajo y la cebolla y pícalos finitos.
  7. En un cazo pon el ajo y la cebolla con un poco de aceite de oliva, salpimienta negra recién molida y la guindilla picada (si te gusta el toque picante) a fuego medio para que se vayan cocinando durante unos 6-7 minutos, hasta que la cebolla esté empezando a dorarse. Si vas a utilizar el caldo de los mejillones después, te recomiendo no añadir nada de sal ahora porque ese caldo suele llevar una gran concentración.

    Añade la guindilla picadita si te gusta el toque picante, y
    Empezamos elaborando el sofrito
  8. Añade el vino blanco, sube la temperatura del fuego y espera a que se evapore el alcohol, tardará apenas 2-3 minutos.
  9. Incorpora el tomate triturado. Si vas a utilizar tomate fresco, lávalo bien, pícalo finito y échalo al cazo. Baja el fuego para que se cocine todo junto suavemente 5 minutos.
  10. Echa el brandy, sube de nuevo la temperatura del fuego y espera un par de minutos a que se evapore el alcohol.
  11. Añade el caldo o fumet de pescado o marisco (como he comentado en los ingredientes también puedes utilizar el caldo de los mejillones colado) y deja el fuego fuerte. Cuando empiece a hervir, baja el fuego para que esté suave y deja que se cocine todo junto 20 minutos, removiendo de vez en cuando.
  12. Pásala a una batidora de mano, robot o similar y tritúrala hasta que quede homogénea.

    Salsa americana para pescados y mariscos
    La trituramos para que quede homogénea
  13. Si la quieres más espesa puedes volver a ponerla en el cazo y con la temperatura del fuego fuerte.
  14. Mientras disuelve una cucharadita de postre de harina fina de maíz con un poco de caldo o agua en un recipiente pequeño y échala a la salsa cuando ésta esté hirviendo.
  15. Espera 3 o 4 minutos que es el tiempo que tarda en espesar (cuando se enfría la salsa se espesa aún más, tenlo en cuenta), y si la quieres más espesa puedes repetir el proceso de la harina.
  16. Pruébala por si hay que rectificarla de sal.

    Receta de salsa americana, muy facil e ideal para pescados y mariscos
    Ya tenemos la salsa americana lista
  17. Mientras la salsa termina de cocinarse retira de cada mejillón la concha a la que no está sujeto y ve poniendo de nuevo en la cazuela los mejillones con su concha. Los que quedan sueltos se pueden servir también sobre cualquier concha o bien reservarlos para otras preparaciones.

    Mejillones al vapor
    Dejamos los mejillones con solo una concha
  18. Échales la salsa por encima (utiliza solo la mitad de la salsa, la otra mitad la puedes congelar y utilizar en otra ocasión) y pon el fuego a temperatura media. Remuévelos de vez en cuando cogiendo la cazuela de las asas y moviéndola, y deja que se cocinen unos 5 minutos.

    Mejillones en salsa
    Cocinamos los mejillones con la salsa americana
  19. Sírvelos en el plato que prefieras, pica unas hojas de perejil y ponlas por encima a modo de decoración.

Tiempo: 45 minutos

Sirve y degusta

Recién hechos y calientes es como más ricos están, servidos en un plato y con el perejil por encima. Si quieres prepararlos con antelación, la salsa la puedes tener hecha anteriormente e incluso congelada y los mejillones los puedes cocer unas horas antes. En el último momento mezcla los mejillones con la salsa y cocínalos esos 5 minutos finales.

No olvides sacar a la mesa otro plato o recipiente para ir dejando las conchas. Disfruta de unos mejillones cocidos en su propio vapor y muy jugosos que están riquísimos mezclados con la salsa americana y ese característico puntito picante, están de auténtico… ¡escándalo!

Receta de mejillones al vapor en salsa americana. Faciles y ricos
Mejillones al vapor en salsa americana. Fáciles y ricos

Variaciones

Para cocer los mejillones puedes omitir o no el laurel e incluso echarles un chorrito de limón. En cuanto a la salsa americana, puedes no ponerla la guindilla para que no esté picante, o bien añadirle alguna más para que tenga un extra. Y si no tienes caldo de pescado o fumet, puedes utilizar agua junto con una pastilla de caldo de pescado concentrado, aunque queda mucho mejor con caldo de pescado o fumet, y más aún si es casero.

Consejos

Asegúrate de comprar mejillones bien frescos, que estén vivos (fundamental, si no no valen!). Para comprobarlo, debe estar la concha cerrada o, si está abierta, al darle un golpecito debe cerrarse de inmediato. En esta receta la materia prima es fundamental, así que asegúrate de llevar unos mejillones de calidad a la mesa.

Si compras los mejillones y no vas a cocinarlos en el momento, aguantan en la nevera 1 día o 2 pero deberás ponerlos en un recipiente y encima colocar un papel de cocina ligeramente humedecido con unas gotas de agua.

Natalia Sala, la cocinera de Recetas de Escándalo

Me encanta cocinar, llevo haciendo recetas y experimentando con la cocina desde mi adolescencia, y no puedo resistirme ante sabores nuevos e innovadoras formas de tratar los alimentos. Mi gran momento de relax llega cuando puedo pasar un rato en la cocina preparando un nuevo plato.

Saber más sobre Natalia >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio