Receta de crepes salados con salmón, queso y rúcula

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 4,50 de 5)
Crepes salados con salmon, queso y rucula

La verdad es que siempre que puedo me gusta liarme con el desayuno, es una de las comidas que más disfruto por ejemplo cuando estoy de viaje y toca desayuno buffet e intento que en casa no me de pereza ponerme a preparar algo rico y diferente cada día o al menos cuando tengo más tiempo como los fines de semana.

Esta receta de crepes salados con salmón, queso y rúcula podría tomarla cada día sin cansarme porque la combinación de una crepe recién hecha con estos ingredientes que son de mis favoritos me encanta. Os voy a dar todos los trucos y consejos para conseguir crepes perfectas con mi receta de la masa que yo la llamo “la definitiva” porque, después de mucho experimentar, he conseguido la que a mi me gusta porque queda jugosa pero a la vez con partes crujientes. Veréis que las preparo en mi crepera eléctrica que la compré hace un tiempo en expondo y la verdad es que me da muy buen resultado y la utilizo mucho, pero se pueden hacer en cualquier sartén antiadherente sin problemas.

Eso si, podéis rellenarla con los ingredientes que queráis y doblarla como yo o de la forma tradicional primero por la mitad y de nuevo por la mitad para que se os quede un triángulo. Y si os gusta tanto este desayuno que os da pena solo poder prepararlo cuando tengáis tiempo, nada mejor que seguir las recomendaciones que os doy más abajo para saber cómo preparar crepes y conservarlas para tenerlas listas. Después solo será cuestión de rellenar y calentar así que en 5 minutos podemos llevarla de la nevera al plato.

Sirve crepes dulces rellenas de chocolate, mermeladas, confituras, miel o frutas, o si lo prefieres, puedes preparar crepes saladas (te explicamos en la receta cómo debes hacerlo) y ponerles queso, embutidos, verduras y todo lo que se te ocurra, como si fuesen un sandwich o una pizza.

Si te gustan los crepes salados seguro que también te interesa nuestra receta definitiva sobre cómo hacer la masa de crepes, que es como la que aquí detallo pero con algunas sugerencias para servirlas con ingredientes dulces. Si prefieres una versión más consistente y americana de las crepes, puedes preparar tortitas o pancakes caseras tortitas de avena y plátano o la versión saludable de . Y por supuesto, acompaña tu desayuno con los clásicos huevos revueltos con bacon o los famosos huevos benedict con salsa holandesa y bacon y pon la guinda con pan de molde casero o, si te gustan las tostadas, no dudes en preparar nuestro pan casero en cazuela. Si te gusta innovar, prepara bagels neoyorquinos que tan de moda se están poniendo, o incluso anímate con un delicioso mug cake, son pequeños bizcochos que se preparan al microondas en una taza, ¡listos en 5 minutos!

 

Ingredientes para hacer crepes salados con salmón, queso y rúcula (unos 6-8 crepes, depende del tamaño final que les des):

  • Para la masa de crepes:
    • 100 gr de harina de trigo.
    • 2 huevos.
    • 250 ml de leche.
    • 25 ml de agua.
    • 10 gr de mantequilla sin sal para la masa, y un poquito más para derretirla en la sartén.
    • Un poquito de sal.
  • De acompañamiento, para cada crepe, cantidades al gusto (y por supuesto puedes ponerle los ingredientes que prefieras):
    • Queso crema.
    • Mostaza a la antigua en grano.
    • Eneldo seco.
    • 1 huevo M.
    • Alcaparras.
    • Salmón ahumado o si prefieres puedes preparar en casa nuestro salmón marinado que está espectacular.
    • Rúcula.
    • Aguacate.
    • Aceite de oliva, pimienta negra recién molida y sal (ideal si es en escamas, es un toque que me encanta).

 

Preparación, cómo hacer crepes salados con salmón, queso y rúcula:

  1. Puedes mezclar todos los ingredientes en una batidora de vaso, empezando por los líquidos y terminando por la harina, y batir hasta que la mezcla sea homogénea, con apenas unos segundos estará lista y si queda harina en las paredes despréndela con una lengua de cocina y vuelve a batir.
  2. Si no tienes batidora de vaso también puedes prepararla, respetando un orden diferente. En un bol coloca un colador grande y, sobre él, echa la harina. Este proceso sirve para tamizar la harina, es decir, al pasar por el colador evitamos trabajarla con grumos y le damos un poco de aire.
  3. Haz un volcán en el centro, casca los huevos y échalos ahí dentro. Pon también la sal y bátelo todo con unas varillas.
  4. Derrite la mantequilla (puedes hacerlo poniéndola en un vasito y 5-10 segundos en el microondas) y viértela en el bol. Revuélvelo todo bien.
  5. Ahora vierte la leche y el agua poco a poco mientras sigues batiendo la mezcla para que no queden grumos.
  6. Deja reposar la masa en la nevera durante al menos 30 minutos, tapada. Lo que suelo hacer es ponerla en una jarra (después será más cómodo para ir echando los chorritos de masa a la sartén), y además si las quiero para desayunar, dejo la masa lista la noche anterior en la nevera. Si la jarra no tiene tapa, ponle papel film.

    Ingredientes crepes salados

    Preparamos los ingredientes para los crepes

  7. Mientras reposa la masa prepara los ingredientes de tu relleno. Si quieres hacerlas como yo, mezcla en un pequeño recipiente el queso crema con la mostaza, el eneldo y pimienta, sal y aceite de oliva al gusto. Además ten a mano el resto de ingredientes y casca el huevo en un bol.

    Crema de queso

    Mezclamos los ingredientes de la crema de queso

  8. Escoge una sartén antiadherente de las dimensiones que prefieras para tus crepes, ponla a fuego medio con una pizca de mantequilla y cuando se derrita mueve la sartén para que se reparta por toda la superficie. Yo como tengo crepera la he utilizado pero antes de tenerla las preparaba en una sartén y quedan geniales.
  9. Ahora echa un chorrito de masa, suficiente para cubrir con una fina capa el fondo de la sartén y muévela para que se extienda bien y quede redonda. Debes saber que esta primera crepe siempre suele salir regular porque es complicado acertar a la primera con la temperatura del fuego para conseguir el equilibrio para que se cocine pero no se queme, y además ayuda a que la sartén termine de engrasarse bien con la mantequilla, lo que hace que las siguientes crepes salgan ya perfectas. Aún así, con un poco de práctica conseguirás que incluso la primera salga perfecta.
  10. Deja que la crepe se dore por un lado durante un minuto, dale la vuelta con una espátula y baja el fuego al mínimo. Unta el centro con la mezcla de queso que hemos preparado y coloca el huevo en el centro o hacia uno de los laterales pero no mucho ya que vamos a doblarlos.

    Crepe salada con queso y huevo

    Extendemos la crema de queso en la crepe y el huevo

  11. Ahora tapa la sartén o crepera con una tapadera (ideal si es de cristal para poder ver el interior) durante un par de minutos para que la clara del huevo se cuaje.

    Crepe con huevo

    Tapamos para que se cuaje la clara del huevo

  12. Cuando se haya cuajado (puedes tocarla para comprobarlo) dobla las esquinas de la crepe como puedes ver en las fotografías y retírala a un plato para seguir con el resto de crepes, subiendo de nuevo la temperatura del fuego.
  13. Coloca por encima el resto de ingredientes: aguacate, salmón, rúcula, alcaparras y espolvorea por encima un poco de sal en escamas, pimienta negra recién molida y eneldo, sobre todo encima del huevo.

    Crepe salada con salmon y aguacate

    Añadimos el resto de ingredientes sobre la crepe

 

Tiempo: 10 minutos y 30 minutos de reposo para la masa y 30 minutos para preparar todas las crepes

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Estos crepes están pidiendo a gritos que te las comas nada más salgan de la cocina. De todas formas, si quieres simplemente preparar los crepes y utilizarlos más adelante puedes cocinarlos por ambos lados aunque intentando que no se doren demasiado, guardarlos en un recipiente cerrado en la nevera y, cuando los vayas a utilizar, volver a pasarlos por la sartén y, si te apetece, hacer el procedimiento para que el huevo se cocine.

Recuerda que la yema está líquida, es un enorme gustazo romperla e ir mojándola con los bocados que te vas llevando a la boca. Eso si, lo ideal es que la prepares a tu gusto por lo que puedes modificar y añadir todos los ingredientes que quieras, siempre están de… ¡escándalo!

Receta de crepes salados con salmon, queso y rucula

Crepes salados con salmón, queso y rúcula

 

Variaciones de la receta de crepes salados con salmón, queso y rúcula:

Rellénalas con los ingredientes que más te gusten, como si fuera una pizza, por ejemplo bacon o trocitos de pollo, jamón, atún, verduras salteadas, unos champiñones, quesos de todo tipo… riquísima.

Tienes que saber que quedan espectaculares si las gratinas en el horno. Para ello, rellénalas con los ingredientes que prefieras (pero que no sean ingredientes que se deban poner en frío como los de esta receta), dóblalas y ponlas en una bandeja de horno. Espolvorea queso rallado por encima y gratínalas 5 minutos a alta temperatura (unos 200ºC). Decir que quedan sabrosísimas es poco, realmente están de… ¡escándalo!

 

Consejos:

Puedes dejar la masa lista la noche anterior en la nevera, bien tapada, y a la mañana siguiente solamente tienes que prepararlas en la sartén con lo que tardarás muy poco en servir un desayuno casero y delicioso.

Otra forma de conservarlas es cocinarlas por ambos lados y guardarlas en un recipiente cerrado en la nevera. Para utilizarlas solo tendrás que calentarlas unos segundos en el microondas o pasarlos de nuevo por una sartén, sobre todo si quieres rellenarla con ingredientes a los que les va bien el calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner instagram @recetasdeescandalo
¿Aceptas las cookies?Aceptar