Raviolis de pasta fresca casera rellenos de requesón con trufa de verano

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 2 votos, 5,00/5 ¡Valórala!
Raviolis de pasta fresca casera rellenos de requeson con trufa de verano

En casa nos gusta muchísimo la pasta y la comeríamos como suelen hacer en Italia, cada día, aunque para no ser pesados si que es cierto que al menos una vez a la semana cae un buen plato de pasta. Es de lo más versátil, parece que todo le sienta bien y además hay casi infinitos tipos de pasta e incluso la podemos preparar en casa, como sucede con esta receta.

Estos raviolis de pasta fresca casera rellenos de requesón con trufa de verano están de auténtico… ¡escándalo! Combinar algo tan sabroso y apetecible como la pasta fresca con las trufas es todo un lujo y con nuestra receta verás que además no es complicado. Si que es cierto que, como todas las masas, requieren de paciencia y la experiencia siempre es un punto a favor pero si sigues nuestro paso a paso seguro que te queda una pasta deliciosa.

En cuanto al relleno he optado por uno de sabores suaves que no enmascare el aroma de la trufa, por eso la combinación de requesón y cebolla caramelizada queda genial. Sucede lo mismo con la salsa, para no quitarle protagonismo ni a la trufa ni a la pasta casera verás que simplemente utilizo un ingrediente para darle un pequeño toque y que salga a la mesa jugosita.

Con pasta fresca también he elaborado estos tortellinis de pasta fresca casera rellenos con carrilleras de cerdo en salsa y los canelones de carne picada y pasta fresca con bechamel. Eso si, i quieres empezar con la pasta fresca nada mejor que hacerlo con una lasaña como la lasaña de espinacas, la lasaña de carne a la boloñesa, la lasaña de verduras o la lasaña de atún y verduras.

También te van a encantar el resto de nuestras recetas de pasta entre las que se encuentra, los spaguetti a la boloñesa, los rigatoni con salsa boloñesa, los macarrones al horno gratinados, los clásicos espaguetis a la carbonara (y la versión no tradicional de espaguetis a la carbonara con nata), los macarrones con salsa roquefort, los espaguetis con gambas, la pasta Alfredo con su famosa Salsa y unas recetas muy especiales con salsa casera, los tagliatelle con salsa pesto y los macarrones de Escándalo con bechamel de mostaza y queso, ¡deliciosos!

 

Ingredientes para hacer raviolis de pasta fresca casera rellenos de requesón con trufa de verano:

  • 320 gr de sémola de trigo duro. Si no la encuentras (la suelen vender en panaderías que producen su propia harina) puedes sustituirla por harina de trigo, no queda igual pero el resultado es también muy bueno.
  • 160 gr de harina de trigo.
  • 4 huevos L.
  • 200 gr de requesón o queso ricotta.
  • 200 ml de nata para cocinar.
  • 1 trufa de verano.
  • Para la cebolla caramelizada:
    • 400 gr de cebollas (ten en cuenta que el resultado final será 1/4 del peso inicial, por lo que esta receta es para obtener alrededor de 100 gr de cebolla caramelizada).
    • 2 cucharadas de azúcar moreno.
    • 20 ml de aceite de oliva.
    • 1 pizca de sal.
    • 1 cucharada sopera de vinagre balsámico de módena (opcional, para acelerar un poco el proceso y darle un pequeño toque ácido).

 

Preparación, cómo preparar raviolis de pasta fresca casera rellenos de requesón con trufa de verano:

  1. Elaborar la masa de la pasta es muy fácil. Sobre una superficie lisa en la que se pueda amasar o en un cuenco amplio, crea un volcán con las harinas, casca los huevos y échalos en el centro.

    Como hacer pasta fresca

    Empezamos a preparar la masa

  2. Empieza mezclando con un tenedor, batiendo un poco los huevos e incorporando poco a poco la harina de alrededor.

    Receta de pasta fresca

    Vamos mezclando los ingredientes de la masa para la pasta fresca

  3. Cuando ya no puedas seguir con el tenedor continúa con tus propias manos, mezclándolo todo y amasando aunque en esta masa no se trata de amasar mucho tiempo sino simplemente de que quede homogénea y se despegue de tus dedos.
  4. Cuando esté todo bien mezclado y sin grumos y la masa esté dura y ligeramente elástica ya la tienes lista. Lo cierto es que el tipo de harina influye bastante ya que hay harinas que absorben más o menos agua que otras así que si te queda muy seca puedes añadir un poco de agua para seguir trabajándola y que no quede cuarteada.
  5. Envuélvela en papel film y déjala reposar unos 30 minutos.
  6. Mientras tanto prepara el relleno, que básicamente consiste en elaborar la cebolla caramelizada y mezclarla con el requesón.
  7. Para la cebolla caramelizada sigue nuestra receta aunque aquí te hago un pequeño resumen y un poco más acelerada para que la hagas en menos tiempo:
    1. Corta la cebolla en rodajas muy finas con una mandolina o cuchillo.
    2. Pon en un cazo el aceite y la sal junto con la cebolla a temperatura media-suave y cocina la cebolla durante unos 15-20 minutos para que esté tierna.
    3. Añade el azúcar y opcionalmente el vinagre y mézclalo todo bien.
    4. Deja que se siga cocinando unos 5 minutos más, hasta que no haya líquido en el cazo y la cebolla tenga este aspecto:

      Cebolla caramelizada

      Ya está lista la cebolla caramelizada. Esta cantidad es la que sale cuando preparo las cantidades de mi receta completa que es más de la que se necesita para esta receta

  8. Cuando se haya enfriado un poco la cebolla caramelizada mézclala con el requesón.
  9. Ya podemos darle forma a la pasta fresca.Para que la masa no se seque mientras se manipula yo lo que hago es coger una cuarta parte y el resto lo sigo dejando envuelto en papel film.
  10. Para estirarla, aunque puedes hacerlo con un rodillo lo ideal es utilizar una máquina para pasta ya que su uso es de lo más sencillo y el resultado perfecto.
  11. Echa un poco de harina de trigo en la superficie en la que estás trabajando y aplasta la masa en ella ligeramente para aplanarla un poco. Ajusta tu máquina de pasta al grosor más grande y pasa la masa por esa abertura de la máquina, girando el rodillo. Vuelve a doblar la pasta sobre sí misma y pásala de nuevo por el rodillo. Repite esta operación un par de veces y, si notas la masa húmeda o se pega un poco, puedes espolvorear un poco de harina por encima.
  12. Para las siguientes pasadas ve cerrando la abertura del rodillo para que cada vez salga más fina, dejándola a tu gusto y también dependiendo de lo que quieras preparar después. En esta caso al ser pasta rellena la dejo bastante finita porque después la cerraremos y la pasta quedará con doble grosor así que suelo irme al número 7 u 8.
  13. Cuando ya tienes la masa estirada puedes darle la forma que prefieras. En este caso he ido dejando las planchas estiradas tal cual de pasta fresca.
  14. Para rellenarla, ve cogiendo relleno ya frío con unas cucharillas, dale una forma un poco compacta y casi de bolita y ve colocándolas encima de la pasta, calculando con tu molde que después puedes cortar los raviolis adecuadamente.

    Como hacer raviolis de pasta fresca rellenos

    Voy preparándolo todo para rellenar los raviolis

  15. A continuación utiliza un recipiente con agua para humedecer tu dedo y con él humedecer la pasta que queda alrededor del relleno.
  16. Coloca una lámina encima de pasta y ve moldeándola alrededor del relleno y presionándola suavemente para que quede pegada a la pasta de debajo.
  17. Con un cortador de raviolis ve cortando la pasta de forma que los rellenos queden en el centro.
  18. Ve dejándolos sobre un paño de algodón para que se sequen un poco mientras terminas de darle forma a los demás.

    Raviolis de pasta fresca casera rellenos

    Así van quedando los raviolis rellenos

  19. En este punto, si quieres conservarla sin cocerla puedes esperar a que se seque y endurezca y guardarla en un recipiente cerrado en la nevera hasta 2 días o bien congelarla.
  20. Para cocerla es el mismo proceso que para las pastas que no son caseras. Pon abundante agua a hervir en una olla y cuando hierva échale una cucharada de postre de sal y echa la pasta.
  21. Cuando vuelva a hervir déjala unos minutos cociendo. ¿Cuántos? Depende del grosor de la pasta y de cómo te guste su punto. En este caso han necesitado unos 12-14 minutos, así que a partir de 10 minutos puedes ir probándola. Como truco, puedes guardar recortes que te hayan quedado de la pasta y echarlos en la olla al cocer para después ir rescatándolos para probar el punto de la pasta.

    Como cocer pasta fresca

    De la misma forma que se cuecen los tortellinis se cuecen los raviolis

  22. Cuando esté lista, escúrrela. Para ello lo ideal es que vayas sacando con un cucharón agujereado o similar cada pieza de pasta y la dejes sobre un escurridor, para evitar que se rompa o se abra.
  23. En la olla en la que la hemos cocido, ya sin agua, echa la nata y caliéntala un poco, en cuanto humee echa los raviolis de nuevo en la olla y con mucho cuidado mueve un poco la olla para que la pasta quede impregnada.
  24. Sírvela en los platos de los comensales y ralla por encima trufa de verano. También me gusta cortar algunas láminas de trufa y así acompañar el plato con dos textura. Si quieres saber más sobre las trufas haz clic aquí.

    Trufa de verano

    Así son las trufas de verano

 

Tiempo: 1 hora y 30 minutos

Dificultad: media

 

Sirve y degusta:

Justo después de escurrirla y mezclarla con la nata caliente sírvela en los platos de los comensales para que llegue caliente a la mesa. Si tienes que dejarla lista con antelación lo ideal es que la cuezas en el último momento pero si necesitas dejarla ya lista del todo puedes cocerla y mezclarla con la nata fría, y justo antes de servirla calentarla unos minutos. Si te sobra puedes guardarla en la nevera 2-3 días en un recipiente cerrado o también congelarla.

Una vez que esté repartida en los platos asegúrate de repartir también la nata que pueda quedar en la olla y saca unas lascas de trufa de verano con un pelapatatas o un laminador de trufas. También ralla por encima trufa para tener ambas texturas en el plato, algo que queda genial. Unir en un mismo bocado la ternura y sabor de la pasta fresca con algo tan exquisito como la trufa es un auténtico… ¡escándalo!

 

Variantes de la receta de raviolis de pasta fresca casera rellenos de requesón con trufa de verano:

Puedes transformar esta receta como quieras, ya sea cambiando el tipo de relleno o el tipo de pasta. En vez de raviolis unos tortellinis quedan genial, como los de esta receta de tortellinis de pasta fresca casera rellenos con carrilleras de cerdo en salsa.

De relleno puedes utilizar otros quesos a tu gusto aunque te recomiendo que sean de sabor suave para que no enmascaren a la trufa que es la protagonista. Lo que si aceptaría bien esta receta es servir como salsa una buena bechamel casera aunque la cantidad no debería ser muy abundante para disfrutar del resto de sabores.

 

Consejos:

Siempre que se trabaja con masas digo que la experiencia es bastante importante para conseguir el mejor resultado y hacerlo de manera sencilla. Los inicios con las masas de todo tipo siempre nos siembran de dudas pero también es cierto que se aprende rápido y la experiencia pasa a ser un auténtico gustazo, tanto por el proceso como por el resultado final. Un buen comienzo es preparar unas sencillas láminas para una lasaña y a partir de ahí seguir experimentando.

La trufa aporta un aroma único y con mucha personalidad, y es diferente si se trata de trufa de verano o de invierno. Aprovecha para darle ese toque a tus platos con una u otra según la temporada, ya que en este caso puedes preparar la receta tal cual pero con trufa negra, de aroma aún más intenso que la de verano, por lo que si quieres comprar trufa negra te recomiendo esta web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner YouTube

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar