Pollo al horno asado entero, muy jugoso y con piel crujiente

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,50 de 5)
Pollo al horno asado entero, muy jugoso y con piel crujiente

Sin duda alguna el pollo es una de mis carnes preferidas por la versatilidad que ofrece y por su sabor y jugosidad, si si, jugosidad. Deja atrás la idea de que el pollo y sobre todo las pechugas son una carne reseca porque con esta receta te voy a enseñar cómo preparar un pollo exquisito (y de paso te cuento qué tipo de pollo deberías usar).

Esta receta de pollo al horno asado entero, muy jugoso y con piel crujiente es la que siempre habéis querido preparar en casa y, sin embargo, os cuesta atreveros. ¿Quedará la carne tierna? ¿Conseguiré una piel dorada? Sigue el paso a paso de esta receta y te aseguro que te costará volver a comprar un pollo asado ya preparado. De guarnición no hay nada mejor que cocinar unas verduras en el horno en el propio jugo que va soltando el pollo, en este caso han sido unas zanahorias y unas chalotas.

Eso si, aquí lo fundamental es elegir un buen pollo, te recomiendo que siempre que ases utilices un pollo campero con su piel amarillita y esa pequeña capa de grasa que los diferencia de los pollos que no lo son y que aporta lo necesario para conseguir una carne de 10. Además la carne de pollo asado es tan versátil que puedes congelarla para consumir más adelante pero también para preparar croquetas, rellenos de verduras, con pasta como lasañas y canelones, para servir en tostadas o bocadillos… por todo esto, piensa si te interesa hornear 2 pollos a la vez ya que gastas la misma energía en horno y el mismo tiempo pero tienes una carne exquisita lista para cuando quieras.

Si te gusta la combinación de pollo y horno (es de mis preferidas de siempre), disfruta con recetas como estos muslos de pollo al horno con limón, el clásico asado de pollo con patatas, los contramuslos de pollo a la naranja asados en el horno con patatas, el pollo asado al horno con champiñones y las deliciosas alitas de pollo al horno con miel y salsa de soja,

En cuanto a otras aves, te recomiendo muchísimo que prepares en navidad la pularda rellena al horno con guarnición de patatas marinadas y zanahorias baby, es un espectáculo la carne de este tipo de gallinas. Y por supuesto otra de mis carnes favoritas, el pato, con esta receta de confit de pato con salsa Pedro Ximénez y puré de patatas y manzanas.

 

Ingredientes para preparar pollo al horno asado entero, muy jugoso y con piel crujiente:

  • 1 pollo. Os recomiendo que sea campero para que esté más jugoso y sabroso. Yo he preparado uno de 1,7 kg y va perfecto para 4 personas. Debe estar completamente limpio de plumas y con el interior vacío, pide en la carnicería que te lo pongan así.
  • 1 limón.
  • 200 ml de agua más la que vaya necesitando durante el horneado.
  • Para la marinada:
    • Unas ramitas de hierbas frescas: tomillo, romero.
    • 1 cucharadita de postre de pimienta negra recién molida.
    • 1 cucharada sopera de zumo de limón.
    • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
    • 1 cucharada sopera de agua.
    • 1 cucharada sopera de brandy o coñac.
    • 1 cucharadita de postre de sal.
  • Para la guarnición:
    • 1 zanahoria por persona.
    • 2 cebollitas francesas o chalotas por persona.

 

Preparación, cómo hacer la receta de pollo al horno asado entero, muy jugoso y con piel crujiente:

  1. Lo primero que vamos a hacer es sacar el pollo de la nevera y dejarlo colocado en una rejilla de horno sobre la que lo vamos a hornear, y con una bandeja de horno debajo. Yo tengo tanto bandeja como rejilla pequeñas y que me van perfectas para este pollo, pero podéis utilizar la bandeja y rejilla que suele venir con cualquier horno. Esto va a favorecer que consigamos una piel crujiente.
  2. Precalienta el horno a 180ºC. Nosotros hemos activado en nuestro horno Brandt la resistencia de arriba y de abajo y el ventilador.
  3. Ahora vamos a preparar la marinada. Recoge solo las hojas y pica el tomillo y el romero. Ponlos en un pequeño bol junto con el resto de ingredientes: pimienta negra recién molida, zumo de limón, aceite de oliva, agua, brandy y sal. Mézclalo todo bien.
  4. Ahora toca pintar el pollo con esta marinada con ayuda de un pincel de cocina, tanto por dentro como por fuera por toda la piel.

    Pollo marinado para asar al horno

    Pintamos el pollo con la marinada

  5. Parte el limón por la mitad e introdúcelo en el interior del pollo.
  6. Vierte directamente en la bandeja de horno (¡nunca por encima del pollo!) 200 ml de agua.
  7. La regla a seguir para hornear el pollo es que debemos contar 30 minutos por cada 500 gr de pollo. Como el mío pesaba 1,7 kg estimé entre 1 hora y media y 2 horas de horneado.
  8. Cuando el horno haya alcanzado los 180ºC introduce el pollo sobre la rejilla y con la bandeja debajo a una altura media o un poco por debajo, y deja que se cocine el tiempo que necesite según el peso. Si en algún momento ves que se está dorando demasiado la piel para tu gusto y todavía le queda bastante tiempo de horneado puedes sacar el pollo un momento, taparlo por encima con papel de aluminio y seguir con el horneado.
  9. Si ves que apenas queda líquido en la bandeja inferior, añádele otros 100 ml de agua siempre que lo necesite porque lo que quede es una salsita increíblemente deliciosa.
  10. Mientras tanto podemos preparar la guarnición. Pelas las zanahorias y córtalas por la mitad, y pela también las cebollitas o chalotas y pártelas igualmente por la mitad.

    Guarnicion de zanahorias y chalotas para el pollo asado

    Preparamos las verduras para la guarnición

  11. Cuando le falte una hora al pollo para que esté listo, coloca las verduras en la bandeja del horno para que se cocinen con todos los jugos que está soltando el pollo. Suele ser en este momento cuando aprovecho para tapar el pollo con papel de aluminio porque mi horno lo dora bastante, pero como siempre digo cada horno es un mundo así que puede que no necesites hacer esto si no se ha dorado apenas la piel.

    Pollo asado al horno

    Lo sacamos todo del horno y colocamos las verduras en la bandeja. Así está mi pollo cuando todavía le falta una hora, así que decido taparlo con papel de aluminio para que no se dore la piel en exceso

  12. Cuando le faltan apenas 10-15 minutos para terminar de hornearse (con mi pollo fue cuando llevaba 1 hora y media), destápalo si lo tenías tapado con papel de aluminio y sube la temperatura del horno hasta los 200ºC para que la piel se dore. Tardará alrededor de 10-15 minutos, vigílalo bien para cogerle el punto a tu horno y que la piel quede justo como te gusta, ya que en esto del tono dorado lo que para unos está suficientemente dorado para otros no lo está. Yo siempre busco que quede la piel crujiente así que dejo que se dore bastante.
  13. Saca el pollo con la rejilla y la bandeja del horno y deja que repose todavía en la rejilla unos 10 minutos antes de trincharlo.

 

Tiempo: 2 horas y media o 3 dependiendo del tamaño del pollo

Dificultad: media

 

Sirve y degusta:

Pon en la mesa la guarnición de zanahorias y cebollitas, los jugos en una salsera y por último sirve en los platos de los comensales las porciones de pollo asado. Si te sobra carne o salsa ni se te ocurra tirarlas ya que se pueden aprovechar de mil formas (congelarlo para otro día, croquetas, lasaña con pollo…), le va a dar a todo lo que toque un sabor espectacular.

Es una delicia servir un pollo tan jugoso por dentro y con una piel tan crujiente, y además acompañado con la salsa de sus propios jugos y la guarnición de verduras es un plato de auténtico… ¡escándalo!

Receta de pollo al horno asado entero, muy jugoso y con piel crujiente

Pollo al horno asado entero, muy jugoso y con piel crujiente

 

Variaciones de la receta de pollo al horno asado entero, muy jugoso y con piel crujiente:

Puedes preparar una marinada a tu gusto. La de esta receta es todo un clásico pero puedes darle un toque muy especial utilizando especias como pimentón e incluso comino o curry, le dan un puntito exótico que le va genial al pollo.

De guarnición unas sencillas verduritas a la plancha o una buena ensalada también le van genial, sobre todo si incluyes esta receta en un menú con varios platos. Y por supuesto puedes hornear otras verduras o patatas a la vez que el pollo.

 

Consejos:

Se puede hornear cualquier tipo de pollo, pero si lo vais a preparar casero, con el tiempo y atenciones que implica, os recomiendo que invitáis un poco más en un buen pollo, un pollo campero con su piel bien amarillita que tenga esa poca capa de grasa que después hará que quede jugosísimo y súper rico, como el que he cocinado yo. Os aseguro que vale la pena 😉

No tengas miedo alguno de hornear el pollo, aunque no lo hayas hecho nunca antes. Simplemente horneándose a esa temperatura y tapándolo con papel de aluminio si se dora demasiado es difícil que se te reseque. Para que llegue en su punto a la mesa, cuando lo hayas horneado y justo antes de subirle la temperatura al horno puedes cortar un trocito de la pechuga que asoma por la zona cercana al cuello y ver si está bien hecha. Ten en cuenta que después tienes que dorar la piel y los posteriores de reposo hacen que se siga cocinando en su propio calor, así que cuando pruebes la pechuga lo ideal es que esté prácticamente hecha y jugosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner instagram @recetasdeescandalo

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar