Pizza de masa casera con manzana, queso azul y cebolla roja

4
120 min

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 11 votos¡Valórala!

Pizza de masa casera con manzana, queso azul y cebolla roja

Esta riquísima pizza de masa casera con manzana, queso azul y cebolla roja es ideal para quienes les gustan los contrastes dulces y salados y los quesos de sabor potente. Además, gracias a que no lleva tomate, la base de la pizza y los bordes quedan especialmente crujientes.

La clave está en preparar la masa de forma casera y con nuestra receta paso a paso lo vas a tener muy fácil ya que es sencilla de manipular, requiere poco amasado y el resultado es fantástico. También es fundamental elegir unas manzanas apropiadas, en este caso he utilizado las manzanas Ambrosia porque son duras y se cocinan fenomenal al horno pero sin deshacerse y la vez aportan un sutil toque dulzón que combina muy bien con resto de ingredientes.

Ingredientes para 2 pizzas redondas o 1 rectangular

  • Para la masa de pizza:
    • 300 g de harina de trigo de fuerza.
    • 7 g de levadura fresca (o 2 g de levadura seca de panadería).
    • 1 cucharadita de sal.
    • 15 g de aceite y un poco más para engrasar el bol donde la dejemos fermentar.
    • 200 ml agua.
    • Harina de trigo o sémola de trigo duro para estirar la masa (opcional).
  • Ingredientes sobre la pizza (cantidades al gusto):
    • Queso mozzarella rallado.
    • Orégano.
    • Manzana Ambrosia.
    • Queso azul del que prefieras. Yo he utilizado gorgonzola.
    • Cebolla roja.
    • Alcaparras.

Preparación, cómo hacer pizza de masa casera con manzana, queso azul y cebolla roja

  1. Empezamos preparando la masa de pizza. Pon en un bol amplio la harina junto con la sal, mezcla un poco con una cuchara y haz un volcán en el centro.
  2. Calienta 200 ml de agua unos 10 segundos en el microondas para que esté tibia (la idea es que nunca supere los 30ºC, unos 25ºC sería lo ideal). Diluye en el agua la levadura fresca y añade la mezcla al centro del volcán. Si utilizas levadura seca simplemente échala al bol y también el agua.
  3. Mezcla un poco con una cuchara y añade el aceite. Sigue mezclando hasta que la masa haya absorbido prácticamente todo el líquido.
  4. Echa un poco de harina en una superficie de la cocina, pon la masa encima y comienza a amasarla con tus manos, doblándola sobre sí misma, durante unos 5 minutos. Si se te pega un poco a las manos (aunque esta masa no es especialmente pegajosa), déjala de nuevo en el bol reposar 5 minutos y después sigue amasando.
  5. Cuando tengas una masa con aspecto homogéneo dale forma de bola y ponla en un bol que previamente habrás engrasado con un poco de aceite. Tapa con un paño ligeramente húmedo o con un gorro de ducha desechable (va fenomenal este truco, se adaptan a casi cualquier bol y puedes reutilizarlos).

    Masa casera de pizza
    Así queda la masa de pizza hecha una bola
  6. Espera a que doble su volumen, tardará alrededor de 1 hora dependiendo de la temperatura ambiente (lo ideal es dejarla en un lugar cálido y sin corrientes de aire).

    Masa casera de pizza thermomix
    Ya se puede apreciar que ha doblado el volumen
  7. Corta la masa en dos partes si lo que quieres es formar 2 pizzas y pon cada una sobre papel de horno en el que previamente habrás echado un poco de harina. Yo suelo espolvorear un poco de harina gruesa, en este caso ha sido sémola de trigo duro, ya que me gusta la textura granulada que le da a la pizza por fuera pero esto es opcional y al gusto.
  8. Empieza a precalentar ya tu horno con calor arriba y abajo y ventilador ya que cuanto más caliente esté, mejor quedarán las pizzas. Lo ideal serían 250ºC pero con 220ºC también puedes hornearlas.
  9. Te recomiendo estirarla con tus propias manos aunque también puedes utilizar un rodillo, y si ves que se pega puedes echar un poco de harina de trigo por encima para que te resulte más sencillo.
  10. Lava la manzana, córtala por la mitad, después en cuartos, retírale la parte central con las semillas y córtala en rodajas finas.
  11. Cubre la masa con queso rallado y orégano.

    Pizza con queso y oregano
    Cubrimos la base de la pizza con queso y orégano
  12. Coloca por encima las rodajas de manzana, unas tiras de cebolla roja, trocitos de queso azul y alcaparras.

    Pizza casera con manzana
    Ponemos la manzana en la pizza
  13. Pon la pizza con el papel de horno sobre una rejilla de tu horno a la altura más baja y hornéala hasta que esté a tu gusto. En mi horno suelen tardar unos 8-10 minutos hasta que veo que el queso está derretido y empieza a dorarse, y también se doran los bordes de la pizza.

    Ingredientes pizza manzana, queso azul y cebolla roja
    Así entra la pizza en el horno
  14. Truco para que te quede especialmente crujiente: coloca la pizza con su papel de horno directamente en la base del horno, sin bandeja ni nada (esto lo puedes hacer si tu horno NO es de gas), y déjala ahí 3-4 minutos para que se dore la base y quede crujiente. Súbela a una altura por encima de la mitad en el horno sobre una rejilla y deja que se termine otros 4-5 minutos o hasta que la masa y el queso estén dorados.

    Como hacer pizza de masa casera con manzana, queso azul y cebolla roja
    Ya tenemos lista la pizza de manzana

Tiempo: 2 horas incluyendo reposo de la masa

Sirve y degusta

Sirve la pizza nada más salir del horno, bien calentita. Ponla en una tabla, si quieres manteniendo debajo el papel de horno, y córtala en cuadrados si es rectangular o en 8 triángulos si es redonda. Si te sobra no te preocupes, puedes recalentarla al día siguiente en el horno durante unos minutos y estará riquísima.

La masa queda muy rica, por dentro esponjosa y con aire pero con unos bordes crujiente y dorados, al igual que la base. Con esta combinación de queso azul, cebolla roja y manzana está de auténtico… ¡escándalo!

Receta de pizza de masa casera con manzana, queso azul y cebolla roja
Pizza de masa casera con manzana, queso azul y cebolla roja

Variaciones

Tal cual está la pizza puedes añadirle unas nueces en trocitos, unos tomates cherry en cuartos o, después de sacarla del horno, puedes ponerle rúcula por encima o albahaca picada.

Esta pizza queda especialmente crujiente porque no lleva tomate, pero si quieres que quede un poco más jugosa puedes ponerle un poco de nata en la base antes del queso rallado.

Consejos

Hay muchas recetas de masa de pizza, para mi esta es mi preferida porque tiene un equilibrio entre el resultado final y su manipulación. Hay otras masas de pizza más fáciles de manipular ya que llevan una mayor proporción de harina pero luego no quedan tan esponjosas y crujientes.

Natalia Sala, la cocinera de Recetas de Escándalo

Me encanta cocinar, llevo haciendo recetas y experimentando con la cocina desde mi adolescencia, y no puedo resistirme ante sabores nuevos e innovadoras formas de tratar los alimentos. Mi gran momento de relax llega cuando puedo pasar un rato en la cocina preparando un nuevo plato.

Saber más sobre Natalia >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio