Pechugas de pollo al horno jugosas y riquísimas

Cualquiera
60 min

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 144 votos¡Valórala!

Pechugas de pollo al horno jugosas y riquisimas

Ingredientes

  • Pechugas de pollo enteras, la cantidad que prefieras.
  • Para hacer la salmuera necesitas:
    • Agua, suficiente para cubrir tus pechugas de pollo en un recipiente. Yo para dos pechugas necesité 1 litro de agua.
    • Sal, tienes que añadir un 4% respecto a la cantidad de agua así que en mi caso para un litro de agua añadí 40 g de sal.
  • Especias y hierbas al gusto para incluir en la salmuera: 2 clavos de olor, las semillas de 2 vainas de cardamomo, 1 hoja de laurel, una ramita de romero y un chorrito de zumo de limón, sin embargo puedes utilizar las que prefieras.
  • Especias y hierbas para pintar las pechugas al hornearlas, más o menos la misma cantidad de cada una (yo he utilizado algo así como media cucharadita de postre): comino, pimentón dulce, ajo en polvo, pimienta negra recién molida y orégano, también 3-4 cucharadas de aceite de oliva y una pizquita muy pequeña de sal.
  • 2-3 cucharadas soperas de vino blanco o zumo de limón. Yo he utilizado vino blanco.

Esta receta s muy especial porque consigue que queden jugosas y riquísimas, nada que ver con esa pechuga reseca que todos hemos comido alguna vez. La clave está en utilizar una técnica conocida como salmuera que consiste en sumergir las pechugas de pollo en una mezcla de agua y sal, lo que hace que la carne absorba agua y retenga mejor sus jugos durante el horneado posterior y por tanto llegue perfectamente cocinada pero muy jugosa al plato. Lo mejor de todo es que la salmuera se puede aromatizar con especias y hierbas a tu gusto, al igual que el aliño con el que se pintan antes de ser horneadas.

Preparación, cómo hacer la receta de pechugas de pollo al horno

  1. Calcula el agua que necesitas para cubrir tus pechugas de pollo. Como vas a utilizar un recipiente después para guardar en la nevera las pechugas con la salmuera, intenta medir el agua en ese recipiente y listo, de hecho si hay agua de sobra no pasa nada, es mejor pasarse para que las pechugas queden después bien cubiertas.
  2. Coloca el agua en una olla y por cada litro de agua añade 40 g de sal.
  3. Pon el fuego a temperatura alta y cuando hierva el agua y se haya disuelto la sal, aparta del fuego.
  4. Añade a la olla las especias y hierbas de la salmuera: clavos de olor, semillas de cardamomo, hoja de laurel, romero y zumo de limón.
  5. Ahora deja que el agua repose hasta que se enfríe, si tienes algo de prisa puedes añadir 3 o 4 cubitos o incluso cambiarla de recipiente.
  6. Cuando esté completamente fría, pon la salmuera en un recipiente con tapadera, sumerge las pechugas de pollo, tapa el recipiente y guárdalo en la nevera. Lo ideal es hacerlo de un día para otro, que estén las pechugas unas 10-12 horas en salmuera pero si tienes prisa al menos te recomiendo 1 o 2 horas.

    Pechugas de pollo en salmuera
    Ponemos las pechugas de pollo en salmuera
  7. Saca las pechugas de pollo de la salmuera y sécalas muy bien con papel de cocina.
  8. Precalienta el horno a 200ºC con calor arriba y abajo y ventilador.
  9. Prepara el aliño para las pechugas, mezclando en un bol las especias que quieras a tu gusto o las que yo te he sugerido: comino, pimentón dulce, ajo en polvo, pimienta negra recién molida y orégano. Añade un pizca muy pequeña de sal y también 3 o 4 cucharadas soperas de aceite de oliva, con esto fue suficiente para las dos pechugas que cociné pero si preparas más cantidad deberás utilizar más especias y aceite.
  10. Coloca las pechugas de pollo en una bandeja de horno y píntalas con el aliño por ambos lados, con ayuda de un pincel de cocina.

    Pechugas de pollo jugosas al horno
    Secamos las pechugas y las pintamos con el aliño
  11. Deja hacia arriba la parte «fea», la que estaba pegada al hueso ya que a mitad de cocción les daremos la vuelta.
  12. Vierte en la bandeja por alrededor de las pechugas el vino blanco o el zumo de limón.
  13.  Introduce la bandeja sobre una rejilla de horno a altura media y hornea 15 minutos.
  14. Saca la bandeja, dale la vuelta a las pechugas y hornea otros 15 minutos. Si quieres puedes pintar de nuevo con un poquito de aceite de oliva por encima.
  15. Hornea otros 10-15 minutos o hasta que veas que están listas. Según el grosor de las pechugas tardarán más o menos tiempo, las mías eran de un tamaño medio. Si tienes dudas saca una, córtale una rodaja por el extremo más grueso y comprueba si el interior está cocinado. En cuanto tengas practicada esta receta una vez con tu horno ya siempre te quedará perfecta con el tiempo que hayas visto que necesitan.
  16.  Saca la bandeja del horno y deja que reposen 5 minutos antes de cortarlas, para que los jugos se asienten.

    Como cocinar pechugas de pollo al horno
    Así deben quedar las pechugas de pollo, cocinadas pero no doradas

Tiempo: 1 hora más el tiempo de enfriado y reposo (mínimo 2 horas)

Sirve y degusta

Una vez que ya tienes horneadas las pechugas de pollo puedes utilizarlas como prefieras, ya sea recién hechas y en caliente o bien frías y a modo de embutido o para ensaladas. En rodajas finas, en rodajas gruesas, en tacos… de cualquier forma están estupendas y pueden ser tu plato principal con alguna guarnición de ensalada, verduras o arroz por ejemplo, o utilizarlas para completar otros platos.

Es una delicia servir unas pechugas de pollo tan jugosas y sabrosas gracias a la mezcla de hierbas y especias de la salmuera y también del aliño, están de auténtico… ¡escándalo!

Receta de pechugas de pollo al horno jugosas y riquisimas
Pechugas de pollo al horno jugosas y riquísimas

Variaciones

Puedes utilizar las hierbas y especias que prefieras tanto para la salmuera como para el aliño posterior, por ejemplo para el aliño se me ocurre que un toque de curry puede estar muy bien, o tomillo y romero para un acabado más clásico y aromático.

Consejos

Si quieres un plus de sabor, utiliza pechugas de pollo campero ya que está más jugoso aún y muy rico, yo siempre que puedo lo utilizo porque vale la pena.

No tengas miedo alguno de hornear las pechugas de pollo, aunque no lo hayas hecho nunca antes. Sigue mis indicaciones y cuando ya lleve unos 25 minutos en el horno saca una pechuga y córtala para comprobar si está ya hecha. Esto lo tendrás que hacer solamente una vez, en cuanto hayas visto cómo quedan las pechugas en tu horno con según qué tamaño ya sabrás el tiempo que necesitan para futuras veces 😉

Natalia Sala, la cocinera de Recetas de Escándalo

Me encanta cocinar, llevo haciendo recetas y experimentando con la cocina desde mi adolescencia, y no puedo resistirme ante sabores nuevos e innovadoras formas de tratar los alimentos. Mi gran momento de relax llega cuando puedo pasar un rato en la cocina preparando un nuevo plato.

Saber más sobre Natalia >>

22 comentarios en “Pechugas de pollo al horno jugosas y riquísimas”

    1. Hola Jim! Me alegro mucho de que te haya gustado 🙂 Lo cierto es que dependiendo del tamaño de la pechuga y del tiempo se puede notar un toque más o menos salado pero si, puedes ir corrigiendo cantidades hasta que esté a tu gusto 😉
      Un saludo!

    1. Hola Irene! Gracias por tu comentario, he decidido indicar en la receta mejor ese 40% porque aunque depende del grosor de las pechugas y las horas que las dejemos en salmuera, prefiero que a nadie le suceda lo de saladas y con esta cantidad creo que puede haber menos margen de error 😉
      Un saludo!

    1. Hola Irene! Si te has pasado de horno, por más que hayas realizado todo el proceso anterior, te pueden quedar secas. Prueba a vigilarlas un poco más durante el horneado y a ajustar la temperatura de tu horno 😉
      Un saludo!

  1. Hola que tal.

    Seguí los pasos de tú receta y quiero felicitarte porque es un éxito total. Las pechugas quedan super jugosas y con muy buen sabor. Con la salmuera preparada asi como lo mencionaste no necesité agregas mas sal después. Muchas gracias!!

    1. Hola Jacsay! Muchas gracias por tu comentario, me alegro de que te haya gustado tanto esta técnica para cocinar las pechugas de pollo, la verdad es que quedan buenísimas y jugosas, y con el toque justo de sal 😉
      Un saludo!

    1. Hola Heileen! Si, no hay problema en dejarles la piel aunque en la pechuga se suele encoger porque no está sujeta alrededor como sí sucede por ejemplo con la piel de los muslos o de las alitas 😉
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio