Patatas a la importancia. Receta tradicional y deliciosa

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 18 votos, 3,39/5 ¡Valórala!
| 4| 60 min
Patatas a la importancia. Receta tradicional y deliciosa

No me pueden gustar más las patatas y lo mejor de todo es que no tengo una forma preferida de comerlas sino que me encanta cocinarlas cada vez de una forma e ir variando. Algunas de esas recetas son experimentos míos pero otras son auténticos clásicos como la receta de hoy, un plato tradicional del que se habla muy poco últimamente para lo rico que está.

Estas patatas a la importancia están buenísimas, quedando las patatas tiernas y muy sabrosas. La receta se realiza en dos fases, primero una fritura y después un guiso, pero ambas muy fáciles y el resultado bien merece la pena. El toque más especial lo aporta un majado de varios ingredientes entre los que se incluye el azafrán, que aporta un aroma y también un color fantástico al plato.

Yo no soy muy aficionada a las frituras pero siempre digo que si hay que hacerla (para esta receta no hay otra opción), que se haga bien, así que más abajo os dejo los trucos para freír las patatas perfectamente y que queden con una costra finita y nada aceitosas. Al guisarlas después terminan de cocinarse y quedan tiernas y súper ricas, ideales como guarnición de carnes y pescados pero sobre todo como plato principal que es como yo suelo comerlas ya que me encantan.

Y si tienes dudas con el azafrán porque tiene un alto precio, te diría que marca tanto la diferencia en esta receta y el resto de ingredientes son tan económicos que vale la pena invertir en unas hebras para tenerlas en la despensa y utilizar unas pocas con esta receta, con 5 o 6 es suficiente 😉

Si te gusta esta receta, pásate por nuestra sección de recetas con patatas, donde encontrarás básicos como el puré de patatas casero, las clásicas patatas a lo pobre con cebolla y pimientos, las patatas al horno asadas en gajos, las deliciosas y socorridas patatas panaderas al horno, nuestros trucos para conseguir patatas fritas perfectas: tiernas por dentro y crujientes por fuera, las originales patatas duquesa, las patatas gratinadas al horno o tartiflette, las increíblemente sencillas patatas cocidas al microondas, o las tradicionales patatas revolconas, meneás, machaconas o revueltas.

Si te gustan los guisos, las patatas son coprotagonistas en el delicioso hervido de judías verdes con patatas y huevos, en los ñoquis de patata o gnocchi caseros, en el pastel de carne picada y patata con queso y en los clásicos huevos rotos o huevos revueltos con patatas y jamón. Y por supuesto puedes servirlas frías, como en la ensalada campera de patatas tradicionalensalada alemana de patatas cocidas y salmón ahumado con salsa mayonesa tártara, o a modo de aperitivo como estas patatas deluxe o patatas gajo asadas al horno, las deliciosas patatas bravas con su salsa brava casera o la tortilla de patatas.

 

Ingredientes para hacer patatas a la importancia tradicionales (4 personas):

  • 3 patatas de tamaño medio o 2 grandes.
  • Harina de trigo.
  • 2 huevos.
  • 1 cebolla grande o 2 más pequeñas.
  • 3 dientes de ajo.
  • Unas ramas de perejil fresco.
  • Unas hebras de azafrán, 5 o 6.
  • 100 ml de vino blanco.
  • Agua o caldo de pollo, la cantidad que necesites para cubrir las patatas.
  • Abundante aceite para freír y sal.

 

Preparación, cómo hacer la receta de patatas a la importancia tradicionales:

  1. Pela las patatas con un pelapatatas y córtalas en rodajas gruesas aunque sin pasarte, de medio centímetro aproximadamente, como puedes ver en las fotos.
  2. Casca los huevos y bátelos en un bol.
  3. En un plato llano pon harina de trigo y ve pasando las patatas por la harina, por un lado y por otro y por los bordes.
  4. Sacúdelas bien para que solo se les quede una fina capa de harina pegada. Yo lo que hago para no pringarme demasiado es ir enharinando las patatas hasta tenerlas todas enharinadas, este proceso lo suelo hacer con las manos para darles cómodamente la vuelta, y al terminar me lavo las manos y sigo con la receta, ya no me mancho más.

    Patatas a la importancia

    Vamos enharinando y pasando las patatas por huevo batido

  5. Cuando ya están todas enharinadas ve preparando el aceite. En una sartén honda o cazo echa abundante aceite, pon el fuego fuerte y cuando el aceite esté bien caliente (sin que llegue a humear), ya lo tienes listo para freír las patatas. Si tienes un termómetro de cocina podrás medir la temperatura del aceite y empezar a freír cuando llegue a 170ºC, y si no siempre puedes echar la primera patata, si se quema rápidamente es que está muy fuerte el aceite y si burbujea poco es que le falta un poco de temperatura.
  6. Cuando tengas el aceite preparado, con unas pinzas de cocina coge una rodaja de patata, pásala por el bol de huevo batido, sujétala encima para que escurra el exceso y échala en el aceite. Procura no meter las pinzas en el aceite para que no se te forme una costra en los restos que pueda llevar pegados. Sigue hasta completar una tanda, que no estén unas encima de otras.
  7. Ve mirándolas y cuando se hayan dorado por un lado (a mi me han tardado entre 3 y 4 minutos) dales la vuelta para que se doren por el otro.

    Patatas a la importancia fritas

    Vamos friendo las patatas hasta que estén doradas

  8. Cuando estén doradas por ambos lados sácalas y ve colocándolas sobre un plato con papel de cocina para que recoja el exceso de aceite.
  9. Conforme vayas sacando tandas, échales un poco de sal por encima.
  10. Ahora vamos con la segunda parte de la receta que consiste en guisar las patatas. Pela las cebollas y pícalas finitas.
  11. Utiliza una cazuela o sartén amplia para que después las patatas no estén amontonadas entre ellas, échale un poco de aceite de oliva y sal, ponla a fuego medio y cuando esté caliente incorpora la cebolla. Cocínala durante unos 10 minutos o hasta que esté tierna y empiece a dorarse.
  12. Lava las ramas de perejil, quédate solo con las hojas y sécalas con papel de cocina.
  13. Pela los dientes de ajo y ponlos en un mortero junto con las hojas de perejil, un poco de sal y las hebras de azafrán.
  14. Machácalo todo bien, verás que la mezcla queda amarillenta gracias al azafrán.

    Majado de perejil, ajos y azafran

    Preparamos el majado

  15. Cuando la cebolla esté lista añade la mezcla del mortero y cocínalo todo junto 1 minuto.
  16. Sube el fuego y echa el vino blanco. Cocina durante 2 o 3 minutos para que se evapore el alcohol. Verás el color que deja el azafrán en la cebolla, un tono amarillo muy bonito.
  17. Pon las patatas encima de la cebolla (idealmente que no estén unas encima de otras) y cúbrelas justas con agua o con caldo de pollo casero.

    Como hacer patatas a la importancia

    Las cubrimos con agua o caldo para que terminen de cocinarse

  18. Cuando empiecen a borbotear baja el fuego para que esté a temperatura suave y deja que se cocinen unos 25 o 30 minutos, sin remover nada ni darles la vuelta.
  19. Las patatas están listas cuando al pincharlas estén tiernas así que hacia el final de la cocción puedes ir probándolas. Además el líquido se irá evaporando y la idea es que al final quede muy poco, pero si ya se ha evaporado y aún no están tiernas puedes echarles más y que se sigan cocinando.
  20. Pruébalas por si tienes que rectificarlas de sal antes de sacarlas a la mesa.

Tiempo: 1 hora

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Estas patatas a la importancia están riquísimas recién hechas y bien calientes, así que si has tenido que prepararlas un rato antes puedes dejar la cacerola tapada para que no se enfríen, y si están hechas con horas de antelación lo que te recomiendo es cocinarlas hasta que casi estén hechas pero no del todo y aún les quede líquido, para terminarlas justo antes de servirlas y que salgan a la mesa como recién hechas.

Las patatas a la importancia son un perfecto primer plato pero también funcionan genial como guarnición de carnes o pescados e incluso como plato único si te gustan las patatas tanto como a mi. Quedan muy tiernas y la gracia está en esa capa que se ha formado con la fritura, que finalmente queda blandita y muy sabrosa. El toque distintivo sin duda es el azafrán, aporta un color y un aroma únicos para que este plato esté de auténtico… ¡escándalo!

Receta tradicional y deliciosa de patatas a la importancia

Patatas a la importancia. Receta tradicional y deliciosa

 

Variantes de la receta de las patatas a la importancia tradicionales:

Algunas variaciones tradicionales incluyen pimentón dulce en el majado de ajos, lo cual le aporta un toque de sabor muy bueno.

Para que sea un plato más completo, sobre todo si se va a servir como plato único, se suelen ver a menudo las patatas a la importancia con almejas, con jamón o con chorizo, aunque a mi las que más me gustan son las tradicionales porque se nota mucho el sabor del azafrán y es fantástico.

 

Consejos:

Para que la receta te quede perfecta lo ideal es cortar todas las rodajas con el mismo grosor para que más o menos todas se frían a la vez. Y por supuesto lo más importante, acertar con la temperatura del aceite para que no esté demasiado caliente y humeante y se queme el exterior antes de que se cocinen pero que tampoco esté muy suave porque podrían empezar a chupar más aceite del necesario.

Si tienes que cocinar mucha cantidad de una vez, quizás lo mejor sea utilizar dos cazuelas o sartenes para la parte final, es decir, puedes preparar la cebolla con el majado después y el vino en una y en ese momento repartir la cantidad entre las dos cazuelas y ya colocar encima las patatas intentando que no estén unas encima de otras y se cocinen todas a la vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner YouTube

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar