Langosta a la plancha con jengibre y cebollino y ensalada de kale

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 4 votos, 3,75/5 ¡Valórala!
Langosta a la plancha con jengibre y cebollino y ensalada de kale

Es genial aprovechar las ocasiones especiales como la Navidad para, además de recurrir a las recetas más tradicionales y que siempre triunfan, innovar un poco con las preparaciones y, si el bolsillo nos lo permite, cocinar ingredientes con un poco más de coste como en este caso.

Estas langosta a la plancha con jengibre y cebollino y ensalada de kale quedan exquisitas y con un acompañamiento de estilo asiático que no les puede quedar mejor. El toque de la plancha siempre me ha encantado en este tipo de mariscos y de estética queda un plato muy atractivo y que se prepara sin complicaciones en un momento.

Si te ha gustado esta receta seguro que te encantan otras similares como estos exquisitos carabineros a la plancha con mayonesa de wasabi, romanesco al vapor y chips de verduras. Y al hilo de mariscos grandes, aprende cómo cocer bien un buey de mar con sus tiempos y cómo abrirlo, cómo cocer un centollo o txangurro y prepararlo a la donostiarra o cómo cocer nécoras y cómo servirlas y comerlas.

Y hablando de marisco a la plancha, las zamburiñas a la plancha con salsa verde o las navajas a la plancha con ajo, perejil y limón quedan riquísimas y bien podrían ser las protagonistas de este plato, sustituyendo a las langostas, al igual que las vieiras a la gallega, rellenas y gratinadas en el horno, que también se pueden preparar a la plancha.

También pueden interesarte las recetas con gambas o langostinos, como el clásico cóctel de marisco tropical con piña y salsa rosa casera o su versión renovada, el coctel de gambas a la plancha con salsa picante y mango.  También te encantará preparar estas gambas al horno jugosas con majado de ajo y perejil, al igual que las gulas al ajillo con gambas o las conocidísimas gambas al ajillo, que suelen gustar a todo el mundo, y los sencillos y resultones langostinos o gambones a la plancha con limón y sal. En ocasiones especiales también lucen mucho el salpicón de marisco o la ensaladilla de marisco con mayonesa ligera, ambas recetas ideales tanto para un menú navideño como para servir fresquitas en verano.

 

Ingredientes para preparar langosta a la plancha con jengibre y cebollino y ensalada de kale (4 personas):

  • 1 o media langosta por persona, según su tamaño (y presupuesto!). Yo los he comprado congelados y quedan fenomenal además de un poco más económicos.
  • Para el aliño:
    • 60 gr de mantequilla y un poco más para la sartén.
    • 1 cucharada de postre de jengibre fresco rallado.
    • Unas ramas de cebollino.
    • Sal.
  • Para la ensalada de col kale:
    • 100 gr de col kale.
    • 4 rabanitos.
    • 20 ml de vinagre de arroz.
    • 10 ml de aceite de sésamo.
    • 10 ml de salsa de soja.
    • Un poquito de wasabi si te gusta el toque picante.

 

Preparación, cómo hacer la receta de langosta a la plancha con jengibre y cebollino y ensalada de kale:

  1. Las langostas se pueden comprar vivas o muertas frescas y también congeladas. Si están congeladas (las mías han sido así), descongélalas pasándolas del congelador a la nevera el día anterior.

    Langostas frescas

    Así son las langostas sin cocinar

  2. Pon una olla con abundante agua y un poco de sal a fuego alto y cuando esté hirviendo introduce las langostas. Espera a que vuelva a hervir el agua y deja que hiervan durante 3 minutos.
  3. Sácalas, ponlas en un escurridor y espera unos minutos hasta que se templen y puedas manipularlas sin quemarte. También puedes pasarlas por agua fría para acelerar el proceso.

    Como cocer langostas

    Cocemos las langostas unos minutos

  4. Mientras tanto podemos preparar el aliño de las langostas. Pon la mantequilla en un recipiente apto para microondas e introdúcela en el microondas en tandas de 30 segundos hasta que se haya derretido.
  5. Ralla el jengibre fresco y añádelo a la mantequilla, y pica el cebollino muy finito y échalo también junto con un poco de sal. Mézclalo todo junto y reserva.

    Alino de mantequilla para langosta

    Así queda el aliño de mantequilla para las langostas

  6. Lava las hojas de col kale con agua fría, déjalas escurrir y después separa las hojas del tallo duro (puedes guardarlo para utilizarlo en un caldo o sopa) y córtalas con tus propias manos para que queden de un tamaño apropiado para comerlas.
  7. Prepara el aliño de la ensalada de col kale echando los ingredientes en un bote con tapadera: el vinagre de arroz, el aceite de sésamo, la salsa de soja y el wasabi. Ciérralo y agítalo hasta que la mezcla emulsione y los ingredientes estén bien mezclados.

    Alino asiatico para ensalada de col kale

    Así es el aliño asiático para la ensalada de kale

  8. Ahora viene la parte «divertida» que consiste en masajear la col kale. Las hojas de esta col están algo duras frescas y no es recomendable servirlas directamente en la ensalada sino que hay que masajearlas con el aliño porque en cuestión de segundos se transforman totalmente y pasa a ser una hoja muy agradable de textura y menos dura.
  9. Vierte el aliño encima de la kale y masajea con una mano apretando bien las hojas. Están listas cuando las notes suaves de textura y con un bonito e intenso color verde.
  10. Córtales los rabos a los rabanitos y pártelos en trocitos.
  11.  Para arreglar las langostas retírales la zona interior transparente del cuerpo, dejando entera la parte naranja que lo recubre por fuera. Yo esto lo hago con unas tijeras, cortando por la zona más cercana a la parte naranja, y así se desprende muy fácilmente. Con unas tijeras córtalas por la mitad desde la cola hasta la cabeza, y la cabeza pártela con un cuchillo bien afilado. Córtales las patas, las puedes reservar para abrirlas y chuparlas ya que tienen un poco de carne en su interior (y para abrirlas no hay nada como un golpe seco con un mazo de mortero).

    Langosta fresca

    Partimos las langostas por la mitad

  12. Unta la carne de las langostas con el aliño de mantequilla y reserva la mitad del aliño.
  13. Pon una sartén antiadherente a fuego fuerte con un poco de mantequilla. Cuando esté caliente coloca las mitades de langosta encima de manera que la carne esté hacia arriba y déjalas así 2 minutos.
  14. Dales la vuelta y cocínalas 2 minutos más o hasta que las levantes un poco y la carne esté a tu gusto. Este tiempo depende mucho de cómo te guste comerlas y también del peso de las langostas (las mías son pequeñitas), así que no temas en dejarlas unos minutos más si son más grandes, lo ideal es que la carne no tenga aspecto crudo.

    Langostas a la plancha

    Pasamos las langostas por la plancha

  15. Si has preparado el aliño de mantequilla con antelación es posible que se solidifique así que siempre puedes introducirlo de nuevo unos segundos en el microondas para que esté líquido.
  16. Coloca en la fuente en la que vayas a servir las langostas la ensalada de col kale con los rabanitos.
  17. Pon encima las langostas y vierte por encima el aliño de mantequilla que habíamos reservado.

 

Tiempo: 40 minutos

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Sirve las langostas recién hechas y todavía calientes, ya que aunque también se pueden tomar frías como sucede con otros mariscos, al menos para mi calientes es como mejor están y más si las hemos terminado a la plancha. Por eso es importante que prepares todo lo demás antes, para que al final solo te quede pasarlas esos minutos por la plancha y directas a la mesa.

Las langostas son una auténtica delicia, tienen mucha carne en su cuerpo y el toque de la plancha les sienta fenomenal, quedando tiernas y muy sabrosas. En esta ocasión me ha encantado prepararlas con un acompañamiento con toques asiáticos gracias al jengibre y el aliño de la ensalada, y le queda fenomenal sin quitarle protagonismo ni sabor. Es un bocado de auténtico… ¡escándalo!

Receta de langosta a la plancha con jengibre y cebollino y ensalada de kale

Langosta a la plancha con jengibre y cebollino y ensalada de kale

 

Variaciones de la receta de langosta a la plancha con jengibre y cebollino y ensalada de kale:

Puedes utilizar otros mariscos y servirte de esta receta para inspirarte en los aliños y acompañamientos. Quedan riquísimos a la plancha las gambas o gambones, las navajas, las vieiras, las zamburiñas… los que más te gusten.

Y si quieres irte a una receta más clásica, sustituye el jengibre por ajo y el cebollino por perejil y tendrás un aliño de lo más tradicional que a los mariscos siempre les queda genial.

Si no tienes alguno de los ingredientes del aliño de la ensalada puedes sustituirlos por otros similares que tengas, ya sea aceite de oliva en vez de aceite de sésamo o vinagre de manzana, tabasco o guindilla en vez de wasabi o de vino blanco en vez de vinagre de arroz, aunque sin duda son esos ingredientes los que le dan el carácter asiático que tan bien le sienta a este tipo de mariscos.

 

Consejos:

Si compras las langostas congeladas, descongélalas dejándolas unas horas en la nevera e idealmente de un día para otro (sobre todo si son grandes) y las tendrás estupendas para cocinarlas.

Siempre es raro manipular algún ingrediente la primera vez, y si es marisco más aún. Las langostas necesitan poca preparación, al revés de otros como el buey de mar o el centollo que si que requieren de más maña y conocimientos para abrirlos correctamente. Utiliza un cuchillo bien afilado para partirla y presiona con ambas manos si es necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar