Espinacas con bechamel gratinadas, cremosas y deliciosas

4
60 min

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 11 votos¡Valórala!

Espinacas con bechamel gratinadas, cremosas y deliciosas

Ingredientes para 4 personas

  • 1 kg de espinacas frescas o 500 g de espinacas congeladas.
  • 2 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva y sal.
  • 100 g de queso rallado tipo emmental o mozzarella.
  • Para la bechamel:
    • 500 ml de leche (el equivalente a un poco más de dos vasos).
    • 45 g de mantequilla sin sal (unas 3 cucharadas soperas).
    • 30 g de harina de trigo (unas 2 cucharadas soperas).
    • Sal y especias al gusto. Yo utilizo nuez moscada y pimienta negra recién molida.

Cómo hacer la receta de espinacas con bechamel gratinadas

  1. Empezamos preparando las espinacas:
    1. Si son frescas deberás cortarles la parte de las raíces y lavarlas muy bien en un bol con agua fría para eliminar cualquier resto de tierra. Pon abundante agua en una pequeña olla grande a fuego medio-alto con un poco de sal y cuando empiece a hervir echa las espinacas. Espera a que el agua vuelve a hervir y cuece las espinacas durante apenas 3 minutos. Retíralas con una espumadera a un escurridor y presiónalas un poco para que suelten el agua. Déjalas ahí escurriendo mientras sigues con el resto de la receta y córtalas un poco (yo suelo utilizar unas tijeras y lo hago en el propio escurridor).

      Espinacas cocidas
      Cocemos las espinacas
    2. Si son congeladas simplemente échalas en una olla con abundante agua hirviendo y un poco de sal y cocínalas el tiempo que indique el paquete, que suele rondar los 5 minutos. Después escurre las espinacas y córtalas si no venían ya cortadas.
  2. Pela los dientes de ajo y córtalos en rodajas finas.
  3. En una sartén amplia echa un poco de aceite de oliva y ponla a fuego medio. Cuando esté caliente incorpora los ajos y cocínalos hasta que estén dorados por todas sus caras pero sin llegar a quemarse. Retíralos a un plato aparte. Yo no los suelo utilizar ya que el sabor lo han dejado en el aceite pero si te gusta encontrártelos puedes echarlos después a la mezcla de espinacas y bechamel.

    Ajos salteados espinacas
    Doramos los ajos
  4. En ese mismo aceite cocina las espinacas. Para que no te salte mucho al principio retira la sartén del fuego y en cuanto se haya enfriado un poco echa las espinacas y vuelve a poner la sartén en el fuego a temperatura media.
  5. Échales un poco de sal y saltéalas durante unos 5 minutos o hasta que estén a tu gusto. La idea es que suelten bastante agua y les quede ese saborcito del aceite con los ajos que tan bien les sienta.

    Ajos salteados espinacas
    Salteamos las espinacas
  6. Ahora vamos a preparar la salsa bechamel. Pon un cazo a fuego suave, echa en él los 45 g mantequilla y cuando se haya derretido añade los 30 g harina y mezcla bien con unas varillas para que no se formen grumos y el aspecto sea homogéneo. Cocina durante 2-3 minutos sin parar de remover con las varillas para que la harina pierda su sabor crudo y aporte el mejor sabor posible a la bechamel.
  7. A continuación añade un poco de leche (algo menos de la mitad) a la vez que sigues mezclando con las varillas sin parar. Cuando empiece a espesarse añade otra tanda de leche y cuando vuelva a espesarse incorpora el resto. Recuerda tener en todo momento el fuego suave y no dejar de remover con las varillas.
  8. Dependiendo de la temperatura del fuego puede tardar unos 10 minutos en espesarse, a veces más y a veces menos. Si quieres asegurarte de que no se formen grumos lo ideal es que estés todo el tiempo removiendo con las varillas de forma suave aunque si el fuego está muy bajito puedes ir removiendo de vez en cuando.
  9. Añade sal al gusto y también las especias, que en mi caso suelen ser nuez moscada y pimienta negra recién molida.
  10. Cuando esté cremosa y al pasar las varillas se hagan surcos ya la tienes lista, no la cocines más porque puede quedar demasiado densa. Eso si, si te ha quedado más espesa de lo que querías siempre puedes añadir un poco de leche, remover y seguir añadiendo hasta dar con la textura que buscas.
  11. Finalmente pruébala por si hay que rectificarla de sal.

    Salsa bechamel casera
    Ya tenemos lista la salsa bechamel
  12. Enciende el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.
  13. En la sartén en la que habías cocinado las espinacas añade la bechamel y mézclalas bien.
    Espinacas y bechamel casera
    Añadimos la bechamel a las espinacas

    Espinacas con bechamel
    Ya tenemos mezcladas las espinacas con la salsa bechamel
  14. Pasa la mezcla a una fuente apta para horno y cubre con el queso rallado.

    Espinachas con bechamel y queso
    Ya podemos gratinar las espinacas
  15. Introduce la fuente en el horno a altura media y hornea las espinacas con bechamel unos 10-15 minutos o hasta que el queso se gratine por encima y esté a tu gusto.

    Espinacas con bechamel gratinadas, cremosas y deliciosas
    Así de fantásticas quedan las espinacas con bechamel

Tiempo: 1 hora

Sirve y degusta

Nada más sacarlas del horno se mantendrán un rato bien calientes así que te recomiendo servirlas en los platos y esperar unos minutos para no quemarlos. Están riquísimas recién hechas y calientes pero también se pueden tomar templadas e incluso frías. Si te sobran no hay problema, consérvalas 3-4 días en un recipiente en la nevera y también puedes congelarlas.

Puedes servirlas como aperitivo pero también como plato principal o ser una fantástica cena. Disfruta de la exquisita textura de este plato en el que se unen la ternura de las espinacas con la cremosidad de la bechamel. Además el toque del ajo, las especias y el queso terminan de redondear el sabor de este plato de auténtico… ¡escándalo!

Receta de espinacas con bechamel gratinadas, cremosas y deliciosas
Espinacas con bechamel gratinadas, cremosas y deliciosas

Variaciones

A la bechamel le puedes añadir otros ingredientes para darle un toque diferente, por ejemplo un poco de queso roquefort o unas cucharadas de mostaza francesa, ¡pruébalo y verás!

Puedes dorar unos piñones a la vez que los ajos para servirlos con las espinacas o cocinar un poco de cebolla y también queda genial incorporar a la mezcla final un poco de jamón serrano en trocitos o huevo duro antes de hornearlas.

Consejos

Me encanta utilizar espinacas frescas cuando están en temporada, sobre todo en invierno que es su mejor momento, pero si no las encuentro o quiero prepararlas en otra época del año las congeladas dan muy buen resultado también y por eso siempre tengo una bolsa en el congelador.

Natalia Sala, la cocinera de Recetas de Escándalo

Me encanta cocinar, llevo haciendo recetas y experimentando con la cocina desde mi adolescencia, y no puedo resistirme ante sabores nuevos e innovadoras formas de tratar los alimentos. Mi gran momento de relax llega cuando puedo pasar un rato en la cocina preparando un nuevo plato.

Saber más sobre Natalia >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio