Cómo hacer croquetas de jamón caseras, la receta más sabrosa

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (41 votos, media: 3,88 de 5)
Croquetas de jamon caseras, la receta mas sabrosa

Si tenemos que destacar uno de los aperitivos más típicos de la cocina española, podríamos mencionar las croquetas. Su tradición viene como “receta de aprovechamiento”, ya que consiste en una bechamel mezclada con esas sobras de carne o pescado que tradicionalmente pueden quedar de los guisos o cocidos, y una cubierta crujiente a base de pan rallado. Después se fríen y… ¡riquísimas!

Estas croquetas de jamón caseras están elaboradas a mano y con mucho cariño, ya que se trata de una receta laboriosa por la delicada bechamel que necesitan y también para formar las bolitas, pero el gustazo de llevarte una recién hecha a la boca, crujiente por fuera y súper jugosa por dentro, bien vale el esfuerzo.

Hablamos de “delicada bechamel” porque te vamos a enseñar trucos para que te quede perfecta para croquetas, que sepas cuando está suficientemente densa pero que no te quede grumosa, y eso requiere que tengas que estar un rato removiéndola. Ya sabes que una vez hecha, no solo puedes añadirle jamón, sino que el pollo, el atún, las espinacas, las setas o los quesos son una opción de lo más sabrosa.

Si te encantan las receta que incorporan bechamel, puedes comenzar a salivar con estas sugerencias, como en la clásica lasaña de carne a la boloñesa, o la original lasaña de espinacas. Por supuesto, que no falte la espectacular versión griega de la lasaña, la deliciosa musaka o moussaka griega, repleta de carne y verduras, y gratinada.

Si lo que te gusta es innovar, dale vida a tu bechamel y utilízala para estos Macarrones de Escándalo con bechamel de mostaza y queso, una auténtica delicia con marca de la casa. Y para los amantes de los quesos, son ideales estos macarrones con salsa roquefort sin nata, cuya base es esta deliciosa bechamel que ya estás tardando en preparar 😉

 

Ingredientes para hacer croquetas de jamón caseras (unas 20-25 croquetas):

  • 200 gr de jamón serrano, en dos lonchas gruesas. Y si te animas, con jamón ibérico te quedarán increíbles.
  • 2-3 huevos (para el rebozado).
  • Harina.
  • Pan rallado. Nosotros hemos utilizado pan rallado grueso para un acabado extra crujiente, aunque puedes utilizar el que más te guste.
  • Aceite para freír. Nosotros preferimos aceite de semillas o de girasol porque no deja sabor, pero puedes utilizar aceite de oliva si lo prefieres.
  • Para la salsa bechamel casera:
    • 1 litro de leche.
    • 80 gr de harina.
    • 100 gr de mantequilla.
    • Una pizca de nuez moscada.

 

Preparación, cómo hacer la receta de croquetas de jamón caseras:

  1. Primero vamos a preparar la bechamel:
    1. En un cazo a fuego suave incorpora la mantequilla.
    2. Cuando esté líquida, aparta el cazo del fuego y añade la harina. Revuélvelo todo bien rápidamente para que se forme una pasta homogénea y no queden grumos de harina.
    3. A continuación, vuelve a poner el cazo en el fuego, añade un poco de leche (medio vaso) y sigue mezclando bien. Cuando se haya integrado todo, añade el resto de la leche y no dejes de remover con unas varillas, para que no se te pegue en el fondo ni se formen grumos. Recuerda tener el fuego suave. Un buen TRUCO es tener la leche previamente templada o al menos a temperatura ambiente (nunca fría) para que se integre bien y no se formen grumos.
    4. Añade una pizca de nuez moscada y el jamón cortado en taquitos muy pequeños.
    5. Para evitar que no te queden grumos y tenga el suficiente espesor, el TRUCO es precisamente estar removiéndola sin parar a fuego suave durante aproximadamente 15-20 minutos. Estará lista cuando, al remover, se hagan surcos que te dejen ver claramente el fondo del cazo.
    6. Aparta el cazo del fuego, vierte la bechamel en otro recipiente y déjala enfriar tapada en contacto con papel film para evitar que se le forme costra. Déjala enfriar primero a temperatura ambiente y, cuando deje de estar caliente, ponla en la nevera. Puedes preparar la bechamel de un día para otro (es lo mejor), o simplemente esperar hasta que se enfríe.

      Cómo hacer salsa bechamel

      Cómo se hace la bechamel

  2. Ahora ya puedes darle forma a las croquetas con tus propias manos, a nosotros nos encanta que queden redonditas. A continuación, prepara un plato llano con harina, otro hondo con los huevos batidos, y por último uno llano con el pan rallado. Pasa cada croqueta por harina, después por huevo y por último por pan rallado.

    Croquetas de jamon rebozadas

    Croquetas de jamón recién rebozadas y listas para freír

  3. Cuando las tengas todas listas, en un cazo o sartén honda añade abundante aceite.
  4. Pon el fuego fuerte, y cuando el aceite esté bien caliente (sin que llegue a humear), fríelas unos segundos, procurando que se hagan por todos los lados.
    Como freir croquetas de jamon caseras

    Croqueta de jamón a punto de entrar en el aceite bien caliente

    Como freir croquetas caseras

    Friendo las croquetas de jamón caseras

  5. Conforme estén fritas ve escurriéndolas y poniéndolas sobre un plato con papel de cocina para que empape el aceite.

    Croquetas de jamon caseras recien hechas

    Croquetas de jamón caseras, recién hechas

Tiempo: 30 minutos bechamel + reposo para que se enfríe + 30 minutos para formarlas y freírlas

Dificultad: media

Sirve y degusta:

Estas croquetas tal cual salen de la sartén dicen “cómeme”. Es un placer comerlas calientes recién hechas, aunque templaditas no están nada mal.

Verás que con nuestra receta te queda un exterior súper crujiente, y en su interior estarán jugosas y llenas de sabor, de auténtico… ¡escándalo!

Como hacer croquetas de jamon caseras, la receta mas sabrosa

Croquetas de jamón caseras, la receta más sabrosa

Receta de croquetas de jamon caseras, la mas sabrosa

Croquetas de jamón caseras, recién hechas y jugosísimas por dentro

 

Variantes de la receta de croquetas de jamón caseras:

Si quieres darles un plus de sabor, tenemos dos sugerencias. Sustituye 200 ml de leche por 200 ml de caldo de cocido casero, y la bechamel te quedará súper sabrosa.

También puedes elaborar un sofrito de cebolla y ajo picaditos muy finos al principio junto con la mantequilla, y al cabo de 5 minutos, ya puedes agregar la harina y seguir con el resto de pasos.

 

Consejos:

No dejes de remover la bechamel en el final del proceso, ya que si se pega en el fondo, te quedará con grumos o incluso puede quemarse y volverse oscura.

Formar las croquetas no es fácil, y cada cual tiene su método. Puedes utilizar dos cucharillas para darles forma redondita, usar pinzas de helado, o incluso una manga pastelera de boca ancha para hacerlas como si fueran churros, y después ir cortándolas. Nosotros solemos hacer las bolitas con la mano, y mejor aún con guantes, ya que aunque se pegan, te dan una sensación más ágil en las manos. Eso sí, en cualquier caso, paciencia y cariño.

Y para un sabor “lo más de lo más”, utiliza jamón ibérico sin dudarlo, la inversión te va a merecer la pena 😉

20 comentarios en “Cómo hacer croquetas de jamón caseras, la receta más sabrosa”

  1. Xineta3 dice:

    No consigo que me salga bien la masa , voy a probar con estas cantidades

    1. Nata dice:

      Hola! Intenta seguir nuestro paso a paso, la clave es estar mucho tiempo removiendo la bechamel para que no se queme, no se hagan grumos y esté espesita.
      Un saludo!

  2. Fatima dice:

    Estas croquetas las voy a probar. Pintan de rechupete.

    1. Nata dice:

      Hola Fátima! Claro que si, anímate, siguiendo cada paso no son tan difíciles 😉
      Un saludo!

  3. Isabel dice:

    ¿Estas proporciones son variables en función del ingrediente (setas, espinacas, gambas…)?

    1. Nata dice:

      Hola Isabel! Si, salvo algún ingrediente que puede contener mucha agua como las espinacas, si se escurren bien antes de mezclarlas con la bechamel las cantidades serían las mismas, e igual con setas, gambas, atún, quesos o lo que más te guste. Yo suelo utilizar estas mismas cantidades para croquetas de pollo y de setas 😉
      Un saludo!

  4. Cocina Sin dice:

    ¡Ñam! ¡Ñam! ¡Ñam! Menudo antojo me ha entrado de croquetas 😀 Voy a hacerlas pero sin gluten y sin lactosa para que pueda comerlas. Te felicito porque si saben igual que el aspecto de las fotos… ¡bua! 🙂

    1. Nata dice:

      Hola! Ojalá y te queden genial las croquetas, la verdad es que con esta receta salen riquísimas, y si consigues que la bechamel tenga la consistencia que debe, lo demás es muy sencillo 😉
      Un saludo!

  5. ana dascalu dice:

    hola! si voy ha intentar hacer esta receta. No me parece muy difícil y como me sale muy bien la bechamel ,voy ha intentar.

    1. Nata dice:

      Hola Ana! Si tienes dominada la bechamel, entonces no tienes nada que temerle a esta receta, seguro que te quedan unas croquetas riquísimas, ya me contarás 😉
      Un saludo!

  6. MOISES PERDOMO dice:

    ?? NO TENGO JAMON SERRANO QUE OTRO TIPO DE JAMON SIMILAR PUEDO USAR ?????

    1. Nata dice:

      Hola Moisés! Puedes preparar las croquetas con lo que prefieras, cualquier otro tipo de jamón o embutido, aunque con jamón serrano y su característico sabor salado están riquísimas 😛
      Un saludo!

  7. aura dice:

    tengo que hacerlas me encantan las croquetas puedo añadirles cubitos de queso?

    1. Nata dice:

      Hola Aura! Puedes prepararlas con los ingredientes que más te gusten, por ejemplo esos cubitos de queso, frutos secos, pollo, etc.
      Un saludo!

  8. Alfredo dice:

    Vaya, la receta en sí está my bien, pero las proporciones de los ingredientes un poco desproporcionadas valga la redundancia! 80 gr de harina es una miseria para un litro de leche, ya puedes remover bien ya, porque es casi imposible conseguir una masa adecuada. No me extraña que digas que formar las croquetas no es fácil, es casi imposible, una cosa es lidiar con la viscosidad y la pegajosidad de la masa, y otra bien distinta es tener una masa del espesor del chocolate a la taza, no hay manera de que consigan la solidez mínima como para que no se deshagan en los diferentes baños. Una masa bien hecha no es difícil de trabajar para conseguir la forma de corqueta adecuada, o por lo menos a mi me ha resultado asequible en otras ocasiones, he querido probar con las cantidades exactas que dices e insisto en que creo que están muy desproporcionadas, con más harina desde el principio seguro que es mucho más fácil hacerlas y siguen estando igual de buenas

    1. Nata dice:

      Hola Alfredo! No se qué decirte, yo las hago así porque he hecho muchas pruebas y de esta forma es como más jugosas quedan pero si prefieres unas croquetas más densas y fáciles de trabajar simplemente añade más harina. Lo cierto es que en nada que la bechamel hace surcos ya está lista y con el reposo en nevera no necesita más.
      Un saludo!

  9. Núria dice:

    Siempre que busco alguna receta acabo sorprendentemente y gratamente en esta página! Gracias por el blog y saludos!

    1. Nata dice:

      Hola Nuria! Jeje gracias por tu comentario, me alegro de que te gusten las recetas que vas encontrando en mi blog, espero que te animes a preparar tus preferidas 😉
      Un saludo!

  10. David dice:

    Totalmente de acuerdo con Alfredo, imposible trabajar las croquetas, en cuanto las metes en harina se desintegran, ni te cuento pasarlas al huevo y al pan rallado… Eso sí la masa está buenísima, la aprovecharé para hacer pasta gratinada al horno. Intentaré añadir más harina.

    1. Nata dice:

      Hola David! Te aseguro que reduciendo bien la crema y después reposándola se pueden trabajar bien, pero está claro que quien quiera preparar la crema en menos tiempo y luego montarlas con mucha más facilidad le puede añadir más harina. Después no quedarán tan cremosas pero seguirán igual de ricas 😉
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner instagram @recetasdeescandalo

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar