Cómo hacer salsa de queso con o sin nata y muy fácil

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 5 votos, 4,60/5 ¡Valórala!
Salsa de queso con o sin nata y muy facil

Lo de preparar salsas en casa no me puede gustar más porque así las dejo a mi gusto, se los ingredientes que llevan y por lo general son muy sencillas de preparar. Si sumamos a eso lo que me gustan los quesos, sabréis que esta es de mis salsas preferidas para acompañar multitude de platos y admite muchas combinaciones de quesos así que cada vez podemos elaborarla de una manera.

Aprende cómo hacer salsa de queso con o sin nata y además de forma muy fácil y rápida. Elegir una opción u otra requiere prácticamente la misma cantidad de tiempo y esfuerzo así que te va a encantar conocer las dos versiones y utilizar tus quesos favoritos para conseguir el sabor que buscas.

Es una salsa ideal para platos de pasta pero también acompaña fenomenal a carnes y pescados e incluso a verduras como en esta receta de coles de bruselas salteadas al ajillo con salsa de quesos. Se prepara en pocos minutos y puedes tenerla unos días en la nevera para utilizarla para varias recetas.

Si te ha gustado esta receta seguro que te encanta nuestra salsa roquefort sin nata o las patatas con salsa de queso cabrales y también otras recetas con queso fundido como las patatas rellenas al horno con jamón, puerros y queso, las enchiladas de pollo con salsa verde y queso al estilo suizas, el aligot o puré de patatas con queso francés, el pastel de calabacín al horno con queso gratinado, los champiñones rellenos al horno con jamón y queso o las berenjenas rellenas de atún con queso gratinado al horno.

Y si lo que te interesan son las salsas caseras, en nuestra sección tenemos muchísimas, por ejemplo la salsa bechamel, la salsa barbacoa, la salsa brava para las patatas, la salsa pesto, la mayonesa casera, la salsa de tomate o la salsa Pedro Ximénez, todas riquísimas y muy sencillas de preparar.

 

Ingredientes para hacer salsa de queso con o sin nata y muy fácil:

  • 200 ml de nata para cocinar o bien 200 ml de leche y 1 cucharadita de postre de harina fina de maíz o maicena.
  • 150 gr de quesos variados que se fundan bien, por ejemplo gruyer, brie, emmental, azul, cheddar…
  • 1 cucharada sopera de brandy (opcional).
  • Pimienta blanca molida.
  • Sal.

 

Preparación, cómo preparar la receta de salsa de queso con o sin nata y muy fácil:

  1. Corta los quesos en cubitos si quieres conseguir una textura grumosa como yo, o bien pícalos o rállalos para que el resultado sea más homogéneo. Si utilizas queso brie ten en cuenta que yo se lo echo entero pero si quieres evitar los grumos es mejor que le retires la corteza.

    Quesos para salsa de queso

    Cortamos los quesos que vayamos a utilizar

  2. En un cazo pon la nata o la leche a fuego medio y en cuanto empiece a hervir echa los quesos junto con un poco de sal y pimienta blanca molida, baja el fuego para que esté suave y remueve de vez en cuando.
  3. Si quieres échale el brandy y deja que se cocine unos minutos para que se evapore el alcohol. La salsa estará lista cuando los quesos se hayan fundido.

    Salsa de queso casera

    Ya tenemos lista la salsa de queso

  4. Si la has preparado con leche en vez de nata te falta un último paso. Pon la maicena en un pequeño recipiente junto con una cucharada sopera de leche fría, mezcla con una cuchara para que se disuelva y añádela al cazo cuando los quesos se hayan derretido y estén burbujeando.
  5. Remueve durante un par de minutos y verás que se ha espesado. Si quieres espesarla más puedes repetir la operación, aunque ten en cuenta que cuando se enfría se espesa un poco más.
  6. La hayas preparado de una forma u otra, pruébala por si tienes que rectificarla de sal.
  7. También puedes triturarla si te han quedado grumos y prefieres que la textura sea más homogénea.

 

Tiempo: 20 minutos.

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Esta salsa se puede utilizar fría o caliente aunque personalmente me encanta caliente porque, además de que los sabores se ven potenciados, está cremosa, ya que cuando se enfría se vuelve más densa y compacta (lo cual la hace ideal por ejemplo para untar un sandwich o bocadillo). Si te sobra puedes guardarla en la nevera 3-4 días.

Es una salsa que queda sabrosísima y, con grumos o sin ellos, está genial para platos de pasta, para acompañar carnes o pescados, verduras e incluso como te comentaba se puede utilizar para untar tostadas, canapés, sándwiches o bocadillos. Es una salsa de auténtico… ¡escándalo!

Receta de salsa de queso con o sin nata y muy facil

Salsa de queso con o sin nata y muy fácil

Variantes de la receta de salsa de queso con o sin nata y muy fácil:

La principal variación es que puedes utilizar los quesos que prefieras, siempre y cuando se puedan fundir. Si le pones algún queso de sabor potente como el rulo de cabra o alguno azul como el roquefort, serán los protagonistas de la salsa y te quedará buenísima.

Puedes incluir hierbas aromáticas como el orégano o la albahaca y especias como la nuez moscada o la pimienta, a tu gusto.

 

Consejos:

Según el tipo de queso, algunos se funden por completo y otros quedan más grumosos así que si no se llegan a derretir del todo siempre puedes triturar la salsa o bien dar con la mezcla de quesos que más te guste para esta salsa, las posibilidades son casi infinitas.

2 comentarios en “Cómo hacer salsa de queso con o sin nata y muy fácil”

  1. Ana maria dice:

    Me han encantado vuestras salsas de quesos. Ahora se hacerla y la voy hacer ya.

    1. Nata dice:

      Hola Ana Maria! Gracias por tu comentario, ya verás qué rica te queda 😉
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar