Cómo hacer leche de almendras casera. Receta de leche vegetal

NataBebidas, Leches Vegetales, Recetas de Verano, Recetas FácilesDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Leche de almendras casera. Receta de leche vegetal

El mundo de las leches es inmenso, y eso que cuando éramos pequeños conocíamos la de vaca y poco más. Es cierto que hay cierta polémica por el término “leche”, sobre si se puede aplicar solamente a leches animales o también puede servir para las leches vegetales. En todo caso, el hecho de preparar leches de frutos secos y cereales caseras abre todo un mundo de posibilidades, cada una con sus propiedades y sabor, y probándolas seguro que encontraremos nuestra favorita.

Esta receta de leche de almendras no puede ser más sencilla, y es muy similar a preparar cualquier otra leche vegetal, por lo que si te animas a preparar ésta, puedes hacerlo igualmente con otros frutos secos como anarcardos o nueces, y también avena, soja o arroz.

Esta leche de almendras por lo general tiene muy buena digestión, es de sabor suave y la puedes endulzar como prefieras. Además me gusta mucho que no se desperdicia nada, ya que los restos de pulpa de almendras que quedan en el colador puedes utilizarlos como si fuera harina para sustituirla en postres como bizcochos, bases de tartas, galletas o magdalenas por ejemplo.

Si te gusta esta receta, seguro que te va a encantar nuestra sección de recetas de verano, en la que vas a encontrar recetas tan fresquitas como la receta de la horchata de chufa valenciana casera, que bien puede considerarse otra leche vegetal, o este smoothie de zanahoria, naranja y jengibre, o clásicos del verano como el salmorejo cordobés tradicional y el gazpacho andaluz, o su exquisita versión del gazpacho en forma de sopa, crema o gazpacho de melón con jamón. Y no podía faltar el ajoblanco malagueño, una sopa fría sorprendente que se elabora con almendras.

 

Ingredientes para preparar leche de almendras casera (1 litro):

  • 150 gr de almendras crudas. Yo prefiero peladas, pero se pueden utilizar también sin pelar.
  • 800 ml de agua fría.
  • Azúcar o endulzante al gusto.

 

Preparación, cómo hacer la receta de leche de almendras casera:

  1. Pon las almendras en un bol con agua, que queden completamente cubiertas, y déjalas en remojo al menos 8 horas, aunque lo ideal es que las tengas así un día entero. Mantenlas en la nevera y cámbiales el agua cada 8 horas.
    Almendras en remojo

    Ponemos las almendras en remojo entre 8 y 24 horas

  2. Vierte las almendras sobre un escurridor, enjuágalas con un chorro de agua y déjalas escurrir.
  3. Ahora toca triturarlas, para ello puedes utilizar un robot (con 2 minutos a velocidad 7-10 es suficiente), o también una batidora de vaso o una batidora de mano. Nosotros hemos utilizado nuestro batidor de vaso Brandt y ha quedado genial.
    Leche de almendras vegetal

    Ponemos las almendras en la batidora de vaso

    Leche vegetal de almendras

    Añadimos el agua fría en la batidora

  4. Tritúralas con el agua hasta que se hayan triturado por completo.
    Leche de almendras triturada

    Ya tenemos trituradas las almendras con el agua

  5. Cuela la mezcla con una malla, gasa, filtro de café… lo que te pueda servir para colarla sin dejar escapar ningún grumo.
  6. Aprieta bien para que salga todo el líquido, y pon la leche resultante en una botella en la nevera, te aguantará 2-3 días.
    Pulpa de almendras

    Colamos la mezcla para obtener por un lado la leche de almendras, y por otro la pulpa que podrás utilizar en otras recetas

  7. ¡Truco! No tires la pulpa que ha quedado en el colador, puedes utilizarla como si fuera harina para sustituir parte de la harina de otras recetas de repostería como bizcochos, magdalenasgalletas o bases para tartas. Yo suelo congelar la pulpa y cuando tengo una buena cantidad, la utilizo para preparar ese tipo de recetas.

 

Tiempo: 20 minutos y 24 horas antes en remojo

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Está riquísima fresquita, aunque puedes servirla también a temperatura ambiente. Puedes ponerle o no endulzante, el que más te guste, y si crees que no la vas a consumir en los 2-3 días que dura, simplemente congélala y así la tendrás a mano siempre que quieras, está de… ¡escándalo!

 

Variantes de la receta de leche de almendras casera:

La receta en sí admite pocas variaciones, y lo único que puedes hacer es añadir más o menos agua para cambiar su densidad. Eso si, una vez lista puedes añadirle cacao en polvo, canela en polvo, extracto de vainilla o cualquier otro aromatizante que se te ocurra para dejarla a tu gusto.

 

Consejos:

Si quieres prepararla y consumirla muy fría prácticamente en el momento, sustituye la mitad del agua por cubitos de hielo, de esa forma podrás servirla nada más hacerla y estará perfecta para un desayuno o merienda cuando el calor aprieta.


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *