Cómo cocer nécoras: tiempo de cocción y cómo servirlas y comerlas

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 3 votos, 4,67/5 ¡Valórala!
Cocer necoras, tiempo de coccion y como servirlas y comerlas

Los mariscos siempre nos vienen a la mente sobre todo en ocasiones especiales y más aún en Navidad, algo a veces contradictorio ya que si nos gustan estos sabores, durante las fechas navideñas es cuando más caros suelen estar. Aún así, es un capricho delicioso y también tiene su puntito especial disfrutar de ciertos manjares en momentos señalados.

Aprende cómo cocer nécoras perfectamente, dominando los tiempos de cocción, sabiendo cómo cocerlas tanto si están vivas como si no y por supuesto también cómo servirlas y comerlas, algo que es muy sencillo cuando ya sea sabe y sin embargo la primera vez puede resultar extraño y desconocido.

Su carne tiene un sabor suave a marisco muy particular y resulta tierna y jugosa, además si se trata de hembras presentarán corales de color naranja (como en la que puedes ver en las fotografías). Y si quieres ahorrar, más abajo encontrarás indicaciones para cocerlas y congelarlas y así poder comprarlas con antelación a Navidad.

Si te ha gustado esta receta seguro que te encanta saber cómo cocer bien un buey de mar con sus tiempos de cocción y cómo abrirlo o cómo cocer un centollo o txangurro y prepararlo a la donostiarra, ya que el proceso es muy similar al de las nécoras. También tienes muchas ideas para ocasiones especiales y Navidad en nuestra sección de pescados y mariscos para Navidad.

Otras recetas mariscos cocidos y riquísimos son el pulpo a la gallega o pulpo á feira tradicional, las cigalas cocidas, a la plancha o al horno y viene genial saber cómo cocer langostinos en su punto y jugosos, ya sean frescos o congelados. Al vapor quedan geniales los mejillones al vapor, los mejillones a la marinera, los mejillones al vapor en salsa americana, los berberechos al vapor con salsa verde o las almejas en salsa verde.

 

Ingredientes para cocer y preparar bien nécoras:

  • Nécoras, la cantidad que prefieras (a mi me gusta servir 2 por persona). Las mías pesaban cada una unos 100 gr y las hay algo más pequeñas y también más grandes.
  • 2 hojas de laurel.
  • Agua y sal gruesa.
  • Hielos.

 

Cómo cocer nécoras. Tiempos de cocción:

  1. Las nécoras son así y a mi me parecen horrendas hasta que se cuecen, ya veréis qué color tan bonito toman.

    Necoras crudas

    Así son las nécoras crudas

  2. Echa agua en la olla midiéndola, en mi caso han sido casi 2 litros de agua y como por cada litro de agua lo ideal es añadir 60 gr de sal gruesa, he echado unos 120 gr de sal y además las dos hojas de laurel.
  3. Hay diferencia entre cocinarlas vivas o no. Si están vivas, introdúcelas en la olla y enciende el fuego. A partir de que empiece a hervir cuenta 7 minutos. En cambio si están muertas simplemente espera a que el agua esté hirviendo y en ese momento échalas al agua y empieza a contar esos 7 minutos.

    Como cocer necoras

    Cocemos las nécoras en aguar hirviendo con sal y laurel

  4. Este tiempo es ideal para nécoras de un tamaño similar a las que he cocinado yo, de unos 100 gr de peso. Si son un poco más pequeñas sácalas un minuto antes y si son algo más grandes puedes dejarlas igualmente estos 7 minutos. Con estos tiempos a mi siempre me han quedado bien, jugosas y sabrosas y con el interior bien cocido, pero como sucede con la carne hay a quien les gustan más o menos cocidas así que según nuestros gustos podemos ir variando los minutos.
  5. Cuando estén cocidas pásalas a un bol con agua fría y hielos para cortar la cocción y sigue cociendo el resto de nécoras con el mismo procedimiento.

    Como cortar la coccion de las necoras

    Cortamos la cocción sumergiéndolas en agua fría y hielo

  6. También hay quien prefiere no echarlas en agua fría y servirlas templadas, en ese caso simplemente hay que esperar unos minutos para que ya no nos quememos al manipularlas.

 

Cómo preparar nécoras para poder comerlas:

  1. Según la experiencia de tus comensales puedes sacarles las nécoras enteras y que realicen este proceso en la mesa, incluso todos a la vez por si hay que enseñar a alguien que no sabe, o bien hacerlo en la cocina para servirlas ya preparadas para comer.

    Necoras cocidas

    Ya tenemos las nécoras cocidas

  2. En primer lugar quítale la solapa, que es la parte que tienen debajo del cuerpo, ya que no se utiliza y se puede tirar directamente. Es diferente en hembras y en machos, en machos es muy triangular puntiaguda y pelada y en las hembras es más bien ovalada y además va recubierto de pequeños pelitos. Para quitarla tira de ella hacia atrás y retuércela un poco para desprenderla totalmente.
  3. Ahora separa el cuerpo del caparazón, manteniendo la nécora con el caparazón hacia abajo para que se queden en ella los jugos y carnes que contiene. Para ello puedes hacer un poco de presión (sale muy fácilmente) con tus propias manos desde la zona trasera, es decir, si la delantera consideramos que es donde están los ojos y la boca, pues el extremo contrario.
  4. En el caparazón hay carne, corales si es hembra (como ha sido nuestro caso, es de color naranja) y jugo, pero también hay unos tejidos que parecen plásticos y debes retirarlos.
  5. Recorre bien toda la carne y jugos del caparazón para que no quede ninguno de esos «plásticos» y despréndela de las paredes.
  6. Del cuerpo debes retirar los filamentos grises que lo recubren, no son comestibles.
  7. En este punto hay quien parte el cuerpo en dos y sirve los dos conjuntos de patas, y quien además parte pata por pata (yo he elegido esta segunda opción). Están tan tiernas que se pueden partir con las propias manos aunque yo lo he hecho con el cuchillo para conseguir un resultado más igualado.
  8. Las patas son muy finas pero lo cierto es que están llenas de carne, no solo las pinzas sino también todas las demás. Para poder extraer la carne de las patas simplemente golpéalas con un martillo de cocina o un mazo de mortero ya que solo necesitas que se resquebraje un poco la cáscara para acceder a ella. Las patas es mejor servirlas así para que los comensales vayan extrayendo su carne con los dedos.

    Como abrir y comer necoras

    A la derecha está todo lo que se desecha (la solapa, los filamentos grises, los «plásticos» y la boca), abajo el caparazón con su carne, corales y jugos, y encima el cuerpo y patas que se han cortado individualmente

 

Tiempo: 20 minutos para cocer la primera tanda (las siguientes tardan menos) y el tiempo que necesites en prepararlas

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Se pueden servir recién cocidas y templadas, empezando a abrirlas en cuanto la temperatura haya bajado un poco, o bien frías habiéndolas pasado por agua fría y hielo. Recién cocidas se pueden consumir o bien congelar, en ese caso necesitarás pasarlas por agua fría y hielo y en cuanto estén completamente frías congelarlas, de esta forma se mantienen fenomenal por si quieres consumirlas en otro momento.

La carne tiene un sabor muy especial y particular a marisco, es un bocado muy especial y están de auténtico… ¡escándalo!

Como cocer necoras. Tiempo de coccion y como servirlas y comerlas

Cómo cocer nécoras: tiempo de cocción y cómo servirlas y comerlas

 

Variaciones para cocer y comer las nécoras:

El tiempo de cocción va un poco en gustos ya que hay quien los cuece unos minutos menos aunque personalmente con este tiempo siempre les queda la carne tierna y jugosa y el caparazón está bien cocido.

Hay quien vierte sobre la carne en el caparazón un poco de vino blanco (un buen vino blanco) o un chorrito de zumo de limón, y de acompañamiento lo más clásico es salsa rosa o mayonesa. En todo caso, siempre se buscan opciones que no enmascaren el sabor de las nécoras.

 

Consejos:

Cocer las nécoras no tiene ningún misterio pero si es la primera vez que las abrimos y comemos nos puede resultar un poco abrumador conocer cada parte y saber si se come y aprovecha o se retira. Sigue nuestro paso a paso para que te resulte muy sencillo y verás como las siguiente no son un reto para ti o tus comensales ya que, a diferencia de otros mariscos más grandes como el centollo o el buey de mar, las nécoras no ofrecen resistencia y se pueden ir abriendo con los dedos sin problemas.

Si quieres congelarlas cocidas, después de pasarlas por agua con hielo y cuando se hayan enfriado completamente, ponlas en una bolsa hermética apta para congelación y congélalas, eso si, siempre enteras para preservar sus jugos y ternura. Para servirlas tan solo tienes que dejarlas descongelar y arreglarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner YouTube

¿Aceptas las cookies? Leer política de cookies.

Aceptar