Buñuelos de bacalao esponjosos y crujientes por fuera. Receta tradicional

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,67 de 5)
Bunuelos de bacalao esponjosos y crujientes por fuera. Receta tradicional

Junto al salmón y al atún, otro de los pescados destacados para mi es el bacalao porque resulta muy versátil y está presente en recetas de todo tipo, ya sean tradicionales o más innovadoras, siempre aportando su particular sabor y ese toque salado que tanto nos gusta.

Esta receta de buñuelos de bacalao es típica de Semana Santa aunque, con lo ricos que están, bien merecen prepararse siempre que nos apetezcan. Os voy a dar todos los trucos y consejos para que os queden esponjosos por dentro y crujientes por fuera que es de lo que se trata, pero sobre todo con mucho sabor. Son muy sencillos de preparar y, aunque lo de freír siempre es un poco engorro (al menos para mí ya que le huyo bastante), el resultado merece la pena.

Si te gusta el bacalao te va a encantar nuestra selección de recetas con él como el bacalao al horno con patatas y cebolla, estos lomos de bacalao al horno con pimientos o el famosísimo bacalao al pil pil (no te pierdas nuestra receta porque te doy el mejor truco para que te salga el pil pil a la primera y sin esfuerzo). Además es el protagonista de otros platos como el bacalao dorado o bacalhau à bràs portugués y el arroz con bacalao, además podemos tomarlo de aperitivo en tortilla de bacalao o sobre tostadas si preparamos esta deliciosa brandada de bacalao con salsa verde o la  ensalada de bacalao con pimientos rojos asados.

Además el bacalao está muy ligado a las celebraciones más populares en las que interviene la gastronomía, siendo un plato muy típico de Navidad los pimientos del piquillo rellenos de bacalao con salsa de pimientos y si nos vamos a la Semana Santa no puede faltar el clásico potaje de garbanzos con bacalao y espinacas o potaje de vigilia o el sabrosísimo bacalao a la vizcaína con su particular salsa ideal para mojar.

 

Ingredientes para preparar buñuelos de bacalao esponjosos y crujientes por fuera (4 personas, en torno a 20 unidades):

  • 250 gr de migas de bacalao desalado. También se puede preparar con bacalao congelado o con bacalao salado, en este último caso habrá que desalarlo y ya que tiene que estar dos días sumergido en agua y cambiándole el agua 2-3 veces al día me parece más práctico utilizar bacalao ya desalado.
  • Unas ramitas de perejil.
  • 50 gr de cebolleta fresca. También valdrían ajetes tiernos, esto ya va en gustos.
  • 2 huevos.
  • 120 gr de harina.
  • 8 gr de levadura en polvo (medio sobre).
  • 150 ml de agua.
  • Aceite de oliva y sal.

 

Preparación, cómo hacer la receta de buñuelos de bacalao esponjosos:

  1. Toca bien con tus dedos las migas de bacalao para detectar y retirar posibles raspas. Corta el bacalao en trocitos muy pequeños.
  2. Lava el perejil y la cebolleta y pica las hojas del perejil e igualmente la cebolleta, todo lo más finito que puedas.
  3. Tamiza la harina sobre un bol, es decir, hazla pasar por un colador para que caiga sin grumos. Incorpora también la levadura el polvo.

    Ingredientes bunuelos de bacalao

    Preparamos los ingredientes para la masa de los buñuelos de bacalao

  4. Casca los dos huevos y viértelos en el bol de la harina junto con el agua y mezcla con unas varillas hasta que no haya grumos y el aspecto sea homogéneo. No hace falta batir, solo mezclar.
  5. Incorpora al bol el bacalao, el perejil, la cebolleta y una pizca de sal y mezcla de nuevo. Ya tenemos la masa lista, ¡es muy fácil! Déjala reposar 15 minutos antes de freírla.

    Masa bunuelos de bacalao

    Ya tenemos hecha la masa para los buñuelos de bacalao

  6. Puedes freír los buñuelos en freidora o en sartén o cazo. La forma de irlos echando en el aceite es llenar una cuchara sopera de masa, ponerla encima del aceite y con la ayuda de otra cuchara arrastrar toda la masa de la cuchara para que se sumerja en el aceite, todo esto hay que hacerlo rápidamente porque la masa es muy líquida. Y como te decía, para freír:
    1. En un cazo o sartén honda: añade abundante aceite. Pon el fuego fuerte, y cuando el aceite esté bien caliente (sin que llegue a humear), fríelos unos segundos, procurando que se hagan por ambos lados y siempre en tandas pequeñas para que no baje la temperatura del aceite. Si tienes un termómetro de cocina podrás medir la temperatura del aceite y empezar a freír cuando llegue a 170ºC.
    2. En una freidora, añade aceite hasta la señal de la propia freidora y prográmala para que se caliente hasta los 170ºC, así lo suelo hacer cuando utilizo mi freidora Brandt. Cuando haya llegado a esa temperatura ve echando los buñuelos al cestillo como te he contado, siempre en tandas pequeñas y fríelos hasta que estén dorados por ambos lados. Ve vigilándolos e incluso sacando el cestillo para comprobar cómo van y sobre todo acuérdate de darles la vuelta, tardarán entre 1 y 2 minutos.

      Como hacer bunuelos de bacalao tradicionales

      Freímos los buñuelos de bacalao en pequeñas tandas hasta que estén dorados

  7. Nada más sacarlos (idealmente con una escurridera o si utilizas freidora con el cestillo) ve poniéndolos en un plato amplio con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y queden crujientes por fuera.

 

Tiempo: 45 minutos más 15 minutos de reposo de la masa

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

En cuanto estén listos los buñuelos sírvelos porque es como más ricos están, muy jugosos por dentro y crujientes por fuera. Aún así, si te han sobrado de un día para otro seguirán estando riquísimos y jugosos aunque perderán la capa crujiente de fuera, pero de sabor buenísimos.

Puedes comerlos tal cual o también mojarlos en alguna salsa casera que te guste, como por ejemplo un buen alioli o una salsa brava. Sea como sea, están de auténtico… ¡escándalo!

Receta tradicional de bunuelos de bacalao esponjosos y crujientes por fuera

Buñuelos de bacalao esponjosos y crujientes por fuera. Receta tradicional

 

Variaciones de la receta de buñuelos de bacalao esponjosos:

Puedes prescindir de la cebolleta o añadir un par de dientes de ajo bien picados. También hay quien le añade un poco de colorante a la masa para que tenga un color más amarillo pero personalmente no me ha gustado nunca eso porque me da la sensación de que haya absorbido mucho aceite.

 

Consejos:

Puedes elegir entre utilizar bacalao salado o ya desalado. A mi me gusta complicarme poco en la cocina y lo suelo comprar desalado, ya sea fresco o congelado. Sin embargo, resulta más económico el bacalao salado y simplemente tendrás que tenerlo en agua unas 48 horas, cambiándola 2-3 veces al día, y siempre probar un trocito al final del proceso para comprobar si ya no está salado, escurrir y utilizar.

Vigila bien los buñuelos mientras los estés friendo para que no se quemen, pero tampoco cometas el error de freírlos cuando el aceite aún no esté a la temperatura adecuada ya que los buñuelos empezarán a chupar aceite y el resultado no será bueno. Por si te sirve de señal, puedes echar un poquito de masa al aceite y si se dora rápidamente (pero que tampoco se queme al instante!), el aceite estará listo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banner instagram @recetasdeescandalo
¿Aceptas las cookies?Aceptar