Alcachofas a la plancha, riquísimas y con trucos para que no se oxiden

No me gustaNo me convenceEstá bienMe gusta mucho¡De Escándalo! 6 votos, 4,67/5 ¡Valórala!
445 min
Alcachofas a la plancha, riquisimas y con trucos para que no se oxiden

La alcachofa es de mis verduras preferidas y aprovecho cuando está en temporada (suele ir de Noviembre a Marzo) para comprarla habitualmente y cocinarla de cualquier forma ya que siempre queda buenísima. Quizás lo que menos atrae de ella es la limpieza previa de hojas que necesita, pero con esta receta vas a descubrir que no puede ser más sencillo.

Esta receta de alcachofas a la plancha queda riquísima y además conocerás algunos trucos para que no se oxiden. Es una doble receta ya que vas a aprender a cocerlas y también a cocinarlas en la plancha, quedando tiernas y con un toque dorado riquísimo.

Esta misma receta también te sirve para las alcachofas congeladas, que deberás cocer según lo que indique en su envase y después podrás pasarlas por la plancha. Y si te decantas por las frescas, con nuestros trucos y consejos vas a pelarlas de forma muy sencilla y rápida, con su rabito y todo, y aunque le dediques un rato verás que vale la pena totalmente.

Si te gustan las alcachofas te recomiendo todas las recetas con ellas que tenemos en el blog, empezando por el clásico de las alcachofas con jamón y cebolla. También quedan buenísimas estas alcachofas al horno que se cocinan casi enteras y sin pelar o esta receta de rape al horno con patatas panaderas, salsa de almendras y alcachofas que va acompañado con unas alcachofas tipo chips, es decir, en rodajas muy finas y bien doradas en la sartén, ¡riquísimas! También quedan ideales por ejemplo para una cena en esta tarta salada de hojaldre con alcachofas, jamón serrano y queso cheddar, y si prefieres optar por alcachofas en conserva puedes preparar esta focaccia italiana con olivas, alcachofas y mozzarella.

 

Ingredientes para hacer la receta de alcachofas a la plancha, riquísimas y con trucos para que no se oxiden (4 personas):

  • 12 alcachofas frescas.
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón.
  • Aceite de oliva y sal (yo he utilizado sal en escamas ya que aporta un toque crujiente, pero puedes utilizar la sal que prefieras).
  • Para acompañar yo he preparado esta estupenda salsa romesco casera.

 

Preparación, cómo preparar alcachofas a la plancha, riquísimas y con trucos para que no se oxiden:

  1. Vamos a limpiar las alcachofas. Para ello, quita con tus propias manos las hojas más exteriores y duras hasta llegar a esas que están un poquito más amarillas y suaves. Has de saber que siempre tienes que pelar la alcachofa un poco más de lo que te gustaría, ya que suele dar un poco de pena retirar tantas hojas pero es importante que llegues hasta las amarillas.
  2. Pela (lo ideal es con un pelapatatas) el rabo, y por último corta el extremo inferior de la alcachofa. Puedes ver todo el proceso en la siguiente fotografía.
  3. Ve poniéndolas en un bol lleno de agua con el zumo de limón para evitar que se oxiden. Eso si, como suelen flotar, una parte de la alcachofa suele quedar fuera del agua y puede oxidarse, así que un buen truco es colocar encima un colador o escurridor grande de manera que las alcachofas queden completamente sumergidas en el agua.

    Como se pelan las alcachofas

    Pelando las alcachofas y dejándolas en un bol con agua y limón

  4. Pon una olla con abundante agua a fuego fuerte y una cucharadita de postre de sal y cuando empiece a hervir echa las alcachofas a la olla. De nuevo para evitar que se oxiden puedes poner el mismo colador (siempre que sea metálico) sobre las alcachofas para que queden por completo dentro del agua. También hay quien utiliza un plato.
  5. Baja un poco el fuego (aunque el agua debe seguir hirviendo) y deja que se cocinen unos 15 minutos. Puedes pincharlas con un tenedor para comprobar que ya están tiernas, aunque necesitamos que no se cuezan en exceso para que después no se deshagan.

    Alcachofas cocidas

    Cocemos las alcachofas

  6. Cuando las alcachofas estén cocidas escúrrelas y córtalas en 4 partes.
  7. En una sartén antiadherente echa un chorrito de aceite de oliva y ponla a fuego medio.
  8. Cuando esté caliente echa las alcachofas de forma que no estén unas encima de otras, sino todas en contacto con la sartén (si son muchas puedes hacerlas en varias tandas o utilizar una sartén grande). Cocínalas un par de minutos y dales la vuelta para que se cocinen por el otro lado, para esto unas pinzas de cocina te van a facilitar mucho la tarea.

    Alcachofas a la plancha caseras

    Cocinamos las alcachofas a la plancha

  9. Ponlas en el plato en el que las vayas a servir y espolvorea por encima un poco de sal. También puedes echarles un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

    Como hacer alcachofas a la plancha, riquisimas y con trucos para que no se oxiden

    Así de bien quedan las alcachofas a la plancha, acompañadas de salsa romesco

 

Tiempo: 45 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Estas alcachofas están riquísimas recién hechas y calientes, pero lo cierto es que también estan muy buenas templadas o incluso frías (me refiero a temperatura ambiente, no de nevera). Además se pueden preparar con antelación sin problemas y puedes optar entre cocerlas un día y pasarlas por la plancha otro día justo antes de servirlas, o simplemente recalentarlas un poco en sartén si ya las había cocinado completamente. Aguantan en la nevera 3-4 días y también se pueden congelar.

Sírvelas en un plato al centro, a modo de aperitivo (también es un primer plato ideal) junto con alguna salsa o aliño de tu gusto, aunque simplemente tal cual de la plancha y con un poco de sal y aceite están buenísimas. Quedan tiernas y sabrosas y con el toque dorado de la plancha están de auténtico… ¡escándalo!

Receta de alcachofas a la plancha, riquisimas y con trucos para que no se oxiden

Alcachofas a la plancha, riquísimas y con trucos para que no se oxiden

 

Variantes de la receta de alcachofas a la plancha, riquísimas y con trucos para que no se oxiden:

Juega con un toque aromático añadiendo especias como pimienta, comino o pimentón dulce, o algunas hierbas como tomillo romero u orégano.

También puedes saltearlas con unas guindillas si prefieres un toque picante, y otra buena idea es dorar unos ajos en rodajas en el aceite de la sartén justo antes de echar las alcachofas.

 

Consejos:

Es importante fijarte en algunos detalles a la hora de comprar las alcachofas para asegurarte de que están frescas y en perfectas condiciones. Lo ideal es que sus hojas estén muy apretadas y bastante duras, sin ninguna zona ennegrecida.

Si abres una alcachofa y los pelillos que hay en su interior se notan un poco duros lo mejor es que los retires ayudándote de una cuchara ya que pueden no ser muy agradables de comer. Aún así, si las alcachofas que compras están en temporada y has seguido el consejo anterior para escogerlas, esos pelillos deberían ser tiernos e incluso muy agradables de comer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *