Características

Las uvas son los frutos de la planta de la vid. Se agrupan en racimos y pueden ser de numerosos colores: moradas, verdes, rosadas, marrones, doradas… Se pueden comer frescas, secas (pasas), en mermeladas, en zumo, vinagre y, por supuesto, en vino.

Son tantos sus usos y están tan ricas que al año se cultivan más de 72 millones de uvas en todo el mundo. Aunque se pueden encontrar uvas durante todo el año, el momento en el que se cosechan es a final del verano, y es cuando están más ricas.

Origen y variedades

Hay distintas variedades según el lugar en el que se cultivan, la principal es Vitis vinifera, de la Europa mediterránea. Los nombres comerciales de las variedades de uvas de mesa más extendidas son Moscatel, Sweetwater, Lambrusca, Muscadina y Vinalopó.

Propiedades

Las uvas son muy ricas en agua y bajas en calorías, pero con un sabor dulce buenísimo. Además tienen nutrientes esenciales, como la vitamina B3 y minerales (calcio, magnesio, fósforo y potasio).

Por ello comer uvas aporta numerosos beneficios. Puesto que son un antiinflamatorio natural, previenen enfermedades del corazón y de la presión arterial y minimizan los efectos de las alergias; sus antioxidantes (como la quercetina) son anticancerígenos y buenos para la piel; mejoran la vista y su abundante fibra disminuye el estreñimiento.

En gastronomía

Las uvas se utilizan fundamentalmente para producir vino y, en menor cantidad, zumos y vinagre. Pero también se toman frescas como postre, combinadas con otras frutas en macedonias, en conservas y mermeladas… Además su sabor dulce hace que sean el perfecto acompañamiento de otros alimentos como el queso o el foie gras.

Ajoblanco malagueño, la receta tradicional

NataAperitivos, tapas y pinchos, Cocina, Recetas de Verano, Recetas Fáciles, Sopas y cremas4 Comentarios

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Ajoblanco malagueno, la receta tradicional

Para el verano, está claro que los cocinillas solemos cambiar el horno y las cocciones lentas por preparaciones rápidas, sencillas y fresquitas. Sin duda los protagonistas son las ensaladas, y también las sopas frías, los batidos, los helados y casi cualquier cosa que pueda salir de la nevera directamente. El ajoblanco malagueño es un gran clásico de los meses más calurosos, … Seguir leyendo