Puré de patatas casero

NataCocina, Recetas Fáciles, Salsas y guarnicionesDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 4,00 de 5)
Pure de patatas

El puré de patatas es una receta fácil, además de un clásico para acompañar como guarnición a distintos platos, o ser la base para construir otros. Hay muchas formas de hacer el puré y darle el toque final, y en este caso le hemos incorporado un poco de mantequilla y leche, para darle “alegría” y una textura más cremosa de lo habitual. Al final te proponemos algunas variantes, seguramente muchas de ellas no habías imaginado: con especias, leche de coco o queso de cabra… de escándalo!!

Como se trata de una guarnición, puede acompañar a multitud de platos, sobre todo de carne y pescado, como es el caso de este delicioso atún encebollado, que queda ideal con un cremoso puré de patatas. También puedes hacer que las patatas cocidas sean las protagonistas, como en esta fresca ensalada de patatas y mar con salsa verde.

Si cortas las patatas ya cocidas en gajos y las salteas ligeramente, estás a un paso de preparar patatas con alioli ligero o lactonesa, o simplemente unas tradicionales y riquísimas patatas bravas. Y si lo que te gusta es innovar y cocer las patatas de forma que conserven todo su sabor, aprende esta receta de patatas al microondas, que posteriormente podrás usar en platos tan sencillos como las patatas al microondas con pimentón y gulas. Si buscas una receta más clásica, las patatas fritas al ajillo van a encantarte.

 

Ingredientes para hacer puré de patatas (para 4 personas):

  • 1 kg de patatas.
  • 40 gr de mantequilla.
  • 70 ml de leche.
  • Sal.

 

Preparación, cómo hacer puré de patatas:

  1. Limpia las patatas en agua. Pon una olla con agua suficiente para que queden cubiertas, y una cucharada de postre de sal.
  2. ¡Truco! Si quieres que las patatas se cuezan antes, pínchalas en profundidad con un tenedor, para que el agua de la cocción penetre hasta el interior de la patata y ahorres tiempo
  3. Cuando hierva el agua, incorpora las patatas y mantenlas unos 20 minutos hirviendo (depende del tamaño de las mismas, por lo que para saber si están cocidas puedes pincharlas con un cuchillo, y debe entrar y salir con facilidad). Si aplicas el truco, a partir de 15 minutos ya puedes ir comprobando si están bien cocidas.
  4. Escurre las patatas y pélalas.
  5. Tritúralas en un bol de la forma que más te guste: yo lo he hecho con un chino (así la textura es más ligera, y es más rápido para grandes cantidades), pero puede realizarse con un pasapurés o simplemente un tenedor.
  6. Añade la mantequilla, que se deshará con la patata caliente. Mezclar.
  7. Añade la leche y mezclar. A continuación pruébalo para rectificarlo de sal si es necesario y… listo!!

 

Tiempo: 35 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

El puré de patatas sirve como guarnición para carnes y pescados, pero también se utiliza como base para algunas preparaciones como pastel de patata. Lo ideal es servirlo caliente o templado, y si nuestro plato incorpora alguna salsa, se puede regar un poquito por encima el puré para integrar los sabores.

 

Variantes de la receta de puré de patatas:

La mantequilla y la leche se pueden omitir si se quiere un puré más sencillo. La mantequilla le aporta un toque más sabroso, y la leche una textura más esponjosa.

Se pueden incorporar todo tipo de especias para crear tu propio puré: con nuez moscada, con pimentón, pimienta, curry, perejil picado… la lista podría ser interminable.

Dale un toque muy exótico a tu puré, incorporando leche de coco en vez de leche de vaca, y un poco de curry 😉

Aprovecha cuando las patatas aún están muy calientes para mezclar algún queso que te guste: mozarella, roquefort, rulo de cabra… ¿A que se te está haciendo la boca agua?

 

Consejos:

Las patatas ideales para un puré de patatas deben ser harinosas, y que no sean ni muy jóvenes ni muy viejas. Lo mejor es que preguntes en tu tienda habitual por este tipo de patatas, o simplemente patatas para cocer.

Aunque lo ideal es consumir el puré de forma casi inmediata, puedes conservarlo en la nevera un par de días. Para consumirlo, puedes añadirle un poco de leche e introducirlo en el microondas unos minutos (depende de la cantidad, así que ve mirando cada minuto tu puré para saber si está caliente).


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *