Pizza de cebolla y roquefort

NataCocina, Masas, Recetas FácilesDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Pizza de cebolla y roquefort

Lo mejor de hacer pizza en casa es que le echas los ingredientes que quieres y en la cantidad que gustes, es un auténtico placer. A mi me encantan las combinaciones de quesos fuertes y verduras, y en una pizza quedan ideal.

Esta pizza de cebolla y roquefort es muy fácil de hacer, lo único malo es que se come muy rápido porque está riquísima. En este caso le he añadido un toque gustoso con tápenas, olivas negras y rúcula, y además te animo a que hagas la masa en casa, te puede resultar hasta relajante ese ratito de amasado, atrévete!

La mejor es la que puedes elaborar en casa, con las variaciones de verduras que se te ocurran y con la masa a tu gusto, ya sea esponjosa y casera, o una masa para pizza fina y fácil. Además te recomiendo hornearla en este molde perforado para que te quede una masa horneada crujiente y perfecta.

Esta pizza de cebolla es perfecta para que la degusten los fans de las verduras como yo, y también quienes no acostumbran a ello y quieren descubrir cuanto de jugosa puede ser una pizza de verduras. Aunque también puedes prepararlas con otros ingredientes, como la pizza hawaiana, con piña, o la pizza vegetariana, para los amantes de las verduras 😛

 

Ingredientes para la receta de pizza de cebolla y roquefort (para 1 pizza rectangular del tamaño de la bandeja de horno o 2 redondas):

  •  1 cebolla mediana.
  • 100 gr de queso roquefort o queso azul (aunque puedes añadirle todo el que te apetezca, al gusto).
  • Salsa de tomate para cubrir la masa.
  • 1 masa de pizza. Sigue esta receta si prefieres una masa de pizza fina, o esta si quieres una masa de pizza esponjosa. En este caso hemos hecho una fina, para que el queso roquefort fundido con la cebolla sean los protagonistas.
  • 1 sobre de mozzarella de búfala.
  • Tápenas (o alcaparras, es lo mismo) y olivas negras al gusto.
  • Aceite, sal y orégano.
  • Un poco de rúcula para adornar y degustar.

Preparación, cómo hacer pizza de cebolla y roquefort:

  1. Prepara la masa si la prefieres casera. Puedes hacer una masa de pizza fina o esponjosa, elige tu receta. Si prefieres utilizar una masa precocida, ahorrarás algo de tiempo pero no sabrá igual.
  2. Pela la cebolla y córtala en tiritas. Rehógala un poco en una sartén con un poquito de aceite y sal, hasta que esté un poquito trasnparente. No la hagas en exceso porque el horno se encargará del resto. Resérvala.
  3. Mientras estiras la masa sobre un tapete antiadherente, pon el horno a precalentar a 200ºC. Si no tienes que estirarla, procura precalentar el horno durante 10 minutos antes de meter la pizza.
  4. Extiende el tomate sobre la base de pizza, e incorpora toda la cebolla por encima.
  5. Añade el roquefort en pedacitos. Pon las tápenas y las olivas por encima, orégano al gusto, y el queso de mozzarella de búfala en tiritas.
  6. Coloca la pizza en el molde perforado y métela en el horno a una altura media durante 10-12 minutos, hasta que el queso y la masa empiecen a dorarse.
  7. Cuando esté lista, sácala del horno y añade unas hojitas de rúcula por encima. Deliciosa!
Receta de pizza de cebolla y roquefort

Preparación de la pizza de cebolla y roquefort

Tiempo: 20 minutos de preparación y horno (y si haces la masa, 20 minutos más 30 – 60 minutos de reposo).

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Sirve la pizza inmediatamente, bien calentita, y córtala como más te guste, en cuadrados o triángulos. La mezcla de cebolla y roquefort me parece increíble, se funden en la boca, y añadirle tápenas, olivas y rúcula no hace más que potenciar los sabores.

Para cortarla fácilmente, te recomiendo este cortapizzas que además de cómodo ocupa muy poco espacio.

 

Variantes de la receta de pizza de cebolla y roquefort:

Puedes introducir otros ingredientes, pero lo más importante es que el roquefort no pierda protagonismo. Unos champiñones laminados pueden irle muy bien, o especias como tomillo y romero.

Puedes cambiar el queso roquefort por otro de sabor potente que te guste: queso rulo de cabra, brie, cabrales… Deja de salivar y haz ya esta deliciosa pizza 😛

Consejos:

La cebolla debe estar al dente, es decir, aún crujiente y a medio hacer, ya que el horno terminará de hacerla.

La cantidad de salsa de tomate puede cambiar la textura de la pizza: si la quieres más jugosa, añádele salsa en cantidad, pero si prefieres que guarde un puntito crujiente, no te pases mucho.

Si quieres que tu pizza sea lo más ligera posible en cuanto a calorías y grasas, abusa de la cebolla y se prudente añadiendo queso. Lo bueno del roquefort u otros quesos tan fuertes es que con poquito que pongas ya te llenan la boca de sabor.


Escrito por

0 Comentarios en “Pizza de cebolla y roquefort”

  1. Pingback: Pizza barbacoa con masa de pizza casera - Recetas de Escándalo

  2. Pingback: Pizza hawaiana - Recetas de Escándalo

  3. Pingback: Masa para pizza casera fina y fácil - Recetas de Escándalo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *