Patatas fritas al ajillo

NataAperitivos, tapas y pinchos, Cocina, Recetas Fáciles, Salsas y guarniciones2 Comentarios

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Patatas fritas al ajillo

La patata es uno de esos ingredientes increíblemente versátiles en cocina, y es capaz de ser la protagonista absoluta de la receta, pero también de protagonizar las más sabrosas guarniciones, tomando texturas y sabores muy variados.

Estas patatas fritas al ajillo son el aperitivo perfecto o una guarnición muy apropiada para todo tipo de carnes y pescados. Se trata de patatas fritas cortadas a gajos y con una particularidad muy especial: se cocinan previamente en el microondas, con lo cual cuando llegan a la sartén con el aceite necesitan muy poco tiempo para estar listas y absorberán poco aceite, quedando muy tiernas en su interior. Si prefieres un método más clásico, puedes directamente freírlas y después agregarle los condimentos.

Nosotros no somos muy aficionados a los fritos, pero hay algunas excepciones que valen la pena, y ésta es una de ellas, ya que las patatas fritas son precisamente fritas, sin más opción. Eso sí, aunque sean fritas, la forma de freírlas tiene mucho que ver con el resultado final, y eso es lo que vamos a explicarte en esta receta.

Para esta receta hemos utilizado nuestra sartén de hierro, que es perfecta para preparar este tipo de recetas, ya que mantiene perfectamente el calor y eso es ideal para freír. Deja un dorado espectacular a las patatas y te ahorra tiempo. Ah, y en las fotos de más abajo la verás bastante “manchada”, pues resulta que cuanto más la usas y más negra estás, más cocina y más antiadherente es, qué cosas…

Sarten de hierro mineral B De Buyer

Sartén de hierro mineral B De Buyer

Hablando de ahorrar tiempo, verás más abajo que hemos utilizado nuestro cuchillo de chef. Cortar se convierte en una tarea sencilla, y por una pequeña inversión tienes un cuchillo todoterreno en la cocina que te facilita mucho el trabajo.

Si te gusta esta receta, pásate por nuestra sección de recetas con patatas, donde encontrarás básicos como el puré de patatas casero o las patatas cocidas al microondas. También compañando riquísimos asados como la merluza al horno con patatas panaderas y cebolla o el clásico asado de pollo con patatas.

Si te gustan los guisos, las panaderas son coprotagonistas en el delicioso hervido de judías verdes con patatas y huevos, y también en el estofado de ternera guisada en salsa a la jardinera con patatas y el marmitako de bonito, fácil y a fuego lento. Y por supuesto puedes servirlas frías, como en la ensalada alemana de patatas cocidas y salmón ahumado con salsa mayonesa tártara, o a modo de aperitivo, como estas patatas deluxe o patatas gajo asadas al horno.

 

Ingredientes para preparar la receta de patatas fritas al horno (4 personas):

  • 8 patatas (alrededor de 1kg).
  • 1 cabeza de ajos secos.
  • Perejil fresco.
  • Pimentón dulce.
  • Aceite de oliva y sal.

 

Preparación, cómo hacer patatas fritas al horno:

  1. Pela las patatas, córtalas en gajos y ponlas en un recipiente apto para el microondas y que tenga tapadera.
    Cortando patatas con cuchillo de chef

    Cortando las patatas con el cuchillo de chef

  2. Échales un poco de sal y una cucharada de aceite, y revuélvelas bien para que queden impregnadas.
  3. Introduce el recipiente en el microondas, tapado pero no de forma hermética, y deja que se cocinen 5 minutos a máxima potencia. Al cabo de ese tiempo, revuélvelas de nuevo y deja que se cocinen otros 5 minutos, hasta que compruebes que puedes pincharlas con un tenedor sin problemas, sin que “crujan”. Si están todavía duras, déjalas un par de minutos más y vuelve a comprobarlo.
    Patatas al microondas

    Patatas listas para cocerse en el microondas

  4. Pela los ajos y córtalos en rodajas gruesas.
  5. Pon la sartén en el fuego a temperatura alta y cubre todo el fondo con aproximadamente un dedo de aceite.
  6. Cuando esté caliente, echa los ajos y deja que se cocinen durante un par de minutos, hasta que estén dorados a tu gusto. Retíralos con una espumadera para que escurran todo el aceite.
  7. Ahora ve incorporando las patatas y deja el fuego a una temperatura media-alta para que se frían adecuadamente durante unos 5-7 minutos. Échales sal al gusto por encima. Estarán listas cuando por fuera tengan una capa ligeramente crujiente, pero sin embargo al partirlas estén tiernas por dentro.
    Patatas fritas

    Friendo las patatas al ajillo en la sartén de hierro

  8. Retira las patatas con una espumadera para que dejen el máximo de aceite posible en la sartén, y resérvalas en un plato o fuente.
  9. Ahora espolvorea por encima el perejil y el pimentón, revuélvelas y ya están listas para servir. Si quieres, puedes retirar el exceso de aceite de la sartén y volver a poner las patatas en ella para servirlas, le da un toque muy rústico 😉

 

Tiempo: 25 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Quedan ideales servidas en la propia sartén al centro de la mesa, sobre todo si son para un aperitivo. Eso sí, que estén recién hechas, bien calentitas, crujientes por fuera y tiernas en su interior. Si necesitas prepararlas con antelación, siempre puedes darles un último toque de calor con la sartén durante un par de minutos para que vuelvan a estar crujientes y calientes.

Si son para una guarnición, sírvelas en los platos de los comensales, y recomiéndales que no les echen ninguna salsa ni añadido, porque son muy gustosas y están de… ¡escándalo!

Receta de patatas fritas al ajillo

Patatas fritas al ajillo

 

Variantes de la receta de patatas fritas al ajillo:

Si quieres un plato más completo, puedes añadir a la sartén verduras como setas, pimientos de padrón o espárragos, para que se cocinen a la vez.

Para darle un toque definitivamente distinto, puedes especiar las patatas de forma diferente. Pimentón, comino, orégano, tomillo, romero o curry pueden ser unos excelentes aliados para variar el sabor de este plato y comerlo cada vez con un aroma distinto.

Consejos:

Cuando vayas a echar las patatas en la sartén, intenta hacerlo poco a poco porque si no acabarán pegadas unas con otras. Incluso mientras se están friendo, puedes ayudarte de unas pinzas de cocina para ir separándolas.

Los ajos podrían dorarse demasiado debido a la alta temperatura del aceite, por lo que tienes que vigilarlos atentamente, ya que llega un punto en el que en cuestión de segundos pasan de un apetecible color dorado a otro más negro y con sabor a quemado.


Escrito por

2 Comentarios en “Patatas fritas al ajillo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *