Macarrones al horno gratinados

NataCocina, Pasta, Recetas FácilesDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 4,60 de 5)
Macarrones al horno gratinados

La pasta en general me encanta, y si hablamos concretamente de macarrones, menuda delicia! Es un tipo de pasta que, como cualquier otra, admite cualquier combinación de ingredientes, aliños y salsas, pero lo mejor de todo es que es una de las pastas que mejor queda al gratinarla, básicamente porque no se apelmaza.

Estos macarrones al horno gratinados están elaborados con una salsa boloñesa casera, todo un clásico italiano para acompañar la pasta, y posteriormente se gratinan con un queso a elección personal, en este caso ha sido emmental recién rallado. Y por supuesto, el toque especial de una salsa bechamel casera para mantener esa capa cremosa sobre la que se gratina el queso… de ¡escándalo!

Puedes encontrar la receta de salsa boloñesa en versión extendida en este enlace. Una de sus ventajas, además de estar sabrosísima, es que puede ser congelada fácilmente, por lo que una receta como ésta la puedes tener lista en apenas los 15-20 minutos que tarda la pasta en cocerse y apenas 5-10 minutitos de gratinado.

 

Ingredientes para la receta de macarrones al horno gratinados (para 4 personas):

  • Para la salsa boloñesa (cuya receta puedes ver aquí):
    • 400 gr de carne picada: 150 gr de cerdo (cabeza de lomo) y 250 gr de ternera (babilla o similar, económica).
    • 1 zanahoria.
    • 1 cebolla.
    • 1 vasito de vino blanco.
    • 300-400 gr de salsa de tomate o tomate frito.
    • 50 ml de leche.
    • Orégano.
    • Aceite, sal y pimienta.
  • Para la salsa bechamel casera:
    • 1/2 litro de leche (el equivalente a un poco más de dos vasos de leche).
    • 2 cucharadas de harina.
    • 3 cucharadas de mantequilla.
    • Sal.
    • Especias al gusto (nuez moscada, pimienta, orégano…).
  • Para la pasta:
    • 300-350 gr de macarrones (o cualquier otro tipo de pasta que te guste).
    • Queso para rallar: emmental, parmesano, havarti, mozzarella…
    • Sal y orégano.

 

Preparación, cómo hacer macarrones al horno gratinados:

  1. Para la salsa boloñesa, puedes seguir esta receta en detalle, aunque a continuación tienes un pequeño resumen sobre cómo prepararla.
    1. Pica finamente la cebolla y la zanahoria, y rehógalas en una sartén con un poquito de aceite y fuego medio, hasta que la cebolla empiece a verse transparente.
    2. Añade a la sartén la carne picada, mézclala con el resto de ingredientes y ve picándola bien, que se vaya deshaciendo en pequeñas bolitas. Echa sal, pimienta y orégano al gusto.
    3. A los 3 minutos, añade el vaso de vino blanco y deja que se evapore el alcohol.
    4. Echa el tomate y la leche, y déjalo cocer todo durante 20 minutos, para que los sabores se fusionen y los ingredientes se aromaticen con la mezcla.
  2. En estos 20 minutos puedes preparar los macarrones: pon agua (que después cubra de sobra la pasta) a cocer en una olla, y una cucharadita de postre de sal. Cuando hierva, añade la pasta y, cuando vuelva a hervir, cuenta los minutos que muestre el paquete (en este caso son 10 minutos). Cuando estén listos, escúrrelos.
  3. Vamos a preparar la bechamel, y para ello seguimos esta receta que explica cómo hacer bechamel casera con todos los detalles y fotografías para que te quede perfecta. Aquí tienes un resumen:
    1. En un cazo a fuego suave, añade las dos cucharadas de mantequilla, y cuando esté líquida, incorpora las cucharadas de harina y revuélvelo todo muy bien, que no queden grumos de harina.
    2. A continuación, añade un poco de leche (medio vaso) y sigue mezclando bien. Cuando se haya integrado todo, añade el resto de la leche y no dejes de remover con unas varillas, para que no se te pegue en el fondo. Añade sal al gusto, y también especias, por ejemplo pimienta negra molida, nuez moscada y orégano.
    3. Cuando la salsa esté cremosa y con la textura adecuada, apártala del fuego y resérvala. Si en el momento de añadirla a los macarrones está un poco espesa, añade un chorrito de leche y remueve bien.
  4. Ahora solo falta montarlos y gratinarlos:
    1. Precalienta el horno a 200ºC.
    2. En una bandeja de horno, añade los macarrones, y mézclalos con la salsa boloñesa.
    3. A continuación, riega por encima con la salsa bechamel, ralla el queso y espárcelo, al igual que un poco de orégano.
    4. Introduce la bandeja en el horno durante unos 10 minutos, a altura media y resistencia arriba y abajo, hasta que se doren ligeramente. Sacar del horno y reservar.
Cómo hacer macarrones al horno gratinados

Preparando la salsa boloñesa y la salsa bechamel para los macarrones al horno gratinados

Cómo preparar macarrones al horno gratinados

Preparando los macarrones al horno gratinados

Tiempo: 50 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Deja la bandeja de horno reposar al menos 5 minutos, y sirve los macarrones bien calentitos en los platos de los comensales. Podrás observar que el queso está derretido y ligeramente gratinado, por lo que ha ido invadiendo los macarrones, y junto con la bechamel, da un resultado muy cremoso y delicioso.

Es una receta que puedes guardar sin problemas 2-3 días en la nevera e incluso congelarla. Después solo tienes que dejarla descongelar a temperatura ambiente y darle un golpe de calor de pocos en el horno o en el microondas. El lujo de poder disponer de un plato de pasta casero en pocos minutos es un auténtico… ¡escándalo!

 

Variantes de la receta de macarrones al horno gratinados:

Puedes preparar esta misma receta con cualquier otro tipo de pasta: spaguettis, tallarines, espirales… La salsa boloñesa y la bechamel junto con el gratinado se adaptan a cualquier tipo de pasta, y una de las formas más conocidas es sin duda con la lasaña de carne a la boloñesa, una auténtica exquisitez de la cocina italiana 😛

 

Consejos:

Elige una carne picada de buena calidad. Mejor si le pides al carnicero que te pique una carne que puedas elegir. Mi recomendación siempre es 2/3 de carne de ternera (por ejemplo babilla, que es económica y picada queda genial) y 1/3 de carne de cerdo (el lomo de cabeza suele ser la mejor opción).

Al igual que puedes congelar estos macarrones, también puedes congelar la salsa boloñesa sin problemas. Hazlo en pequeños recipientes con raciones individuales o para dos, y ve descongelándolos conforme te vayan haciendo falta. Tan sólo tendrás que cocer la pasta y tendrás tu comida lista en un momento. Esta solución es ideal para cuando no tienes tiempo de liarte en la cocina 😉


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *