Galletas caseras de avena con arándanos

NataGalletas, Postres con fruta, Postres y repostería, Recetas FácilesDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 4,00 de 5)
Galletas caseras de avena con arándanos

Es una delicia poder preparar galletas en casa, porque se realizan con ingredientes que solemos tener a mano, y además se preparan de forma fácil y rápida (apenas necesitan 10-12 minutos de horno). Otra ventaja es que puedes aportar tu toque personal con los ingredientes principales que prefieras, como por ejemplo frutos secos, chocolates, frutas, especias…

Estas galletas caseras de avena con arándanos tienen un sabor muy particular, y gracias a la avena, quedan con una textura y sabor muy característico. Los arándanos aportan su característica acidez y sabor dulzón, por lo que son unas galletas ideales para comer solas o acompañando lácteos, como quesos o yogures.

Si te gustan las galletas, puedes preparar estas galletas caseras de avena con chocolate, que son ideales para los amantes del chocolate. También puedes optar por las frutas y los frutos secos y preparar unas deliciosas galletas de avena caseras con manzana y nueces, aromatizadas con canela.

 

Ingredientes para la receta de galletas caseras de avena con arándanos (una bandeja entera de horno, unas 30 galletas):

  • 1 huevo grande (L).
  • 100 gr de copos de avena.
  • 50 gr de mantequilla.
  • 50 gr de harina.
  • 40 gr de azúcar moreno.
  • 1/2 cucharadita de levadura química.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 80 gr de arándanos secos (también pueden ser frescos, o incluso cambiarlos por cualquier otro fruto rojo: frambuesas, moras, fresas…).

 

Preparación, cómo hacer galletas caseras de avena con arándanos:

  1. Introduce la mantequilla en un pequeño bol apto para microondas, y con apenas 10 segundos de microondas estará derretida (vigila que no se salga del bol). También puedes hacerlo poniéndola en un cazo al fuego.
  2. Mezcla la mantequilla con la avena, que la empape por completo.
  3. En otro bol, añade el huevo, el azúcar y la sal, y mézclalo todo bien. Incorpora la harina y la levadura, y vuelve a revolverlo todo.
    Receta de galletas caseras de avena con arándanos

    Preparando alletas caseras de avena con arándanos

  4. Corta los arándanos en pequeños trocitos, y añádelos a la mezcla anterior.
  5. Ahora incluye la avena (que ya estaba previamente mezclada con la mantequilla), revuelve bien y ya tendrás lista la pasta para las galletas.
  6. Precalienta el horno a 180ºC mientras le das forma a las galletas.
  7. En una bandeja de horno forrada con papel vegetal (para que no se te peguen), ve formando las galletas. Puedes hacerlo con algún molde, o simplemente aplastándolas con una cuchara. Además puedes darles más volumen, como las nuestras, o dejarlas más planas y aplastadas.
  8. Introduce la bandeja en el horno y hornea durante alrededor de 10 minutos, cuando veas que se han dorado. Truco: para saber si una galleta con avena (que ya es dorada de por sí) está lista, pínchala con un palillo, y si está blandita, deja que se hornee unos minutos más. En cambio, si la notas crujiente, sácalas del horno porque ya estarán listas.
  9. Sácalas del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla, para que no se humedezcan y queden crujientes.
Cómo preparar galletas caseras de avena con arándanos

Cómo preparar galletas caseras de avena con arándanos

 

Tiempo: 25 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Deja que se enfríen al menos durante unos minutos, y degústalas como y cuando prefieras: en el desayuno o la merienda, como postre, acompañando un vaso de leche o incluso desmenuzadas encima de un yogur.

Ten en cuenta que desaparecen rápido, así que te recomendamos preparar varias tandas seguidas de galletas y guardarlas en un bote con tapadera para que se conserven mejor.

 

Variantes de la receta de galletas caseras de avena con arándanos:

Puedes utilizar la misma base para crear galletas con otros sabores en vez de arándanos, como por ejemplo chocolates, tanto negro como blanco, como en estas galletas caseras de avena con chocolate, o incluso frutas y frutos secos, como es el caso de las riquísimas galletas de avena caseras con manzana y nueces, aromatizadas con canela.

Aromatízalas con especias o aromas, como la vainilla, la canela o el jengibre, le van fenomenal 😉

 

Consejos:

Puedes multiplicar las cantidades de los ingredientes para hacer varias tandas de galletas. Haz la mezcla y dale forma a las galletas hasta cubrir casi por completo una bandeja del horno, y mientras se hornean, forma otra tanda de galletas y, aprovechando que el horno está en funcionamiento, nada más sacar la primera tanda introduces la segunda, así hasta terminar con la masa que hayas preparado.

Si preparado muchas, recuerda guardarlas en un recipiente hermético. Es posible que el toque crujiente lo vayan perdiendo con los días, pero estarán deliciosas igualmente. Además, seguro que duran poco tiempo en la cocina sin ser devoradas 😛


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *