Cómo hacer salsa bechamel

NataCocina, Recetas Fáciles, Salsas y guarniciones2 Comentarios

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Salsa bechamel

La salsa bechamel es un clásico de las cocinas, una salsa que puede utilizarse en multitud de recetas, y que se hace con ingredientes muy básicos que seguro que siempre tienes en la cocina. Hay muchas formas de hacer salsa bechamel, pero a mi me gusta esta receta en particular porque es una de las más fáciles, la preparas en pocos minutos y además tiene un sabor muy suave, por lo que viene genial para que la añadas a cualquier plato que la necesite.

Eso sí, según la ocasión yo la varío ligeramente, sobre todo porque le añado especias en función de la receta, para que no sea una simple salsa de acompañamiento, sino que aporte personalidad al plato.

Puedes comenzar a salivar con estas sugerencias para utilizar la salsa bechamel, como en la clásica lasaña de carne a la boloñesa, o la original lasaña de espinacas. Por supuesto, que no falte la espectacular versión griega de la lasaña, la deliciosa musaka o moussaka griega, repleta de carne y verduras, y gratinada.

Si lo que te gusta es innovar, dale vida a tu bechamel y utilízala para estos Macarrones de Escándalo con bechamel de mostaza y queso, una auténtica delicia con marca de la casa. Y para los amantes de los quesos, son ideales estos macarrones con salsa roquefort sin nata, cuya base es esta deliciosa bechamel que ya estás tardando en preparar 😉

 

Ingredientes para hacer salsa bechamel:

  • 1/2 litro de leche (el equivalente a un poco más de dos vasos de leche).
  • 2 cucharadas de harina.
  • 3 cucharadas de mantequilla.
  • Sal.
  • Especias al gusto (nuez moscada, pimienta, orégano…).

 

Preparación, cómo se hace la bechamel:

  1. En un cazo, añade las tres cucharadas de mantequilla. Pon el cazo en el fuego, suave, y espera a que la mantequilla se deshaga y se quede líquida.
  2. Cuando la mantequilla esté líquida, añade las cucharadas de harina y revuélvelo todo muy bien, para que se forme una pasta homogénea y no queden grumos de harina.
  3. A continuación, añade un poco de leche (medio vaso) y sigue mezclando bien. Cuando se haya integrado todo, añade el resto de la leche y no dejes de remover con unas varillas (o si no tienes, una cuchara), para que no se te pegue en el fondo. Recuerda tener el fuego suave.
  4. Añade sal al gusto, y también especias. En este caso no le he añadido ninguna porque quería hacer una receta neutra, pero mis preferidas son nuez moscada, pimienta, orégano e incluso pimentón dulce, según la ocasión.
  5. Cuando la salsa esté cremosa y con la textura adecuada, apártala del fuego y sírvela en tu plato. Recuerda que normalmente la salsa bechamel se espesa un poco después de apartarla del fuego, así que intenta retirarla cuando esté un poco más líquida de lo que te gusta, y déjala reposar unos minutos. Para ajustar su textura puedes ir jugando con la leche, si se te queda demasiado dura puedes añadirle un poquito para que no siga endureciéndose ni se quede pegada.
Cómo hacer salsa bechamel

Cómo se hace la bechamel

Tiempo: 15 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Esta salsa es perfecta para acompañar platos italianos como pastas, lasañas o canelones. Pero se puede utilizar en un montón de recetas más, como moussaka, sobre verduras cocidas o patatas, cremas, cazuelas…

 

Variantes de la receta de salsa bechamel:

Esta salsa bechamel es una base para que puedas crear tu propia salsa. Por ejemplo, añádele tu queso fuerte favorito, como roquefort o rulo de cabra, y crea una bechamel de queso deliciosa. O también puedes hacer una bechamel con un toque a mostaza picante. Estas modificaciones van genial con la pasta, no va a necesitar nada más!

Si picas y sofríes previamente una cebolla, y a continuación sigues con el proceso de la bechamel, te quedará mucho más sabrosa y se adaptará perfectamente a tus platos de pasta, carne, pasteles salados…

 

Consejos:

No dejes de remover la bechamel en el final del proceso, ya que si se pega en el fondo, te quedará con grumos o incluso puede quemarse y volverse oscura.

Puedes conservarla en la nevera durante 2-3 días, pero en ese caso recuerda dejarla más líquida de la cuenta, porque en la nevera espesará. También puedes conservarla tal cual, y a la hora de tomarla puedes volverla a poner en un cazo con un poco de leche y calentarla a fuego suave hasta lograr la textura deseada.


Escrito por

2 Comentarios en “Cómo hacer salsa bechamel”

    1. Nata
      Nata

      Hola Marta! Gracias por detectar el fallo, acabo de corregirlo, son 3 cucharadas tal y como indicaba en la sección de ingredientes. Seguro que cuando la prepares te va a quedar de… ¡escándalo!
      Un saludo 😉

  1. Pingback: Lasaña de carne a la boloñesa - Recetas de Escándalo

  2. Pingback: Lasaña de espinacas - Recetas de Escándalo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *