Cómo hacer salsa a la pimienta verde

NataCocina, Recetas Fáciles, Salsas y guarnicionesDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,67 de 5)
Cómo hacer salsa a la pimienta verde

Dominar el terreno de las salsas da muchísimo juego en la cocina. Siempre se ha tenido la creencia de que las salsas servían para enmascarar platos cuya base es de poca calidad, pero nada más lejos de la realidad. Una buena salsa en su justa medida es el mejor complemento para una carne o pescado de gran calidad, y por supuesto también van genial con verduras y los platos de pasta.

La salsa a la pimienta verde es una de las salsas más sencillas a la par que sabrosas que se pueden elaborar, y a mí me gusta especialmente con carnes y con pasta. Se trata de una salsa que se sirve caliente, es muy cremosa, y se elabora con pimienta verde hidratada que nada tiene que ver con la habitual pimienta negra que solemos moler. De hecho, es una pimienta que puedes comértela entera sin problemas, pues su picor es bastante suave.

Sin duda alguna esta salsa queda espectacular con solomillo de cerdo, y para muestra un botón: nuestra deliciosa receta de solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas. Como comentaba, es una de esas salsas que me la imagino acompañando carnes, por ejemplo hamburguesas gourmet caseras, o incluso un buen plato de pasta.

Otras salsas que le van genial a las carnes son la salsa barbacoa o la salsa roquefort (nuestra versión es sin nata y está riquísima). Para muestra, el increíble solomillo de cerdo con salsa roquefort, una apuesta segura para sorprender a los más queseros. Y si optas por una guarnición, las patatas con salsa de queso cabrales están de… ¡escándalo!

Manos a la obra, ten lista tu salsa a la pimienta verde en apenas 15 minutos y dale un toque gourmet a tus platos 😉

 

Ingredientes para hacer salsa a la pimienta verde (cantidad para acompañar el plato de carne de 4 personas, unos 300gr):

  • 200 ml de nata para cocinar.
  • 1 cebolleta o 1 cebolla pequeña.
  • 1/2 pastilla de caldo concentrado (de carne o de pollo, ambos sirven).
  • 1 cucharada de pimienta verde. ¡Importante! Se trata de la pimienta verde que venden en un tarrito con líquido, por lo que no está seca ni deshidratada. El tarrito, aunque suele parecer pequeño, será suficiente para preparar muchas veces esta salsa a la pimienta verde.
  • 1/2 vasito de vino blanco o jerez.
  • Aceite de oliva, pimienta negra molida y sal.

 

Preparación, cómo hacer la salsa a la pimienta verde:

  1. Prepara la cebolleta. Para ello, lávala bajo el chorro de agua fría y sécala. Córtale el rabo (toda la zona verde) y las raíces, y pícala finita.
  2. Pon una sartén a fuego medio, échale un poco de aceite y sal, y saltea en ella la cebolleta durante 5 minutos, hasta que esté ligeramente transparente.
  3. Desmenuza con tus propios dedos la pastilla de caldo concentrado encima de la sartén, y añade el vino blanco. Revuelve bien y deja que el alcohol se evapore, tardará un par de minutos.
  4. Añade la nata y una cucharada de pimienta verde. Remuévelo todo bien y déjalo que se cocine y espese durante unos 5 minutos (no debe hervir, así que ponlo a fuego flojito).
  5. Si espesa demasiado, puedes añadir un poco de leche hasta dar con la textura que más te guste. Pruébala y rectifícala de sal si es necesario.
    Cómo hacer la receta de salsa a la pimienta verde

    Cómo preparar la salsa a la pimienta verde

 

Tiempo: 15 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Asegúrate de utilizar la salsa bien caliente, por lo que puedes prepararla en el último momento, o tenerla previamente hecha y darle un golpe de calor de nuevo en el fuego, con un par de minutos es suficiente. Al recalentarla puede espesarse un poco, así que puedes añadirle leche hasta dar con la textura que más te guste.

Salsa a la pimienta verde

Salsa a la pimienta verde

Riega tus platos de pasta (con unos espaguettis y un poco de bacon crujiente quedaría espectacular), o tus recetas de carne. Para ir abriendo apetito, mira cómo queda el solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas.

Receta de solomillo de cerdo a la pimienta verde

Solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas

 

Variaciones de la receta de salsa a la pimienta verde:

Si prefieres las salsas sin nata, existe una alternativa muy buena basada en leche y harina de maíz (como si fuera una bechamel), y puedes tomar como ejemplo nuestra salsa roquefort sin nata. Simplemente en vez de agregar nata, incorpora una mezcla de leche y harina de maíz (previamente diluídas en frío), y sigue con el resto de la receta.

La cebolleta o cebolla es opcional para la preparación, aunque en mi opinión le aporta una textura y sobre todo un sabor que le queda genial. Solo prescindiría de ella si tengo muy poco tiempo para cocinar. Y si la añades y quieres que la salsa quede finita, puedes triturarla con una batidora.

 

Consejos:

Prueba siempre la salsa antes de servirla, para que esté perfecta para ti en cuanto a textura y sabor. Si te queda muy espesa, puedes ir añadiendo un poco de leche. En cuanto a la sal, ten en cuenta que el propio caldo concentrado aporta bastante, por lo que debes probarla antes de hacer cualquier cambio.

Puedes conservarla 2-3  en la nevera en un recipiente hermético (preferiblemente un tarro de cristal).


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *