Bizcocho muy esponjoso de queso y yogur

NataBizcochos, Postres y repostería, Recetas Fáciles10 Comentarios

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (12 votos, media: 4,25 de 5)
Bizcocho muy esponjoso de queso y yogur

Nada más ver el bizcocho, te puedes hacer una buena idea de que, efectivamente, es muy, muy esponjoso, y para mí no hay mejor cualidad que esa en un bizcocho.

Se trata de un bizcocho de queso y yogur que es una simple adaptación de la clásica tarta de queso al horno al formato bizcocho, por lo que los que somos amantes de ese delicioso postre, no nos podemos resistir a los encantos de este bizcocho que tanto sabe a queso.

Para mayor facilidad, se prepara con la famosa “medida del yogur”, que consiste en utilizar el envase del yogur para medir las cantidades de cada ingrediente, y te olvidas de gramos o cucharadas. Si sigues los pasos de esta receta, te va a quedar así de deliciosa 🙂

En cuanto a la forma, este bizcocho queda muy bien en un molde rectangular, pero puedes utilizar cualquier otro. Te animo a que visites la sección de moldes para bizcochos de nuestra tienda online y te lleves el que más te guste, desde un sencillo molde redondo o rectangular (que también te sirve para preparar pan de molde), a los increíbles y artísticos diseños de los moldes de Nordic Ware 🙂

Seguro que además de éste, te encantarán el resto de bizcochos muy jugosos que también hemos elaborado con la medida del yogur, como éste bizcocho de calabaza, o el bizcocho de zanahoria y nueces. Para los amantes del chocolate, nada mejor que este bizcocho de chocolate casero, o el de naranja y chocolate. Y para los que disfrutamos de cualquier postre o tarta con manzana, nada mejor que un bizcocho de manzana y nueces, esponjoso y casero.

 

Ingredientes para hacer bizcocho muy esponjoso de queso y yogur (un molde de 20cm de diámetro redondo, o uno rectangular):

  • 1 yogur natural (de 125 gr).
  • 3 huevos.
  • Harina (3 medidas de yogur).
  • Azúcar (2 medidas de yogur).
  • Aceite de oliva (1 medida de yogur). Si te gusta que en el sabor final se aprecie el aceite, utiliza uno de sabor potente, pero si prefieres que sea más discreto, utiliza un aceite de sabor suave.
  • 1 sobre de levadura en polvo (16 gr).
  • 250 gr de queso crema para untar.
  • Mantequilla para untar el molde.
  • Mermelada (opcional, para acompañarlo como si se tratase de una tarta de queso).

 

Preparación, cómo hacer la receta de bizcocho muy esponjoso de queso y yogur:

  1. Para poder utilizar el recipiente del yogur, vacíalo en un pequeño vaso o bol, y ya lo tienes listo para medir las cantidades del resto de ingredientes.
  2. Precalienta el horno a 180ºC durante 10 minutos, durante los cuales elaboras la masa del bizcocho.
  3. En un bol grande, añade las dos medidas de azúcar y los huevos, y bátelos enérgitamente, mejor con unas varillas o una cuchara. Mezcla hasta que el azúcar se haya disuelto casi por completo.
  4. Añade el aceite y el yogur, y sigue batiendo para que la mezcla quede homogénea, sin grumos.
  5. Es el momento de incorporar el queso crema. Te costará un poco mezclarlo con el resto de ingredientes, pero con unas varillas te será fácil. Intenta que quede prácticamente disuelto.
  6. Ahora, sitúa un colador justo encima del bol y ve añadiendo las medidas de levadura y harina, de forma que pasen por el colador. De esta forma estarás tamizando la harina, para que se añada sin apelmazamientos y sea más sencillo integrarla con la mezcla.
  7. Escoge un molde, que puede ser el clásico redondo o uno rectangular. Puedes extender un poco de mantequilla con tu propio dedo por sus paredes, o bien forrarlo con papel de horno. Así te aseguras que no se te va a pegar el bizcocho.
  8. Vierte la masa en el molde y colócalo en el horno, a una altura media, y mantenlo 180º durante unos 35 minutos. Si el molde elegido es el rectangular, añade 5-10 minutos más de horneado, porque al quedar más alto el bizcocho, tarda un poco más en hornearse.
  9. Finalmente, para saber si está perfectamente hecho, haz la prueba del palillo: pincha con un palillo el bizcocho, y si sale sin restos pegados, está listo. Si no es así, déjalo unos minutos más. Apaga el horno, saca el bizcocho y déjalo reposar al menos 30 minutos.
Receta de bizcocho muy esponjoso de queso y yogur

Cómo preparar el bizcocho esponjoso de queso y yogur

 

Tiempo: 45 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Tras el reposo inicial, ya puedes desmoldarlo sin problemas. Puedes tomarlo templado o completamente frío, cortado en rodajas, e incluso acompañado con tu mermelada favorita, le viene genial 😉

Se puede conservar durante varios días a temperatura ambiente, mejor guardado en un recipiente hermético para que no se reseque demasiado. De todas formas, te garantizamos que va a durar poquito en la cocina de lo delicioso que está 😛

Si ya así tiene una pinta increíble, imagínatelo preparado con alguno de los moldes para bizcochos de nuestra tienda online de diseños artísticos 😛

 

Variantes de la receta de bizcocho muy jugoso de queso y yogur:

Al igual que se hace con las tartas de queso, puedes aromatizarlo ligeramente. Añade ralladura de naranja o de limón, o incorpora un yogur que no sea natural, sino de algún sabor que te guste, y ya tienes tu bizcocho de queso completamente reinventado.

Y si te apetece preparar otros bizcochos con la medida del yogur, anímate y prueba los bizcochos que hemos preparado 😉

 

Consejos:

Lo más probable es que se haya bajado un poco el volumen de la zona central, algo normal debido al queso. Si le añades menos queso se bajará menos, pero ¿quién está dispuesto a sacrificar ese delicioso sabor a tarta de queso? También puedes hornearlo a menor temperatura y así se mantendrá más estable, pero tardará más tiempo y podría resecarse un poco si no controlas bien el calor.


Escrito por

10 Comentarios en “Bizcocho muy esponjoso de queso y yogur”

  1. Ady

    Hola se ve muy rico, lo voy a hacer 🙂 solo una pregunta ¿puedo poner leche condensada en lugar de azúcar? y si es así sabes cuanta?

    1. Nata
      Nata

      Hola! La mezcla de azúcar y huevos inicial, batida enérgicamente, le aporta esponjosidad al resultado final. Si cambias el azúcar por leche condensada, lo más probable es que te quede un bizcocho muy poco esponjoso. De cantidades no sabría decirte porque la leche condensada, por su textura, aporta líquido, así que es complicado reestructurar la receta. Si te animas, puedes probar sustituyendo las dos medidas de azúcar por una de leche condensada, y ver qué pasa.
      Ya nos contarás 😉
      Un saludo!

      1. Ady

        Gracias por tu respuesta, lo voy a hacer con leche condensada así como me aconsejas, es la primera vez que hago un bizcocho, espero que no sea un desastre jajaja dicen que el que no arriesga no gana. Besos, hasta pronto 🙂

  2. Pingback: Cómo hacer una cobertura de chocolate brillante, ideal para tartas y bizcochos - Recetas de ¡Escándalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *