Alcachofas con jamón y cebolla

NataAperitivos, tapas y pinchos, Cocina, Recetas Fáciles, VerdurasDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 4,80 de 5)
Alcachofas con jamon y cebolla

Nos encantan las alcachofas, y siempre que están en temporada aprovechamos para preparar recetas riquísimas con ellas. Además de su sabor, me resulta bastante saciante y además se pueden preparar de una gran cantidad de formas posibles, la gran mayoría sencillísimas. ¿Qué más se le puede pedir?

Estas alcachofas con jamón y cebolla es una receta clásica donde las haya, ya que el saladito del jamón hace que se potencia el sabor de la alcachofa, por lo que le va perfecto. Si además añadimos cebolla y ajos pochaditos, el resultado es de auténtico… ¡escándalo!

Al contrario de lo que pueda parecer, preparar las alcachofas y retirar las hojas exteriores es muy sencillo, aunque requiere que estés un ratito haciéndolo. Pero como el resultado es tan bueno, vale la pena 😉

Si te gusta esta receta, pásate por nuestra sección de verduras, donde encontrarás otra magnífica receta con alcachofas, las alcachofas asadas al horno con cebolla. Además tenemos muchas sugerencias de verduras elaboradas a la plancha, como el pak choi salteado con sésamo, los espárragos a la plancha con salsa romesco y rollitos de tortilla o, como opción más exótica, el salteado de verduras al wok con ternera.

 

Ingredientes para hacer la receta de alcachofas con jamón y cebolla (4 personas):

  • 12 alcachofas frescas.
  • 100 gr de jamón serrano en tacos.
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida.

 

Preparación, cómo preparar alcachofas con jamón y cebolla:

  1. Vamos a limpiar las alcachofas. Para ello, quita con tus propias manos las hojas más exteriores y duras, hasta llegar a esas que están un poquito más amarillas y suaves. Pela (lo ideal es con un pelapatatas) el rabo, y por último corta el extremo inferior de la alcachofa. Puedes ver todo el proceso en la siguiente fotografía:
  2. Ve poniéndolas en un bol lleno de agua con el zumo de limón, para evitar que se oxiden.
    Como se pelan las alcachofas

    Pelando las alcachofas y dejándolas en un bol con agua y limón

  3. Pon una olla con abundante agua a fuego fuerte, y cuando empiece a hervir, ve partiendo las alcachofas por la mitad y échalas a la olla. Nosotros hemos utilizado nuestra olla Monix, que nos encanta para este tipo de recetas porque se calienta rapidísimo y tenemos el agua hirviendo en un momento.
  4. Baja un poco el fuego (aunque el agua debe seguir hirviendo) y deja que se cocinen unos 15 minutos.
    Cocer las alcachofas

    Cociendo las alcachofas en la olla

  5. Mientras, pela la cebolla y córtala finita. Pela también los ajos y córtalos en rodajas. Saltéalos en una sartén con un poco de aceite y sal durante unos minutos a fuego medio-fuerte, hasta que veas que se doran ligeramente.
    Salteando cebolla y ajos

    Pochando la cebolla y los ajos

  6. Incorpora el jamón y deja que se cocine todo junto un par de minutos más. Reserva.
    Cebolla y ajos con jamon

    Salteando el jamón junto con la cebolla y los ajos

  7. Cuando las alcachofas estén listas, escúrrelas.
  8. En la sartén que estábamos utilizando, echa un chorrito de aceite y ve poniendo las alcachofas, salteándolas a fuego fuerte para que se doren un poquitín, apenas 2-3 minutos. Salpiméntalas a tu gusto, aunque cuidado con la sal porque después vendrá el jamón y aportará bastante sal.
  9. Incorpora de nuevo la cebolla, el ajo y el jamón, revuélvelo todo un par de minutos y… listo!
    Saltear las alcachofas con el jamon, la cebolla y los ajos

    Salteando las alcachofas junto con el jamón, la cebolla y los ajos

 

Tiempo: 35 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Están buenísimas tanto calientes como ya tibias o completamente frías, así que tómalas como más te apetezcan. Puedes servirlas en un bol al centro de la mesa para que los comensales vayan cogiéndolas, o bien directamente en los platos.

Pueden cumplir la función de aperitivo, guarnición o incluso plato completo, por lo que es una receta muy agradecida y que saca todo el sabor de la alcachofa, que es de lo que se trata. Si te sobran, puedes guardarlas 2-3 días en la nevera sin problemas y darles un toque de calor con la sartén a la hora de servirlas.

Receta de alcachofas con jamon y cebolla

Alcachofas con jamón y cebolla

 

Variantes de la receta de alcachofas con jamón y cebolla:

Puedes añadirles especias y hierbas a tu gusto para darle un toque totalmente distinto al plato: un poco de comino o pimentón dulce, hierbas como el tomillo, el romero o el orégano, o incluso un puntito exótico a base de curry.

Para los amantes de los picantes, puedes añadir a la sartén con la cebolla y los ajos un par de guindillas, poco antes de que estos ingredientes estén listos.

Si te apetece que estén acompañadas por un poco de salsita, solo debes triturar (lo mejor es con la batidora) un par de alcachofas (es decir, 4 mitades) junto con 150 ml de agua, un chorrito de aceite y pimienta negra recién molida. Cuando las sirvas en los platos, riega por encima con la salsa (lo ideal es que esté fría), y verás qué bien queda 🙂

 

Consejos:

Al comprar las alcachofas fíjate en las que tengas las hojas muy pegadas al cuerpo, que no estén ennegrecidas y bastante duras, así te aseguras que su interior está tierno y fresco, y tendrás que desperdiciar menos hojas al pelarlas.


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *