Alcachofas asadas al horno con cebolla

NataAperitivos, tapas y pinchos, Cocina, Recetas Fáciles, Salsas y guarniciones, VerdurasDejar un comentario

¡Valora esta receta!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Alcachofas asadas al horno con cebolla

Siempre que es temporada de alcachofa intento aprovecharla al máximo, ya que es una verdura que me encanta, y que además de sana y con interesantes propiedades, se puede preparar de multitud de formas, a cual más fácil.

Al contrario de lo que pueda parecer, preparar las alcachofas y retirar las hojas exteriores es muy sencillo, y de hecho en esta receta de alcachofas asadas al horno con cebolla es casi lo único que tienes que hacer, ya que el horno se encarga del resto.

Con un aliño de hierbas (en este caso he elegido tomillo y romero) y un poco de cebolla para completar el asado, tendrás listo el entrante o la guarnición perfecta 😉

Si te gusta esta verdura, puedes seguir deleitándote con nuestra clásica receta de alcachofas con jamón y cebolla, con todos los trucos y consejos para que te queden increíblemente tiernas y sabrosas. Y si te decides a preparar verduras al horno, anota nuestras riquísimas y facilísimas recetas, como la coliflor al horno con especias, o las berenjenas al horno con miel de caña, mucho más sanas que las berenjenas fritas pero igualmente de auténtico… ¡escándalo!

También puedes utilizar el horno para preparaciones tan originales como el baba ganoush o crema de berenjenas con pan de pita casero, o una escalivada de pimientos y berenjenas con vinagreta dulce y atún. Y por supuesto para rematar platos y gratinarlos, como es el caso de estas jugosas espinacas a la crema gratinadas.

Ingredientes para hacer la receta de alcachofas al horno con cebolla (4 personas):

  • 12 alcachofas frescas.
  • 1 cebolla grande.
  • 1/2 limón.
  • Aceite de oliva, sal y hierbas al gusto (tomillo, romero, orégano…).

 

Preparación, cómo preparar alcachofas asadas al horno con cebolla:

  1. Vamos a limpiar las alcachofas. Para ello, corta o pela el rabo (ya que la carne de su interior se puede aprovechar), y corta con tus propias manos las hojas más exteriores y duras, hasta llegar a esas que están un poquito más amarillas y suaves. Córtalas por la mitad.
  2. Frótalas con un limón ligeramente para que no se oxiden y se oscurezcan.
  3. Pela la cebolla y córtala en 8 cascos.
  4. En un vaso, mezcla las hierbas que prefieras con aceite y sal.
  5. Precalienta el horno durante 10 minutos a 180ºC.
  6. En una bandeja de horno forrada con papel vegetal, píntala ligeramente con la mezcla de aceite y hierbas. Pon las alcachofas con las hojas hacia abajo, y la cebolla con la parte más fina del gajo hacia arriba.
  7. Pinta por encima con el aceite de hierbas, echa un poquito de sal por encima e introduce en el horno durante 20 minutos, hasta que estén ligeramente doradas las alcachofas, pero sin que se resequen demasiado.

 

Receta de alcachofas asadas al horno con cebolla

Cómo preparar alcachofas asadas al horno con cebolla

Tiempo: 35 minutos

Dificultad: fácil

 

Sirve y degusta:

Están buenísimas tanto calientes como ya tibias o completamente frías, así que tómalas como más te apetezcan. Puedes servirlas en un bol al centro de la mesa para que los comensales vayan cogiéndolas, o bien directamente en los platos. Es una guarnición o aperitivo muy ligero y está riquísimo, disfruta 😉

Variantes de la receta de alcachofas asadas al horno con cebolla:

Las verduras están deliciosas horneadas, así que a la vez que asas las alcachofas puedes incluir por ejemplo berenjenas, pimientos rojoschampiñones

Cambia el aliño y, en vez de con hierbas aromáticas, utiliza otras especias, como curry, pimienta negra molida, comino o pimentón dulce, o pica y mezcla ingredientes como anchoas y tápenas para crear un aderezo espectacular. Prepáralas cada vez de una forma distinta, seguro que descubres combinaciones muy interesantes 😉

Consejos:

Al comprar las alcachofas fíjate en las que tengas las hojas muy pegadas al cuerpo y que no estén ennegrecidas, así te aseguras que su interior está tierno y fresco, y tendrás que desperdiciar menos hojas al pelarlas.

No olvides frotarlas ligeramente con un limón para que no se oxiden y mantengan su color natural.


Escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *